América Latina


11 de septiembre de 1973
Cuando los estadounidenses mataron la democracia en Chile eliminando allende
Es el 11 de septiembre de 1973. En el Palacio de La Moneda de Santiago de Chile, Salvador Allende mira a su alrededor y se da cuenta que alguien no obedeció sus órdenes. Miria Contreras, su secretaria personal conocida por el apodo de ′′ Payita ", sigue a su lado. Sin embargo, el presidente había quedado claro: las mujeres tenían que salir. Todas ellas. Ella lo mira con preocupación y fidelidad. Las explosiones hacen temblar las paredes, parece el Apocalipsis, el fin de un mundo que duró muy poco. En la misma habitación del palacio presidencial también está el escritor Luis Sepúlveda y gran parte del Gap - Grupo de Amigos Personales. Las miradas de todos convergen en Allende para el último pedido: ′′ Salgan y salven. Me quedo aquí ". Esta vez a nadie se le permite pelear, ni siquiera a la Payita. Alguien ruega, pide al presidente - porque para ellos es y siempre será el presidente - que huya, acepte las condiciones del traidor Pinochet. Con un vistazo el orgullo de Allende domina por un momento el estruendo de las bombas: todos entienden. Se van a ir. El presidente se queda solo en la oficina, en compañía del ruido más allá de las ventanas, del miedo al final y del regalo de un viejo amigo, la ametralladora Ak-47 de Fidel Castro.
El 15 de septiembre de tres años antes, en Washington se celebra una reunión en la que participan el Presidente de Estados Unidos Richard Nixon, el Secretario de Estado Henry Kissinger y el director de la Cia Richard Helms. Orden del día: próximas elecciones en Chile y probable victoria de Allende. Un marxista al mando en Santiago sería un peligro demasiado grande para la Casa Blanca, en medio de la guerra fría y después de haber perdido el control de Cuba en 1959. Para Nixon, el comunismo no puede expandirse más allá de América Latina. En juego también están los intereses estadounidenses en las multinacionales del cobre en Sudamérica, y es fundamental no dejar que Allende llegue al poder, incluso para evitar un efecto dominó en los Estados vecinos. La decisión se toma: la administración financia a la Cia con diez millones de dólares para evitar la elección de Allende. También se prevé un plan B: un golpe en caso de que gane.
Por https://thevision. com/cultura/usa-cile-allende/
El papel del Vaticano y el golpe militar en Chile, contra el frente popular, el presidente Allende y el pueblo Chileno

