Pablo Iglesias


Todos los partidos están deseosos de que Sanchez haga gobierno, ya que no les arrienda las ganancias nuevas elecciones, peo ninguno está dispuesto a apoyarlo.
Sanchez sabe de sobra lo difícil que lo tiene pactando con Podemos, que es absurdo hacer un gobierno de coalición cuando entre los dos no llegan a la mayoría, y que Iglesias va a recavar el apoyo de los independentistas a cambio de algo, que el SOE no puede dar, y que como consecuencia la legislatura va a ser breve.
Por tanto se trata de ... (ver texto completo)
Pablo Iglesias da un paso atrás y renuncia a entrar en el Gobierno
"No voy a ser la excusa para que no haya una coalición de izquierdas", afirma el líder de Podemos, que exige que no haya más vetos en el nuevo Gobierno

CARLOS E. CUÉ ANABEL DÍEZ
Madrid 19 JUL 2019 - 21:03

El elefante en la habitación se evaporó en el último momento. El Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos, que hace unas horas parecía casi imposible, está ahora más cerca que nunca a solo tres días de que comience la sesión de investidura. El "principal escollo", según las palabras del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha desaparecido: Pablo Iglesias renuncia a estar en ese Ejecutivo, en una maniobra sorpresiva que reacciona al órdago que le había lanzado el día anterior el presidente. Después de darle muchas vueltas durante 24 horas con su equipo de máxima confianza, Iglesias ha decidido dar un paso atrás y ahora pone al PSOE ante la tesitura de aceptar un Gobierno de coalición que rechazó durante semanas.

Iglesias cede pero pone condiciones para vender cara su decisión: no podrá haber más vetos —esto es, podrá ser ministro quien decida Podemos dentro de su dirección—, la propuesta de los nombres "la hará Podemos" y la representación deberá ser "proporcional a los votos". Esto complicará la negociación, porque Podemos tiene la mitad de los votos que el PSOE, aunque tenga solo un tercio de los escaños. El PSOE logró 7,48 millones de votos y Unidas Podemos 3,73 millones. En escaños, los socialistas tienen 123 y el grupo de Iglesias, 42. Si se hiciera por votos, querría decir que de 15 ministros, por ejemplo, a Unidas Podemos le corresponderían cinco. Otro asunto relevante de la negociación será ahora la exigencia de Iglesias de que su grupo tenga una vicepresidencia, como en la Comunidad Valenciana.

Sin embargo, la primera reacción del PSOE muestra que la negociación no será sencilla: "Sin vetos ni imposiciones podemos llegar a un acuerdo. El presidente escuchará las propuestas y decidirá el equipo. Empecemos por los contenidos. Primero programa y luego el Gobierno". Esto significa que no aceptan la idea de que Podemos elija a sus representantes y quieren hablar de contenidos antes de fijar el Gobierno. En Unidas Podemos siempre han insistido en que primero hay que fijar las condiciones de ese Ejecutivo para hablar después del programa.

Los otros posibles socios del PSOE auguran elecciones y presionan para que Sánchez dialogue
Todo está listo hace semanas para esa negociación de los contenidos. Tanto los socialistas como Unidas Podemos tienen sus equipos preparados y textos muy detallados sobre la base del acuerdo de Presupuestos que no pudo llevarse a cabo por el rechazo de los independentistas. "Nosotros ya vamos por el quinto anexo", bromeaba un dirigente en las últimas horas. Hay papeles, hay negociadores, y hay tiempo hasta el jueves 25, explican desde los dos sectores. Todo estaba bloqueado porque Sánchez rechazaba la entrada de Iglesias y él insistía, según la versión del presidente. Eliminado ese obstáculo, las cosas deberían ser más fáciles. Pero la primera reacción del PSOE no apunta a un gran entusiasmo.

Reacción inesperada
Desde el entorno de Iglesias reivindican que esta cesión obliga a los socialistas a aceptar un Gobierno de coalición, algo que no querían, y le permitirá colocar allí a personas de su absoluta confianza, como la propia Irene Montero, mientras mantiene el protagonismo como líder de la formación desde fuera del Ejecutivo. Los socialistas por el contrario parecen sorprendidos por una reacción que no esperaban, dada la resistencia que había mostrado Iglesias en público y en privado, y ahora se preparan para una rápida negociación para la que tienen cinco días.

