La situación de la ESPAÑA actual

Tras la moción de censura, España ya dio un paso atrás...

Tras la moción de censura, España ya dio un paso atrás con Sánchez. El separatismo se envalentonó gracias a la fallida estrategia de «apaciguamiento» y trató de imponer «relatores» para la ruptura de España. Con Sánchez todo se frivolizó, desde el feminismo hasta la inmigración. Desde la historia hasta la política exterior. Desde el medio ambiente hasta la Justicia. Ahora, con Iglesias como controlador de Sánchez, como promotor de un falso derecho de autodeterminación para Cataluña, o como la máxima expresión de la manipulación política y el cainismo patrio, España se someterá a su prueba más dura. Habrá dos gobiernos en uno, eso que tan irrealizable le parecía antes a Sánchez. Uno, dirigido por un candidato socialista incapaz de asumir los principios de una socialdemocracia responsable; y otro, manejado por un extremista, admirador del chavismo y de las dictaduras comunistas y experto en purgas orgánicas. Un gobierno impulsor de una economía irreal, y sostenido sobre un partido que nació exigiendo la derogación de la Constitución y apelando al fin de la monarquía parlamentaria. La lógica debería apuntar a un gobierno de corta duración porque la izquierda es incapaz de compartir el poder entre sus distintas facciones. De momento trata de repartirse el poder. Ahora se percibe con nitidez que el centro-derecha debió agruparse bajo la marca España Suma, porque si algo ha conseguido, solo es restar y facilitar la llegada de la ultraizquierda al Gobierno de España.

ABC/