Foro Común


Mensajes de Pensiones, jubilación enviados por Triana:

El coronavirus agudiza la insostenibilidad del sistema de pensiones español, según un estudio.

Antes de la pandemia se preveía un déficit del -1,3% en la Seguridad Social para 2020, que ahora se estima en el -5% para este año en el mejor de los escenarios, según EAE.

EFE.

BARCELONA. Actualizado: 17/07/2020 02:05h.

El sistema de pensiones español es "insostenible", con un déficit anual recurrente agudizado por los efectos del Covid-19 y una deuda que ronda los 100.000 millones de euros en 2020, según un estudio de la escuela de negocios EAE. Según Juan Carlos Higueras, autor de "La jubilación de nuestro sistema de pensiones. Hacia un modelo sostenible para el período 2020-2050", el actual sistema de pensiones "tiene fecha de caducidad, no es sostenible y no permitirá ofrecer pensiones suficientes y dignas para los jubilados que están por llegar".

El estudio recoge que la crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha situado el número de afiliados durante abril en 18.396.362 personas, con una disminución de 865.274 trabajadores.

Además, se calcula que a lo largo de 2020 habrá una caída importante en las cotizaciones sociales debido al menor número de afiliaciones y a la reducción en las cotizaciones de los más de 3,5 millones de trabajadores afectados por los ERTE.

Según EAE, antes de la pandemia se preveía un déficit del -1,3% en la Seguridad Social para 2020, que ahora se estima en el -5% para este año y del -3,1% sobre el PIB en 2021, en el mejor de los escenarios, y del -6,1% y -3,9%, respectivamente, en el caso más adverso. Higueras ha explicado que la Seguridad Social afronta 2020 con un déficit estructural que es posible que aumente dada la desaceleración económica prevista.

"A corto plazo, la única alternativa realista es seguir endeudándose con el Estado hasta que se lleve a cabo una reforma integral del sistema de la Seguridad Social", ha asegurado.

A finales de 2019 había 9,801 millones de pensiones y 8,897 millones de pensionistas, con una tasa media de creación anual del 1,1, lo que implica un aumento en cada uno de los conceptos superior a los 100.000 anuales.

Los datos de abril de 2020 han mostrado un "cambio puntual de tendencia", tanto en el número de pensiones, que respecto a finales de 2019 han caído en 46.879, como de pensionistas, que han bajado en 41.906 debido a la pandemia de la COVID-19.

El informe apunta que actualmente hay en España tres personas en edad de jubilación por cada 10 en edad de trabajar, mientras que en 2050 habrá un jubilado por 1,72 personas en edad de trabajar.

El estudio avisa de la necesidad de acometer una "reforma integral del sistema" y cambios estructurales en la economía española para darle soporte, así como de educar y concienciar a las ciudadanos en la necesidad de ahorrar desde jóvenes.
PENSIONES.

El gasto en pensiones se mantiene estable: sube un 0,1% en junio tras pagarse 603 pensiones más.

Las altas de pensión bajan un 23,4% interanual en mayo por la mortandad y el cierre de oficinas, según Seguridad Social.

OKDIARIO. 26/06/2020 10:13.

La Seguridad Social destinó el presente mes de junio la cifra de 9.862,3 millones de euros al pago de las pensiones contributivas, un 2,2% más que en el mismo mes de 2019 pero sólo un 0,1% más que durante mayo, según ha informado este viernes el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Un leve incremento mensual en el gasto que se debe a que el número de pensiones respecto a mayo subió en 603 prestaciones, hasta situarse en un total de 9.754.740 pensiones contributivas. Por su parte, el Ministerio destaca que es la primera subida del número de pensiones tras tres meses consecutivos de caídas, que coinciden con el estado de alarma.

Más de 40.500 altas de pensión.

Con datos de mayo, el número de altas de pensión registradas fue de 40.569 pensiones, un 23,4% menos respecto al mismo mes del año pasado. Este retroceso se ha moderado respecto al que se experimentó en abril, que fue del 32,2%. En todas las clases de pensión se produjeron descensos en las altas durante el mes de mayo, salvo en la viudedad, donde aumentaron un 10%.

En el acumulado entre enero y mayo se han producido 198.465 altas, es decir, nuevas pensiones, cifra un 22,4% inferior a la del mismo periodo de 2019. Al mismo tiempo que han bajado las altas, han subido las bajas: en los cinco primeros meses del año han causado baja 245.694 pensiones, un 16,2% más.

El efecto de la crisis.