A tan solo del aniversario del golpe de estado en Chile, es interesante mostrar a través de documentos oficiales de los cuales apoya el criminal fascista Augusto Pinochet además del de Estados Unidos y la CIA.
WikiLeaks hace unos años reveló los vínculos entre el Vaticano y la dictadura que derrocó Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973.
Según el diario español Publico. es, se trata de un documento secreto de 18 de octubre de 1973, en el que el sustituto del Secretario de Estado Vaticano, Juan Benelli, manifestaba a los diplomáticos estadounidenses ′′ su grave preocupación y la del Papa Pablo VI, sobre la victoria de la campaña internacional de la izquierda para distorsionar la realidad de la situación chilena ".
En esa fecha, el periódico español escribió: ′′ Benelli era de hecho el número dos del Papa, ya que el Secretario de Estado, el Cardenal Hamlet Giovanni Cicognani, era demasiado viejo para cumplir la mayor parte de sus funciones y, por lo tanto, entregó el cargo al Su sustituto. De esta manera este florentino trabajó estrechamente con el papa Pablo VI durante una década hasta que se ganó el apodo del ′′ Kissinger del Vaticano ′′ por su gestión agresiva, casi autoritaria, a cargo de la diplomacia de la Santa Sede ".
′′ Benelli era tan importante en el Vaticano, que fue él mismo quien recibió a Richard Nixon a los pies del helicóptero con el que el presidente de Estados Unidos aterrizó en la Plaza San Pedro en 1969 para sellar la alianza anticomunista entre la Casa Blanca y la Santa Sede que dio origen a los golpes militares más crueles en Latinoamérica. Después del golpe de estado de Pinochet, Benelli consideraba exagerada la cobertura de los eventos en Chile, tal vez el mayor éxito de la propaganda comunista y estaba preocupado de que hasta los círculos moderados y conservadores parecían dispuestos a creer en las mentiras más graves sobre los crímenes del gobierno Chileno de Pinochet ", escribió la embajada de Estados Unidos en Roma en su informe clasificado como SECRETO y con el código EXDIS ′′ de máxima confidencialidad ".
Benelli añadió que ′′ Las fuerzas de izquierda, me di cuenta de que la caída de Allende había sido uno de los mayores reveses de arresto por la causa comunista, intentaron reducir el daño convenciendo al mundo de que la caída de Allende se debía exclusivamente a las fuerzas fascistas y externas, en lugar de a los fracasos de su propia gestión política ′′ Benelli expresaba también el temor de que el éxito de esta campaña de propaganda comunista pudiera influir en los medios del mundo libre en el futuro ′′ continúa el documento estadounidense.
′′ Los cuentos de los medios internacionales que hablan de una brutal represión en Chile no tienen fundamento ", dijo el número dos del Papa. En cuanto a la represión del régimen militar de Pinochet, decía: ′′ Por supuesto, lamentablemente, después de un golpe de estado, debemos admitir que hubo algún derramamiento de sangre en las operaciones de limpieza en Chile, pero la Nunziatura en Santiago, el cardenal Silva y el episcopado chileno en general le aseguro al Papa Pablo VI que la Junta Militar está haciendo todo lo posible para devolver la situación a la normalidad y que las historias de medios internacionales que hablan de brutal represión son infundadas ".
Según la publicación, Benelli (que era candidato a ser papa después de la muerte de Pablo VI y Juan Pablo I) sostuvo que ′′ no se podía cuestionar la validez o la sinceridad del cardenal Silva ". Siempre según Benelli, el papa fue sometido a fuertes presiones internas en la Iglesia, especialmente desde Francia, para expresarse en contra de los excesos de la Junta Militar de Pinochet y a pesar de los esfuerzos del Vaticano, la propaganda de izquierda tuvo un gran éxito incluso con algunos de los cardenales más conservadores y con muchos prelados que parecen incapaces de considerar la situación de forma objetiva. El resultado era que la izquierda (siempre según Benelli) había logrado crear una situación en la que el Papa sería atacado por los moderados si hubiera defendido la verdad en Chile.
′′ El Vaticano está convencido, y la Nunziatura confirmó, que durante los últimos meses del gobierno de Allende, la embajada cubana estaba actuando como arsenal para distribuir armas fabricadas en Europa Oriental a los trabajadores chilenos ", afirma Benelli.
El informe secreto de la embajada de Estados Unidos en el Vaticano termina con una breve frase:
′′ La semana pasada el Vaticano informó a un intermediario de izquierda que el Papa no podía recibir a Isabel Allende, y Benelli tiene miedo de que esto pueda provocar más críticas contra el Vaticano ".
Y la OMS no la da euro, y el tema climático no aporta y echa más basura que nadie al espacio y al mar. Y la importa un rábano quie se contagie en su país. Y esta a palos con los chinos haciendo polvo a una parte de su país. Y a una parte de la prensa la señala como enemiga del país.

Te parece bien lo que hace con el resto del mundo.
Que mal, pero que mal tenemos el mundo. En Perú parecido, no ganan apenas para comer, Argentina mal con Macri, tampoco les llegaba para comer y con éstos veremos, pero dicen que son corruptos a tope, no sé de quien depende todo esto, pero si es cierto que los latinos no salimos del bache.
Está todo el continente.

Desde Panamá y sus paraísos fiscales. Mejico podrido de narcos con tanta fuerza como el gobierno, corrupción. El Salvador, Nicaragua. Puerto Rico.... Venezuela, Ecuador. Combia.... la corrupción es dueña de esas gentes donde han visto como la derechas les han dejado morir de hambre y cuando han llegado las izquierdas han aprendido a se autosuficientes y comenzar a salir de los agujeros, apareció unacorrpcion tan potente que, lo está hundiendo todo.

S
Mal lo tienen en Bolivia.

Quien mueve los hilos de tantos países en el mundo?

Bolivia comunista que dimite ante las protestas.

Chile derecha, donde los militares no pueden parar las protestas de todas las marcas y su presidente reconoce los errores al crear tanto pobre, haberse bajado co el nuevo sistema las sillones 400€, los. Salarios de 500€ no llegan para comer, pagar meter algo a la pesión y pagar la sanidad privatizada.

