Pablo Iglesias


Angel le ha faltado decir y.

UN VAGO.
CAMINO: Pues dicho está. Sin que sirva de precedente yo trabajé 42 años.

Un saludo Camino.
TRIANA. Tu PD es así. Extremistas de izquierdas. Pero que bien viven sin dar un palo al agua ¡Joder con el comunismo de estos señores! Son unos capitalistas cojonudos, HIPÓCRITAS. Y el casoplón que se ha comprado el jefe, ¿qué?
Angel le ha faltado decir y.

UN VAGO.
EDITORIAL ABC.

La vileza de Podemos con los enfermos.

Sólo la indiferencia ante personajes de tan escaso nivel moral explica que Ortega no se haya querellado por calumnias.

ABC.

Actualizado:
... (ver texto completo)
TRIANA. Tu PD es así. Extremistas de izquierdas. Pero que bien viven sin dar un palo al agua ¡Joder con el comunismo de estos señores! Son unos capitalistas cojonudos, HIPÓCRITAS. Y el casoplón que se ha comprado el jefe, ¿qué?
EDITORIAL ABC.

La vileza de Podemos con los enfermos.

Sólo la indiferencia ante personajes de tan escaso nivel moral explica que Ortega no se haya querellado por calumnias.

ABC.

Actualizado:

21/05/2019 00:04h.

La polémica generada por los dirigentes de Podemos contra la donación de 320 millones de Amancio Ortega a la sanidad pública, debería durar muchos días. Los suficientes para que personajes como Pablo Iglesias o la dirigente madrileña Isa Serra sigan exhibiendo el sectarismo izquierdista que tan bien se refleja en el hambre y el sufrimiento de los venezolanos. Ambos deben seguir insistiendo en que financiar la compra de las mejores máquinas del mundo contra el cáncer es «una limosna inaceptable», porque así se retrata el modelo intervencionista y ruinoso que quieren para un país europeo, democrático y moderno como España. A estas alturas es bueno oír a estos personajes hablar con odio de gente emprendedora como Amancio Ortega, porque así los votantes sabrán a qué atenerse si optan por Unidas Podemos. Los enfermos de cáncer y sus familias, los profesionales de la sanidad y los políticos sensatos estarán perplejos ante esta vuelta al paleolítico que Iglesias propone para España.

Sólo la indiferencia ante personajes de tan escaso nivel moral explica que Ortega no se haya querellado por calumnias, porque le están acusando de evadir impuestos y de vulnerar derechos de los trabajadores. Podrían referirse Iglesias y Serra a los derechos de los trabajadores en Cuba o en Venezuela, pero no; o mirar más cerca, a su compañero Echenique, que sí que tuvo a un empleado sin Seguridad Social y pagándole en negro. Se trata de difamar gratuitamente a un empresario cuya trayectoria desmonta los tópicos andrajosos de la extrema izquierda. El bien común, el bienestar social no es monopolio del Estado. Su satisfacción se comparte con la sociedad, cuyas iniciativas para atender las necesidades ciudadanas son tan legítimas como las de la Administración. Donaciones como la de Ortega sirven para mejorar la sanidad y a un enfermo le da igual quién haya pagado la máquina que lo trata, lo quiere es curarse. Mientras tanto, que Iglesias no deje de gritar desde el fondo de su caverna.

PD: POR CONSTANCIA MÁXIMA DE QUIEN SON ESTOS PERSONAJES EXTREMISTAS DE IZQUIERDAS.
Pablo Iglesias quiere ministerios y no se conformará con segundos niveles.

El líder de Podemos reclamará una presencia en el Gobierno «proporcional» a sus votos en las elecciones del 26-M.

Gregoria Caro.

Madrid.

