"Canales-La Magdalena" Un solo pueblo

¡Buenas tardes-noches! De momento seguimos con buen tiempo, aunque la temperatura ha bajado

¡Buenas tardes-noches! De momento seguimos con buen tiempo, aunque la temperatura ha bajado un poco. En éstos últimos dias, la explosión de la primavera ha sido impresionante, el paisaje verde, con diversos colores, hace de todo nuestro entorno un bonito y variado paisaje.

Unas de nuestras actividades, es hacer un reconocimiento y un sencillo homenaje a personas del pueblo que han destacado en algo. Hace unos años, la Asociación Cultural "ASCUCA" se lo hizo a Manocho Rabanal, y a D. Florentino A. Diez, cuyas calles principales del pueblo llevan su nombres.
Ahora a través del Foro Canales-La Magdalena, un solo pueblo, el año pasado se lo hicimos a Dña Faustina Alvarez, maestra, escritora, mujer adelantada a su àpoca en cuestiones educativas, luchadora por la educación de la mujer, y Primera Inspectora Nacional que hubo en toda España.

Este año, le vamos hacer un homenaje a Felix Antonio Garcia Diez, gran poeta intimista, escritor, músico, y profesor. Parte de su familia, vive en esta zona, aunque su esposa e hijo, viven en Madrid, que es donde pasó sus últimos años.

"" Felix Antonio nació en La Magdalena de Canales, provincia de León, y pasó los primeros años de su vida estudiando en los Maristas. En plena adolescencia sale de León para continuar con su formación en diversos internados, desde Tuy hasta Zaragoza. Se puede decir que Félix Antonio posee una sóloda formación humanística y musical, que le ha llevado a ejercer brillantemente a lo largo de su trayectoria profesional como Lector de Español en Glasgow, como profesor de Literatura y finalmente como especialista en métodos audiovisuales para el estudio de idiomas modernos (actividad a la que dedicó la mayor parte de su vida laboral). Su conocimiento de idiomas abarcaba el Inglés, el Francés, el Alemán, el Italiano y el Esperanto.

Durante su etapa de juventud en Zaragoza, estudió la carrera de piano, obteniendo el título por el Conservatoriio de Zaragoza, y colaboró además con la editorial Luis Vives. Fue durante estos años cuando pudo desarrollar sus dos pasiones vitales, la música y la literatura. Escribió varios libros para la citada editorial, entre los que destacan Semblanzas de santidad y La Littérature par les textes. Su devoción por la poesía era ya patente en esta época.

Tras dedicarse en los años posteriores casi por completo a la enseñanza de idiomas como profesor y luego como director de diversos centros de la geofrafía nacional, en 1966 se traslada a Bilbao, donde ejercerá como director de la academia de idiomas Assimil. Es allí donde conoce a la que fue su mujer, y donde nace su primer y único hijo. En 1977 se traslada con su familia a su tierra natal, León, que siempre estuvo en su corazón. Ejerció allí también, y hasta su jubilación, como Director de la citada academia, pero en esta ocasión como propietario. En 1988 se mudan a Madrid, donde pasó los últimos años de su vida (fallece en 2003) y donde pudo al fin retomar de forma activa la gran pasión de su juventud, la poesía.

Su primer libro de versos en solitario fue Herir el aire, libro compuesto enteramente por sonetos, que apareció en 1994. Ese mismo año recibe de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles la medalla "Nueva Gente" de poesía.

En 1995 su siguiente poemario, Huellas perseguidas (también de sonetos), es galardonado con el premio "Ángaro" de la prestigiosa colección sevillana del mismo nombre. Ese mismo año consigue también el premio "José Antonio Ochaíta" de la Diputación de Guadalajara, por su obra Del tiempo y la palabra (de poemas de verso libre).

En 1997 Endymion publicó su nuevo libro La luz de esta materia (verso libre), y en 2000 aparece su poemario de amor, escrito en décimas, De rojo y ámbar.

Es en 2001 cuando aparece Cenizas sobre las aguas (verso libre), que recibe el premio internacional de poesía "Ciudad de Torrevieja". Para su último libro, publicado de nuevo por Endymion, vuelve a los sonetos. Se llama Sonetos al atardecer.

Poco antes de su muerte publicó su Antología Poética, con lo mejor de su obra. "

En su funeral en Madrid, donde acudieron familia, amigos y compañeros poetas, escritores, etc, Luis Mateo Diez, leyó un escrito dando no solo el adios, a un amigo de su padre y suyo, sino tambien fue un homenaje a su vida como persona, y poeta.
Antonio fue gran amigo de D. Florentino, de sor Rosa, y de otros personajes conocidos del pueblo. Pero fue ante todo un gran hombre lleno de humildad y sencillez, generoso y muy leal con sus amistades.