Brasil. No levanta cabeza ni con derecha ni con izquierda.
... (ver texto completo)
Que mal, pero que mal tenemos el mundo. En Perú parecido, no ganan apenas para comer, Argentina mal con Macri, tampoco les llegaba para comer y con éstos veremos, pero dicen que son corruptos a tope, no sé de quien depende todo esto, pero si es cierto que los latinos no salimos del bache.
Mal lo tienen en Bolivia.

Quien mueve los hilos de tantos países en el mundo?

Bolivia comunista que dimite ante las protestas.

Chile derecha, donde los militares no pueden parar las protestas de todas las marcas y su presidente reconoce los errores al crear tanto pobre, haberse bajado co el nuevo sistema las sillones 400€, los. Salarios de 500€ no llegan para comer, pagar meter algo a la pesión y pagar la sanidad privatizada.

Brasil. No levanta cabeza ni con derecha ni con izquierda.

Sanghai con la "demócrata China sigue sin soluciones.
>>>>>>>>> Acorralados por las protestas en su contra y abandonados por las fuerzas armadas, la policía e incluso por sus más cercanos colaboradores, el presidente de Bolivia, Evo Morales, y el vicepresidente, Álvaro García Linera, renunciaron este domingo a sus cargos. El jefe del Ejército, Williams Kaliman, había pedido horas antes su dimisión: “Después de analizar la situación conflictiva interna, sugerimos al presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial, permitiendo la pacificación ... (ver texto completo)
Porque los populistas sudamericanos, cuando cogen el poder no lo sueltan, paso con los sandinistas y los Venezolanos, con la riqueza que tiene este último país y como están.
>>>>>>>>> Acorralados por las protestas en su contra y abandonados por las fuerzas armadas, la policía e incluso por sus más cercanos colaboradores, el presidente de Bolivia, Evo Morales, y el vicepresidente, Álvaro García Linera, renunciaron este domingo a sus cargos. El jefe del Ejército, Williams Kaliman, había pedido horas antes su dimisión: “Después de analizar la situación conflictiva interna, sugerimos al presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial, permitiendo la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad por el bien de nuestra Bolivia”. El exmandatario, escondido en una zona cocalera del centro del país, ha denunciado la tarde del domingo que la policía sublevada intenta detenerlo con una orden de aprehensión ilegal. El país sudamericano se enfrenta a un vacío de poder, tras la dimisión de los presidentes de la Cámara de Diputados y del Senado. >>>>>>>>>>>>
Mujica: "Lo que está sucediendo en Venezuela no es culpa de Maduro"

El expresidente José Mujica se refirió asimismo a la situación venezolana, marcada por hiperinflación, escasez de productos esenciales y un flujo migratorio que está afectando a países vecinos.

"Lo que está sucediendo en Venezuela no es culpa de (el presidente Nicolás) Maduro: la riqueza petrolera de Venezuela en el largo plazo terminó constituyendo una especie de veneno para la sociedad venezolana, porque deformó toda la economía y los venezolanos se acostumbraron a vivir de cosas importadas", afirmó.

De esta forma, la importación masiva terminó destrozando el trabajo nacional y fue lo que más afectó a la agricultura y a las profesiones agropecuarias, señaló.

"En el campo venezolano no hay nadie, no hay una cabeza de ganado, no hay nada; la gente se fue a las ciudades de la costa y se perdieron los oficios; en esas condiciones, cuando se produce la crisis del precio del petróleo, Venezuela queda descalza porque no tiene producción interna de comida y eso no se arregla por arte de magia", dijo Mujica.

Así, "Maduro no puede resolver el problema de la comida, porque no se inventan agricultores", sostuvo.

Por otro lado, opinó que, si bien EEUU puede estar presionando la situación, los agentes externos solo inciden en los países cuando realmente existen problemas internos, como es el caso en Venezuela.

"En el mundo existe la idea conspirativa de que hay intereses de potencias que se mueven en todo esto; no tengo duda que eso puede suceder, pero no creo que sean la causa: nuestros problemas internos son los que crean condiciones a favor del trabajo de las agencias externas", dijo.

PROGRESISMO Y CONSUMISMO

El expresidente manifestó también "dudas severas" de que el actual mandatario ecuatoriano Lenín Moreno "siga siendo de izquierda" y saludó el reconocimiento del derecho a la propiedad privada previsto en el texto constitucional que se está por adoptar en Cuba.

Mujica, de 83 años, negó que vaya a candidatearse nuevamente para las elecciones de 2019 en su país, aunque "hay un clima en el que todos me plantean que tengo que ser yo el candidato".