Iglesias dio su golpe al estilo Podemos: por sorpresa y con un vídeo en las redes sociales. Aunque durante las últimas horas sus dirigentes más cercanos, como Irene Montero y Pablo Echenique, y él mismo, en una entrevista en 20 Minutos, insistían en que no iban a aceptar este veto por antidemocrático, el líder hizo su movimiento final: "No voy a ser la excusa para que no haya un Gobierno de coalición de izquierdas", ha asegurado en el vídeo grabado en su despacho en el Congreso y difundido en la red social.

La reacción de Iglesias se produce un día después de que el presidente del Gobierno en funciones señalara al líder de Unidas Podemos como "el escollo principal" para la formación de un Ejecutivo de coalición con el PSOE y le dirigiera duras críticas por sus posiciones sobre el conflicto catalán.

Según ha explicado Iglesias, ya le ha comunicado a Pedro Sánchez esta decisión, que también ha trasladado a Echenique, secretario de Acción de gobierno de Podemos y encargado de las negociaciones con los socialistas. "He pedido a Pablo Echenique que traslade al Partido Socialista nuestra voluntad de negociar ya un gobierno de coalición de izquierdas; un acuerdo integral de programa y equipos para sacar adelante la investidura la semana que viene", ha defendido el secretario general de Podemos.

El PNV, aliado clave para alcanzar los 173 diputados que podrían votar sí a la investidura el próximo jueves, en segunda vuelta, celebró la decisión del líder de Podemos. "La renuncia de Iglesias constituye para EAJ-PNV una señal positiva si es que esta decisión posibilita realmente que se abra de una vez por todas un verdadero proceso negociador, no solo entre las citadas formaciones sino también con aquellas fuerzas políticas con cuyo apoyo aspira a contar el candidato Sánchez en la sesión de investidura. Hasta el momento, nadie ha llamado al PNV para negociar. Aguardamos con paciencia y responsabilidad esa llamada, confiadas y confiados en que se producirá, porque se equivoca quien dé automáticamente por hecho el apoyo de los seis diputados y diputadas del PNV", señalaron fuentes del Euskadi Buru Batzar, la dirección nacionalista. Si lograra un acuerdo con Iglesias, Sánchez podría contaría con los 123 síes del PSOE, 42 de Podemos, 6 del PNV, uno de PRC y uno de Compromís. Le bastaría así con la abstención de los 14 diputados de ERC, que han apuntado que ese sería su voto, para lograr la investidura el 25.
Todos los partidos están deseosos de que Sanchez haga gobierno, ya que no les arrienda las ganancias nuevas elecciones, peo ninguno está dispuesto a apoyarlo.
Sanchez sabe de sobra lo difícil que lo tiene pactando con Podemos, que es absurdo hacer un gobierno de coalición cuando entre los dos no llegan a la mayoría, y que Iglesias va a recavar el apoyo de los independentistas a cambio de algo, que el SOE no puede dar, y que como consecuencia la legislatura va a ser breve.
Por tanto se trata de sopesar que es lo que mas conviene hacer para que el muerto de nuevas elecciones sea cargado a unos o a otros. Y yo diría que es una ruleta Rusa. Nadie sabe a quien le va a salir el tiro.
Fundamental mente Iglesias lo que quiere es ser ministro de relumbrón, ya que nunca mas va a volver atener la ocasión de serlo. De los famosos programas ya hablaremos.? Y de que manera van a hablar ¿Pues al estilo Podemos, Consulta al pueblo, ese pueblo compuesto por sus partidarios. Consultas que nunca fallan, siempre sale lo que el jefe propone. Que hay que dar vivienda gratis al que no tenga, consulta, que hay que hacer un referendo en Cataluña. Consulta. Al estilo de la inquisición. Esta es la bruja del pueblo, ha echo mal de ojo. Y el pueblo tan sabio como es contesta a viva voz. ¡A la hoguera! ¡a la hoguera!. Estando la cosa como está. Preséntate a la investidura y diles. O todos jugamos. o rompo la baraja.
Que mala visión política tienes.
Ya lo verás. Si Pedro da 3 ministerios, serán dirigidos por Pablo.
PEDRO lo llevaba bien, pero a mi juicio metió la gamba al conceder un gobierno con Podemos sin Pablo. Ni Pablo, ni el resto de Podemos. Pero, ¡ojo!, tarde o temprano Podemos se comerá Pedro. Al tiempo.
Que mala visión política tienes.
Pablo Iglesias renuncia a entrar en el Gobierno de Pedro Sánchez.