El Ministerio subraya que estos datos reflejan el efecto de la pandemia y que obedecen, en parte, al cierre de oficinas y a la situación de confinamiento. «También hay que tener en cuenta, sin embargo, cómo ha influido la crisis del coronavirus en términos de mortandad sobre el conjunto de la población y, en mayor medida, sobre el colectivo de las personas de mayor edad en España», concluye.
El gasto en pensiones registra su primera caída mensual a causa del coronavirus.

La pandemia ha incrementado las bajas, influye que la mortandad por la enfermedad afecta en mayor medida al colectivo de la tercera edad, y también ha descendido el número de altas, por el cierre de las oficinas.

ACTUALIZADA 26/5/2020 A LAS 10:40.

EFE.

La nómina de las pensiones contributivas de la Seguridad Social ascendió a 9.852,78 millones de euros a 1 de mayo, lo que supone una caída mensual del 0,27 %, el primer retroceso de la serie, debido al descenso del número de altas y al incremento de las bajas por los efectos del coronavirus.

De acuerdo con los datos publicados este martes por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, el sistema contaba a 1 de mayo con un total de 9.754.137 pensiones contributivas, 38.508 menos que el mes anterior.

En el caso de la bajas ha influido que la mortandad por la COVID-19 ha afectado en mayor medida al colectivo de mayor edad, mientras que en el descenso de las nuevas altas lo ha sido por el cierre de las oficinas que ha llevado a muchas personas a retrasar el trámite de incorporación al sistema.

La Seguridad Social ha informado de que en abril se registraron 31.232 altas en el sistema, un 13,9 % menos que el mes anterior y un 32,2 % inferior al mismo mes de 2019.

Si se considera el acumulado anual desde enero hasta el inicio de mayo de 202, causaron alta 157.896 nuevas pensiones, el 22,1 % menos que en el mismo periodo de 2019, y baja, 205.638 pensiones, un 17,5 % más que el año anterior.

El Ministerio no ha dado el dato de bajas de abril, pero sobre acumulado se puede calcular que fueron 69.857, el 61 % más que en marzo (43.370) y el dato más alto desde enero de 2015.

Del gasto total en pensiones, más de dos tercios de la nómina se destinaron al abono de las pensiones de jubilación, cuyo montante ascendió a 7.049,44 millones, una cuantía que ha crecido un 3,02 % en los últimos doce meses.

Del total de pensiones contributivas, 6.073.499 fueron por jubilación, 2.343.975 correspondieron a prestaciones de viudedad; 953.905, a incapacidad permanente; 339.814, a orfandad, y 42.944, a favor de familiares.

La pensión media del sistema alcanzó los 1.010,11 euros mensuales, lo que supuso un aumento interanual del 2,03 %, mientras que la pensión media de jubilación ascendió a 1.160,6 euros, un 2,02 % más respecto al año pasado.

Las pensiones correspondientes a las nuevas altas de jubilación fueron de 1.472,49 euros al mes, por encima de la media del sistema y un 9,8 % superior al importe de las nuevas pensiones en 2019.

El número de pensiones de las clases pasivas en vigor en el mes de abril fue de 636.302, lo que ha situado la nómina en 1.151,15 millones de euros.
Roberto Centeno anuncia que «España suspenderá pagos en 2021 y tendrá que ser rescatada, lo que significa una caída de las pensiones en un 40% y del 35% de los salarios»

PD. ¡MENUDA LA QUE SE NOS AVECINA!, ESPEREMOS QUE CENTENO SE EQUIVOQUE.
Bueno, pues que se le va a hacer, yo cedo gustosa la mitad, con tal de que haya para todos, y España se recupere lo antes posible, tenemos la ventaja de que a esta edad, ya np tenemos deudas y un pequeño colchón que nos permite vivir muy bien hasta el fin de nuestros días, o sea que, aunque la medida no sea grata, si hay que hacerla se hace y aquí no pasa nada.

Mari.
Has intentado engañar a Ángel, ahora no te vale que pongas (Mari), ya te conocemos.
Yo también, Ángel, porque lo que no se puede hacer es bajar los brazos y dejar que cada cual haga lo que quiera. La mejor solución para España es la que tenemos: una nación descentralizada en la que las comunidades mantienen un control casi absoluto sobre sus territorios. Pero si quieren más, la respuesta debe ser no, porque entonces pasaríamos a una nación de reinos de taifas.
¡Vaya tela con el "profesor"!
Malos tiempos se avecinan para las pensiones, ¡ojo a los que pasan de 1.000 €, vendrán rebajas de aúpa sobre todo para las pensiones máximas, lo dicho, malos tiempos....................... ..
¡Camarero! Este filete tiene muchos nervios.