Preguntado sobre el eventual "legado" de los gobiernos de izquierda y centroizquierda que tuvieron varios países sudamericanos en los últimos 15 años, Mujica respondió que "el progresismo" no logró convertir a las personas en ciudadanos.

"Con el progresismo se rescató a mucha gente pobre y hubo una mejora en el nivel de vida de carácter general, pero dicha experiencia no logró transformar a esas personas en ciudadanos, sino solamente en consumidores", dijo.

El dirigente estimó además que el capitalismo está generando "un peligro civilizatorio".

"Tenemos que cambiar los parámetros, porque si 9.000 millones de personas, como va a tener el mundo en el año 2050, van a vivir como lo hacen los norteamericanos, el mundo no resiste; lo peor es que hace 30 años que sabemos lo que hay que hacer, pero los gobiernos se quedan inertes ante el interés del capital", observó.
¡Como siempre para no variar!
Colombia y EEUU reafirman “mantener la presión” contra Venezuela

Colombia y EE. UU. reafirmaron “mantener la presión” contra Venezuela y tomar medidas para contrarrestar los efectos de la “crisis venezolana” en la región.

De acuerdo con un comunicado de la Casa Blanca, el presidente de Colombia, Iván Duque, y el vicepresidente de EE. UU., Mike Pence, sostuvieron el jueves una llamada telefónica en la que “hablaron sobre la crisis humanitaria en Venezuela y sus efectos en toda la región, comprometiéndose a mantener la presión sobre el régimen de (el presidente venezolano, Nicolás) Maduro”.

Ambas autoridades, que se reunieron el pasado julio para abordar el asunto de Venezuela, consideraron necesario tomar medidas para afrontar “el colapso de la democracia” en el país bolivariano, que está presionando a toda la región, agrega la nota de la Presidencia estadounidense, en referencia a un masivo flujo de migrantes venezolanos hacia países vecinos en busca de mejores condiciones de vida.

Caracas, que ha implementado un plan para el retorno de los migrantes, denuncia que la “crisis humanitaria y migratoria” que aqueja al país es un montaje para legitimar una intervención militar internacional.

EEUU pide a Duque que ‘lidere’ una lucha regional contra Venezuela

Estados Unidos muestra su apoyo a que el presidente electo de Colombia, Iván Duque, ‘lidere’ un movimiento regional contra el Gobierno de Venezuela.

Por su parte, a través de su cuenta de Twitter, Duque, que lleva poco más de un mes en el cargo, calificó su conversación con Pence de “muy cordial”, la cual tuvo como objetivo reiterar la fuerte relación bilateral entre ambos países.

En una medida de presión contra Venezuela, Duque oficializó a fines de agosto la solicitud del retiro de Colombia de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) por, argumentó, haberse convertido en un instrumento de la “dictadura” del Gobierno de Maduro.

Venezuela acusa a Colombia de secundar a EE. UU. en sus esfuerzos para intervenir en Venezuela y derrocar al Gobierno de Maduro.
Venezuela: EEUU planea una guerra en América Latina desde la OEA

Estados Unidos incita a una guerra en América Latina a través de la Organización de Estados Americanos (OEA), advierte un funcionario de alto rango venezolano.

“Estados Unidos instiga a la guerra, financia la guerra, equipa la guerra, se beneficia de la guerra y van a querer aparecer como los salvadores humanitarios”, señaló el lunes el embajador de Venezuela ante la OEA, Samuel Moncada, en una entrevista transmitida por el canal de televisión Telesur.

Moncada se refirió a las declaraciones que el representante de EE. UU. ante el organismo regional, Carlos Trujillo, ofreció el mismo día en la OEA y pidió a los Estados de Colombia, Chile, Brasil y Perú que refuercen las presiones contra el Gobierno bolivariano.

“Estados Unidos quiere la guerra pero entre latinoamericanos, que los latinoamericanos nos matemos entre nosotros, entonces le pidió (Trujillo) abiertamente a Brasil, a Chile, a Perú y a Colombia que tomen la decisión difícil de atacar abiertamente a Venezuela”, afirmó.

A su criterio, Washington utilizaría los conflictos armados que existen en los países fronterizos de Venezuela, como en Colombia y Brasil, para preparar una agresión contra el país caribeño.