Actualizado:

20/05/2019 08:36h.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, no se conformará con que su formación solo tenga secretarías de Estado o direcciones generales en el próximo Ejecutivo de Pedro Sánchez. «Un Gobierno de coalición es un gobierno de coalición», aseveró el líder de Podemos, durante una entrevista en La Sexta el viernes, después de ser preguntado sobre a qué niveles estaría dispuesto a entrar en el próximo Ejecutivo para cobrar su apoyo a Sánchez en la investidura.
Pablo Iglesias.-

Va y dice:
Que una "democracia digna" no acepta limosnas de Amancio Ortega.
^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^ ^^^^^^
Y Amancio > Va y se rie..............
¡Qué sabrá este pobre hombre! Me refiero a Pablo Iglesias. De este señor las lecciones las justas y ni una más. El Sr. Amancio Ortega no da limosnas.
Pablo Iglesias.-

Va y dice:
Que una "democracia digna" no acepta limosnas de Amancio Ortega.
^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^ ^^^^^^
Y Amancio > Va y se rie..............
Una Cierta Mirada.

IGNACIO VARELA.

El partido de Iglesias se desangra en los ayuntamientos.

Ahora son los socialistas quienes podrían sobrepasar a UP en varias de aquellas grandes ciudades que la 'galaxia Podemos' conquistó hace tres años.

ACTUALIZADO: 13/05/2019 09:58.
... (ver texto completo)
TRIANA, Se quiera o no se quiera reconocer el "CASOPLÓN" le pasa factura, a pesar de su estado de corderito degollado.
Una Cierta Mirada.

IGNACIO VARELA.

El partido de Iglesias se desangra en los ayuntamientos.

Ahora son los socialistas quienes podrían sobrepasar a UP en varias de aquellas grandes ciudades que la 'galaxia Podemos' conquistó hace tres años.

ACTUALIZADO: 13/05/2019 09:58.

Las elecciones municipales de 2015 fueron el mayor triunfo electoral de Pablo Iglesias desde su aparición en la política española. Todas las condiciones ambientales se concitaron a su favor: la marea de la nueva política, la resaca de la crisis, la pulsión social por castigar al bipartidismo y el encantamiento podemita en amplios sectores de la izquierda. En aquella votación, se estrenó el nuevo sistema de partidos que unos meses más tarde se consagraría en las generales.

Podemos decidió aprovechar al máximo la dirección del viento y articuló una estrategia inteligente de candidaturas municipales en las que a la atractiva nueva marca se añadieron movimientos ciudadanos, partidos nacionalistas de izquierdas y personajes independientes de prestigio en el universo progresista. Fue la apoteosis de las confluencias.
El viraje de Pablo Iglesias: de las reuniones en directo al apagón.

La sintonía entre el líder de Podemos y Pedro Sánchez dibuja la línea que se visibilizará a partir del 27-M.

Juan Casillas Bayo.

Actualizado:

08/05/2019 09:01h.

Eso de la reunión en «streaming» que proponía Pablo Iglesias ha quedado en el olvido. Ayer ni hubo directo ni hubo mucha transparencia que se diga. En cinco minutos el secretario general de Podemos se ventiló las explicaciones a la prensa en una reunión cuya duración habla de la afinidad que hay entre los dos líderes políticos.

Pedro Sánchez se reunió anteayer con Pablo Casado y el encuentro superó las expectitivas al prolongarse durante una hora y 45 minutos. Ayer por la mañana fue el turno de Albert Rivera, que detuvo el reloj en los cincuenta minutos. Iglesias por poco supera a ambos juntos. Las dos horas y quince minutos que permanecieron hablando el secretario general de Podemos y su homólogo socialista reflejan que los dos tenían mucho de que hablar. Mucho más de lo que contó después Iglesias, encorsetado en un silencio electoral.

También el recibimiento fue mucho más relajado y distendido que con el presidente popular y el liberal. Iglesias y Sánchez se saludaron sorientes, con gestos de complicidad y con una conversación fluida alejada de la tensa formalidad del apretón de manos entre Rivera y Sánchez por la mañana.