Esta era la única condición que los socialistas habían puesto para cerrar un acuerdo de coalición con Podemos, que ahora exige un reparto proporcional de asientos en el Consejo de Ministros.

Enrique Delgado Sanz.
PEDRO lo llevaba bien, pero a mi juicio metió la gamba al conceder un gobierno con Podemos sin Pablo. Ni Pablo, ni el resto de Podemos. Pero, ¡ojo!, tarde o temprano Podemos se comerá Pedro. Al tiempo.
Pablo Iglesias renuncia a entrar en el Gobierno de Pedro Sánchez.

Esta era la única condición que los socialistas habían puesto para cerrar un acuerdo de coalición con Podemos, que ahora exige un reparto proporcional de asientos en el Consejo de Ministros.

Enrique Delgado Sanz.
Pues menos mal que cada día vais cuesta abajo y sin frenos.
Para tener un buen traje se necesita tener buena percha. Entre los excelentes trajes (que vestía con elegancia Arturo Fernández) y no los andrajos de un señor que aspira a ser presidente, media un abismo insalvable.
Pues menos mal que cada día vais cuesta abajo y sin frenos.
SÁNCHEZ SE VERÁ CON IGLESIAS ANTES DEL VIERNES CON UN ULTIMÁTUM: “JULIO O NOVIEMBRE”

JOAN GUIRADO.

Tras aterrizar anoche en Madrid procedente de Bruselas, donde a su vez llegó desde Osaka (Japón), el líder socialista recibirá en las próximas horas en el Palacio de La Moncloa al líder de Podemos, Pablo Iglesias, para insistirle en que “o hay investidura en julio o elecciones en noviembre”.
Iglesias renunciará a ministerios si el Congreso no avala un Gobierno de coalición.

El líder de Podemos responde a Sánchez los grupos parlamentarios deben decidir si aceptan o no el cogobierno.

Gregoria Caro.

Madrid.

Actualizado:

03/07/2019 09:34h.

La falta de avances en las cuatro reuniones que han mantenido y el enrocamiento de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en sus posturas convirtieron la negociación entre PSOE y Podemos para la investidura en una guerra de desgaste marcada por el malestar. Para desatascar la situación, el secretario general de Podemos ha dado un paso adelante con el que pretende forzar al candidato socialista a abandonar su postura y dar una nueva respuesta: Iglesias está dispuesto a renunciar al Gobierno de coalición si el Congreso de los Diputados no lo avala.

A través de una carta publicada en «La Vanguardia», el líder de Podemos explica este miércoles que, en una de las cuatro citas mantenidas (dos públicas y dos en secreto), el líder del PSOE le transmitió el mensaje de que incluirles en el Gobierno impediría que su investidura saliera adelante porque los grupos parlamentarios no lo permitirían.

«Para Pedro Sánchez, un acuerdo de coalición con nosotros situaría la obtención de apoyos para la investidura más lejos que un acuerdo de colaboración parlamentaria», revela el secretario general de Podemos. Por tanto, Iglesias eleva la presión y propone a Sánchez comprobar en la Cámara Baja si su tesis está en lo cierto.
Pablo Iglesias sobre su patrimonio: "Soy rico en números rojos"

El líder de extrema izquierda no entiende que se le condene a nivel político por la compra de su chalet de Galapagar.

Elena Berberana - 2019-06-12.

Pablo Iglesias intenta, una vez más, justificar su famoso casoplón y su enriquecimiento económico desde que llegara al poder como líder de Podemos. La compra del lujoso chalet de Galapagar le persigue y el político de extrema izquierda durante una entrevista en La Sexta ha negado que sea rico, pese a que su patrimonio es cuantioso.

Iglesias se ha mostrado preocupado porque no entiende que tanto él como su pareja, Irene Montero, hayan sido tachados de "no ser honorables". Asimismo, ha señalado que "lo único que ha hecho es pedir una hipoteca a 30 años para comprar con su dinero y el de su pareja una casa", haciendo referencia al chalet de Galapagar.

Tras estas declaraciones, el presentador de El Intermedio, el Gran Wyoming, se dirigió a Iglesias con sorna para comunicarle que no se preocupe ante la pregunta sobre su patrimonio porque "está ante una persona asquerosamente rica y que dice que es de izquierdas", aludiendo a él mismo y a las publicaciones sobre sus 19 propiedades. (información que llegó a ser confirmada por el humorista en el portal Vanitatis).