En otro momento de sus declaraciones, arremetió contra Trujillo por romper las reglas internacionales y amenazar a Nicolás Maduro, como el presidente de un país miembro de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a ser juzgado si entra en el territorio estadounidense para asistir a la sesión del organismo.

“Está violando un tratado internacional que es el tratado del Estado Anfitrión que obliga a Estados Unidos a garantizar acceso seguro a las instalaciones de las Naciones Unidas que se encuentra en Nueva York y cuando el presidente (venezolano) va a Nueva York no va a Estados Unidos, sino que va un territorio considerado internacional que es el territorio de las Naciones Unidas a la cual Estados Unidos se obliga por medio de ese tratado a garantizar acceso a todos los jefes de Estado”, explicó.

Venezuela denunció el viernes una falsa campaña sobre la crisis humanitaria en su territorio nacional para justificar una intervención militar. Caracas opina que esta “operación internacional” contra Venezuela no solo está dirigida por Washington, sino también por “factores” de la Unión Europea (UE) y el Grupo de Lima, que han abultado las cifras de migrantes venezolanos “para agredir a la patria” y profundizar la guerra económica.
La migración venezolana desborda a los Gobiernos de América Latina.

Las principales potencias buscan una respuesta coordinada ante el riesgo de que los servicios públicos se colapsen y la xenofobia crezca.

EL PAÍS.

ANA MARCOS.

JAVIER LAFUENTE.
... (ver texto completo)
El See. Sanchez resolvera todos los problemas de America Latina. El Sr. Zapatero ha resuelto casi todos los problemas.
La migración venezolana desborda a los Gobiernos de América Latina.

Las principales potencias buscan una respuesta coordinada ante el riesgo de que los servicios públicos se colapsen y la xenofobia crezca.

EL PAÍS.

ANA MARCOS.

JAVIER LAFUENTE.

Bogotá / México 25 AGO 2018 -

La crisis social, económica y política de Venezuela ha dejado de ser un problema exclusivo del país caribeño y ha devenido en un quebradero de cabeza para toda la región. Las principales potencias han presionado en vano en los últimos años para lograr una salida a la deriva autoritaria de Nicolás Maduro. El problema va ahora más allá. La migración de venezolanos, una riada que supera los 2,3 millones desde 2014, ha puesto en jaque a los Gobiernos de América Latina, que ven cómo la llegada masiva de ciudadanos a sus países puede desbordar los sistemas locales y comienza a generar brotes xenófobos. Las potencias regionales tratan de lograr una respuesta coordinada a la crisis, que, dan por hecho, se acentuará tras las últimas medidas económicas de Nicolás Maduro.

“Hay una preocupación generalizada ante un problema de dimensión humanitaria en toda su extensión”, resume un alto cargo de una de las principales potencias del Grupo de Lima, el conjunto de países que decidió unirse para lograr una salida política y negociada a la crisis venezolana ante el fracaso de la participación de la Organización de Estados Americanos (OEA). Hasta ahora, cada país ha aplicado medidas individuales, pero la situación se vuelve insostenible.

Colombia es el termómetro en el que se miden todos los Gobiernos. Desde que comenzó la crisis en el país vecino ha recibido ya a casi un millón de venezolanos. La mayoría ha entrado vía terrestre por los pasos oficiales, pero unos 45.000 han usado los caminos irregulares que se esconden en los más de 2.000 kilómetros de frontera conjunta. Para dar respuesta a esta crisis humanitaria, el Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos ideó una tarjeta migratoria que permitía el paso a los ciudadanos. Este primer registro sirvió para crear un censo migratorio, aún en desarrollo. A través de este sistema los migrantes tienen acceso al sistema sanitario, educativo y al mercado laboral de manera regular.

Los venezolanos que siguen la ruta hacia el sur de la región -a países como Ecuador, Perú y Chile- recorren los más de mil kilómetros que separan la frontera con Venezuela de la ecuatoriana en autobús. Ante la magnitud de los desplazamientos las autoridades colombianas son conscientes de que no pueden exigir el pasaporte como requisito de entrada al país, como han decidido Ecuador y Perú para controlar la oleada migratoria. “Sabemos que su Gobierno no los está expidiendo, pedirlo es castigar al pueblo por los errores de sus mandatarios”, declaró Christian Krüger, director de Migración Colombia.