Eso sí, de estos tres encuentros también se infiere el papel que Sánchez le da a cada uno. Solo a Casado le cedió la sala de prensa donde comparece el Gobierno tras los Consejos de Ministros, mientras que a Rivera y a Iglesias les relegó a la sala «briefing», en la que normalmente comparecen los presidentes autonómicos tras las reuniones bilaterales con el jefe del Ejecutivo. En otras palabras, Sánchez reconoce a Casado como líder de la oposición y le otorga un papel más relevante que a Rivera, que se autoproclama «líder de la oposición» con sus 57 diputados, y que a Iglesias, su futuro socio.

Nadie se acordó en estos dos días de las críticas a Mariano Rajoy en la anterior legislatura por proponer una ronda de contactos como la ahora encabezada por Sánchez en el Palacio de la Moncloa. Le hicieron entonces cambiar el lugar de las reuniones al Congreso de los Diputados, pero estos días todos querían la foto solemne en Moncloa. Cuestión de tiempos.
No se es mas de izquierdas apoyando a Maruro. Precisamente a estos personajes con vitola de izquierdas, son a los que la izquierda tiene que criticar con dureza, por ser un mal ejemplo para la transformación de la sociedad a un mundo mas justo. No es de izquierdas repudiar a Ithler por ser fascista y adorar a Esthalin por considerarlo de los nuestros. No se dan cuenta los de Podemos que apoyando a semejantes personajes se desacreditan y desacreditan a la izquierda. Es lógico que pierdan votantes. El ser críticos con Maruro no significa estar de acuerdo con Tum. Lo de ESTHALIN se decía era mentira. lo de ITHLER también. los deportados y fusilados por Franco. Propaganda comunista. Los exiliados Venezolanos. Se van porque quieren, y el hambre pura mentira. Podemos, e Iglesias,? Tanto sabéis que ya no os queda nada que aprender ¿
CONSEJO CIUDADANO ESTATAL POSTELECTORAL.

Iglesias advierte a Sánchez de que "no podrá caminar solo" y pide un cogobierno "estable"

Mañana trasladará a Sánchez durante su reunión en Moncloa un "compromiso de entendimiento y colaboración para un gobierno de coalición que inaugure una nueva etapa"

ACTUALIZADO: 06/05/2019 19:13.

Pablo Iglesias ha vuelto a insistir en la necesidad de formar un cogobierno entre el PSOE y Unidas Podemos, cada uno con el peso proporcional a su fuerza parlamentaria, en aras de garantizar tanto "estabilidad" como "un programa de izquierdas". Así lo ha expresado ante la dirección del partido durante su intervención inicial en el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, el máximo órgano de decisión entre asambleas, adelantando que en su reunión con Pedro Sánchez de mañana en Moncloa le trasladará un "compromiso de entendimiento y colaboración para formar un gobierno de coalición que inaugure una nueva etapa de gobierno progresista, que es lo que España necesita".
Cuando no hay nada que decir con rabo se matan moscas
Pactos postelectorales.

Iglesias presiona a Sánchez para colocar al ex JEMAD en Defensa y tener control sobre el CNI.

Pelayo Barro 04/05/2019.14:06.

Pablo Iglesias está decidido a colocar a su ex JEMAD en Defensa en caso de que Pedro Sánchez acepte un gobierno con Podemos. Una decisión estratégica que le daría el ansiado control sobre el CNI.
Primeros movimientos en Podemos de cara a unas negociaciones para un posible gobierno con el PSOE. La intención de los de Pablo Iglesias es entrar en un Ejecutivo de coalición con reparto de sillones. Y uno de los que más le interesa a la formación morada es el Ministerio de Defensa. Ya tiene a su candidato: el ex JEMAD José Julio Rodríguez. Pero la negociación será más compleja que en 2015, ya que Sánchez apuesta por un gobierno en solitario y, aún en el hipotético caso, no tiene previsto renunciar a controlar el CNI.

Pablo Iglesias y su equipo llevan semanas trabajando en la configuración de la propuesta que presentará al PSOE ante un posible gobierno de coalición entre socialistas y Podemos. Y quienes han seguido de cerca este proceso explican que una de las opciones que más interesan al líder de la formación morada es obtener el control del Ministerio de Defensa.