El líder de la formación morada, adoptando un tono distendido y de visible cordialidad con el millonario presentador, negó que tuviera mayordomos y desmintió que fuera rico: "Tengo una deuda de medio millón de euros. Si soy rico, soy rico en número rojos", respondía Pablo Iglesias. Y continuaba su discurso añadiendo que tiene mucha suerte en la vida: "Tengo un buen salario y además puedo hacer otro tipo de trabajos por los que pagan", recordando así sus tres programas televisivos, uno en Mediapro, grupo de Jaume Roures, y dos más emitidos en la cadena iraní Hispan TV. Estas colaboraciones reportan a la cuenta de bancaria de Iglesias un sustancial sobresueldo.

El hecho de que haya aumentado su patrimonio durante su etapa política, pasando de ser el chico de Vallecas que vivía con su abuela a ser el dueño de una villa en urbanización de empresarios en menos de tres años, se pasó por alto durante la entrevista y no fue mencionado ni por el entrevistador ni por el entrevistado.

Además, y como guinda del pastel, el líder de Podemos hizo alarde de su esfuerzo personal: "A mí nunca me han regalado nada. Todo lo que he ganado ha sido trabajando. Ahora, de momento, lo que tengo son deudas y no puedo pagar un mayordomo que cante la Internacional, pero quién sabe…", concluyó Iglesias.
Iglesias asegura que Sánchez le ha propuesto un «Gobierno de cooperación»

Gregoria Caro.
Winston Churchill
¿Eso dijo?, jejejejeje, que hombre más inteligente, sus razones tendría.
Winston Churchill
Iglesias se reúne con Sánchez decidido a ser ministro: «Haríamos el imbécil si no nos ponemos de acuerdo»

El secretario general de Podemos advierte al PSOE de que no facilitarán su llegada a La Moncloa sin entrar en el Gobierno.

S. E.

Madrid.

Actualizado:

11/06/2019 10:35h.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se reúne este martes con el presidente del Gobierno en funciones y candidato a la investidura, Pedro Sánchez, con la intención declarada de pedir un Ejecutivo de coalición con él dentro, y de volver contra el PSOE el arma disuasoria de la amenaza de una repetición electoral.

Iglesias acude a la reunión, que ha comenzado a las 10.10 horas en las dependencias de gobierno del Congreso de los Diputados y primera desde la del 7 de mayo, con unas demandas muy concretas, después de un mes sin apenas comentarios al respecto.

Dichas demandas detallaron la exigencia general de un Gobierno de coalición en el que Podemos pueda garantizar que los acuerdos a los que llegue con el PSOE se apliquen y no queden en «papel mojado», y a la vez evitando que un Ejecutivo socialista en solitario haga un uso de la geometría variable para apoyarse en la derecha para los temas económicos.

El primero en llegar a la reunión de hoy ha sido Iglesias, acompañado de su jefe de gabinete, Pablo Gentili, y casi inmediatamente después lo ha hecho el presidente, acompañado también de su jefe de gabinete en Moncloa, Iván Redondo, y de la portavoz del PSOE, Adriana Lastra.

Ambos han posado sonrientes ante los fotógrafos en la sala en la que se celebra el encuentro, con una mesa redonda y banderas de España y Europa. Sánchez intentar recabar el apoyo de Podemos a la investidura, el cual le permitiría sumar 42 diputados a los 123 con que cuenta el PSOE, once menos que la mayoría absoluta.

El secretario general de Podemos dijo ayer que «los progresistas» harían el «imbécil» si finalmente no hay acuerdo con el PSOE de Sánchez, pero advirtio de que no entregarán «un cheque en blanco» a los socialistas y no facilitarán su llegada a La Moncloa a cualquier precio.

«Haríamos el imbécil si los que somos progresistas no nos ponemos de acuerdo en un gobierno», dijo.

Iglesias reclama un Gobierno de coalición «proporcional» a los votos que cada una de las formaciones obtuvo en los comicios del 28 de mayo porque si su formación está fuera «es muy difícil» que la agenda social que quieren implementar se cumpla.

Después de la reunión con Iglesias, Sánchez se verá por la tarde con los presidentes de Ciudadanos, Albert Rivera, a las 16.30 horas, y del Partido Popular, Pablo Casado, a las 17.45 horas, para terminar la primera jornada de reuniones con vistas a una futura investidura.

Según fuentes de la Ejecutiva socialista, después de la reunión de la mañana y de las que se celebrarán por la tarde será la vicesecretaria general del PSOE y portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, quien informará sobre ellas.