Los márgenes de Colombia son regiones sin control estatal, dominadas por los grupos armados dedicadas al tráfico de drogas, combustible, madera y minería ilegal. Las ciudades fronterizas conviven desde hace décadas con su particular crisis que no solo se basa en la inseguridad, sino que les niega el acceso a servicios básicos de calidad. La situación de estas comunidades se agravaría más de lo que ya está si los venezolanos que huyen de su país se quedaran allí confinados.

“Las medidas adoptadas hasta el momento no forman parte de una política pública integral, cada Estado dentro del margen de su soberanía ha adelantado sus medidas de manera independiente”, opina María Teresa Palacios, directora del Grupo de Investigación de Derechos Humanos de la Universidad del Rosario, de Bogotá. “Se puede calificar de asistencia humanitaria”, añade. “Hay heterogeneidad y poca consistencia con lo que se ha hecho”, ahonda Dany Bahar, investigador de Brookings Institution, para quien lo más urgente es lograr un consenso regional “No hay otra solución, la solución a los problemas más obvios, como el colapso de los servicios de saludo, va a depender de las políticas públicas que se apliquen, los Gobiernos tienen que mirar por las ventajas que trae la inmigración”.

Los problemas para los países de la región son múltiples y de distinta escala. Los más urgentes tienen que ver con la asistencia que dan a los migrantes, que llegan en malas condiciones físicas o, como ha ocurrido en Brasil, con enfermedades que han de tratarse con urgencia. Más allá, existe un problema con los documentos legales, ya que las exigencias de los países varían dependiendo el país al que se desplacen e, incluso, en los casos de tener todos los papeles en orden, se dan casos en los que el pasaporte no tiene espacios para sellos y no pueden renovarlo.

Ecuador y Colombia son los dos países que están impulsando iniciativas para lograr una respuesta coordinada a la crisis migratoria. Entre los que no comparten frontera, México, Chile y Argentina son los más activos. En el caso del Gobierno de Lenin Moreno, pretende involucrar a las autoridades venezolanas, algo que, de lograrlo, ven con buenos ojos en el Grupo de Lima, donde no está Ecuador, según tres altos cargos de cancillerías de este grupo consultados. Colombia, por su parte, quiere ir más allá y lograr la implicación de la ONU, a través de Acnur y de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM). El Grupo de Lima tampoco quiere dejar de lado a la OEA, cuyo secretario general, Luis Almagro, ha convocado una reunión extraordinaria para abordar este problema.

“Los dos niveles tienen que ir de la mano”, apunta una de las fuentes diplomáticas. “Si se logra un esfuerzo regional con la participación de las autoridades venezolanas, seria útil, pero el volumen de recursos y apoyos rebasa a lo que pueda afrontar la región. Necesitamos la colaboración de la Unión Europea y de países asiáticos, por ejemplo”, añade la misma fuente, en consonancia con los otros altos cargos.

Los expertos y fuentes oficiales rechazan que se haya reaccionado con lentitud ante la crisis migratoria. Consideran que el deterioro de Venezuela ha sido muy rápido y la hiperinflación ha agudizado el desplazamiento. A ello se suma los esfuerzos en vano de lograr una salida a la crisis política. Desde el Grupo de Lima aseguran que la presión contra Maduro continuará, pero en varias de las Cancillerías de las principales potencias cunde el desánimo ante la debilidad de la oposición venezolana. “Hay que mantener ciertos límites, porque no hay unión en la oposición y cada vez es mayor el distanciamiento entre la oposición y la sociedad”, explica una de las fuentes. “Evidentemente hace falta una sacudida interna y que planteen una versión consensuada de alternativa. Si se sigue sin tener un liderazgo claro, es difícil que los esfuerzos de la comunidad internacional fructifiquen”.

En pocas ocasiones Maduro se refiere a la salida masiva de venezolanos del país y cuando lo ha hecho, lo ha minimizado. “El Gobierno es muy claro, si no quisiera que se fuera la gente, cerraría las fronteras”, sostiene Bahar. “Maduro se convirtió en una amenaza estratégica para la región”, sostiene Joaquín Villalobos, exguerrillero salvadoreño y consultor para la resolución de conflictos. En su opinión, la crisis migratoria de Venezuela tiene su espejo en Cuba. Si bien, aquella se produjo en distintas oleadas. “La gran diferencia es que Cuba es una isla, Venezuela puede expulsar millones de personas de forma mucho más rápida”.
Dictador que tiene al pueblo sumido en una gran miseria, la gente huye despavorida a otros países para poder comer, ¡un gran dictador!