Ésta será una de las prioridades estratégicas que planteará Iglesias a Sánchez de cara a un hipotético pacto de gobierno, siempre en caso de que el socialista no consiga imponer su idea de gobierno en solitario o alcance un pacto con Ciudadanos.

En el PSOE ya lo saben: a Iglesias le interesa el Ministerio de Defensa, como ya ocurrió en 2015. Estos planes, explican las fuentes consultadas por OKDIARIO, son similares a los que planteó el líder de Podemos hace cuatro años a Sánchez. Y pasarían por colocar a José Julio Rodríguez como ministro de Defensa. Un hombre de toda confianza de Iglesias y al que ha defendido de puertas para adentro a pesar de los continuos reveses electorales que ha sufrido el ex general.

En Ferraz el nombre de José Julio Rodríguez infunde bastante respeto. De hecho, siempre se le consideró un hombre próximo al partido desde que fuese Jefe del Estado Mayor de la Defensa con Carme Chacón como ministra. Su fichaje por Podemos, de hecho, resultó una sorpresa para el PSOE, pero a día de hoy representa “una figura puente” entre ambas formaciones.

Sánchez no renuncia al CNI

Sin embargo, la situación de cara a un pacto ha cambiado en los últimos años. Sánchez, dicen fuentes socialistas, ya no considera que Defensa sea un ministerio de ‘segunda’ (a pesar de que su programa electoral al respecto es prácticamente inexistente). Y es que, ahora, quien controla Defensa controla el CNI.

El Centro Nacional de Inteligencia pasó a depender orgánicamente del Ministerio de Defensa el pasado verano por decisión de Sánchez. Antes se encontraba bajo la jerarquía de Presidencia del Gobierno. Es por ello, explican estas voces, que el socialista no va a dar su brazo a torcer fácilmente en unas hipotéticas negociaciones.

El PSOE no tiene previsto perder el control sobre el CNI, y menos aún ante un momento de vital importancia en la estrategia futura de los servicios de inteligencia: toca renovar a su director, Félix Sanz Roldán.

Iglesias ya ha demostrado en campaña su interés por los asuntos militares. Fue el único de los cuatro grandes candidatos que nombró a las Fuerzas Armadas en los debates electorales, y el programa de Podemos es el que más medidas militares incluía (junto al del PP).
Iglesias busca blindar su liderazgo con su entrada en el Gobierno de Sánchez.

El líder de Podemos gana tiempo hasta el próximo 26-M para seguir negociando con el PSOE.

Gregoria Caro.

Madrid.

Actualizado:

04/05/2019 01:47h.

De puertas para afuera el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, asegura que están satisfechos con sus resultados en las elecciones porque son «suficientes» para exigir al PSOE entrar en el Gobierno. Pero a la interna, una vez cerradas esas puertas, y dentro del círculo de confianza de Iglesias, existe la preocupación de que si el secretario general no consigue finalmente ninguna de las llaves del Palacio de la Moncloa su condición de líder se debilite y se adelante su fecha de caducidad, prevista ahora mismo hasta 2021.

Un par de días antes de las elecciones, Iglesias expresó en RNE que «cuando un resultado es malo uno tiene que poner su cargo a disposición del partido». Y es evidente que el desenlace no era el deseado para el partido porque Unidas Podemos perdió casi la mitad de los escaños que consiguió en 2016, su posición de tercera fuerza y ni siquiera consiguió representación en el Senado. Con sus palabras resonando en la hemeroteca, el líder de Podemos aun tiene una última oportunidad para blindarse como líder de la formación: conseguir entrar en el futuro Ejecutivo de Pedro Sánchez exigiendo una coalición a cambio de su apoyo.

Por ello, Iglesias trabajará para convencer al PSOE y ganará tiempo hasta después de las elecciones europeas, autonómicas y municipales del 26 de mayo. De entrar o no dependerá la fuerza de su liderazgo. No conseguirlo revolverá al sector crítico. Para Iglesias se trata además de un «ahora o nunca» porque, según explicó en Antena 3, se pone por delante un horizonte de «cinco o seis años» más dedicados a la política.