— Normal, es la primera vez que se lo comen.
CON PERMISO.

Pensiones, ni para mí... pero tampoco para ti.

Si el sistema se agota para cualquier hijo de vecino, para los cargos públicos... ¡también!

María Jesús Pérez.

Actualizado: 27/02/2020 00:16h.

Bruselas vuelve a tirar de las orejas a España por el tema de la viabilidad del sistema de pensiones. Bueno, más bien por su inviabilidad. Y van... Cierto es que algo se hizo con la reforma de 2013, con Mariano Rajoy al frente del país, pero desde luego no se resolvía el problemón que tenemos aún a día de hoy. No hay ya casi dinero para seguir costeando la caja destinada a la jubilación de los españoles y la última de las decisiones del Gobierno Sánchez es subir precisamente el lado de los gastos. Y si uno incrementa este lado de la balanza, debería aumentar al menos en igual proporción el otro lado, el de los ingresos. Algo que, de momento, no es lo que acordado por el tándem Sánchez-Iglesias.
El caso es que hace ya un año, la Comisión Europea recomendaba a España la urgencia de poner en marcha medidas que hicieran posible la sosteniblidad del sistema de pensiones, porque con lo hecho en la era Rajoy no bastaba, y lo único que se ha hecho desde entonces es desandar lo andado y anunciar justo lo que Bruselas nos dice que no es el camino: vincular de manera permanente las prestaciones a la evolución del IPC, lo que compromete el sistema a medio y largo plazo. Medidas, dicen desde Europa, que, al tiempo que favorecerían sin medidas compensatorias, a los pensionistas actuales, irán en detrimento de las nuevas generaciones. Además, los técnicos del Ejecutivo comunitario han calculado que vincular de nuevo las pensiones a la inflación podría conducir a un incremento en el gasto en pensiones para 2050 de aproximadamente el 4% del PIB, además de que abolir el factor de sostenibilidad -idea del equipo Rajoy- sumaría al menos un 0,7% del PIB al gasto en pensiones en el largo plazo. Lo dicho, ¡lo llevamos claro!

Ahora bien, mientras analizo la reprimenda que lanzan desde Bruselas, reparo en las diferencias que a día de hoy aún existen entre las pensiones vitalicias que nuestros políticos tienen derecho a cobrar por sus servicios prestados y las de cualquier ciudadano de a pie... A bote pronto, me vienen a la cabeza dos grandes diferencias. Una, ministros, diputados o secretarios de Estado, entre otros altos cargos institucionales, por ejemplo, tienen la posibilidad de compatibilizar dos y hasta tres tipos de pensiones como recompensa a su trabajo. Y dos, mientras que los ciudadanos debemos cotizar a día de hoy durante 35 años -y subiendo- para cobrar la totalidad de la pensión a la que en principio aún tenemos derecho, a los miembros del Gobierno les basta con jurar el cargo y acumular siete años de ejercicio para poder obtener la pensión máxima de jubilación. Y hay más privilegios, créanme.

Pues señores políticos, y sobre todo del Gobierno, que sepan que todo sale de la misma caja. Y o espabilan, o se acabó el chollo. Para todos.

María Jesús Pérez.

Redactora jefe.

R. 2º.-
Es usted un sinvergüenza don dindo.

Usted nunca tendrá suficiente

Ha quedado ante los lectores a su altura. Más allá de insulto no llega. Está haciendo que este foro sea como usted, bajo en respeto y moral.

Me retiro no se me pegue algo de usted.! Ah! Me llevo sus caricias grabadas
Espero y que de verdad se retire de este foro para siempre, sus participaciones no aportan nada.

Gracias Don. Limpio.
Llega un tipo totalmente borracho a su casa, golpea la puerta y lo atiende el hijo, éste le dice: ¡Pero papá, que hermosa borrachera que tenés! ¡Viste hijo, pero seguramente tu mamá le va a encontrar algún defectito!
Triana.

Ha tenido tiempo pa retirar todos sus post insultantes y no lo ha hecho.! Allá usted!
D. Limpio, por hoy ya ha tenido suficiente, ya no me hace falta ningún mensaje más, ahora ya te puede ir a visitar las obras mangurrián.

Gracias.
De estos billetes se llenaron los bolsillos los socialistas que robaron el dinero de los ERE, algunos decían que tenían tanto que podían asar vacas.
Una vela negra se merecen algunos
Una mujer indignada cuando ve a su marido tomando alcohol, le pregunta: - Pero, ¿No te ha dicho el médico que nada de copas? - Si por esto estoy bebiendo de la botella!
"La hierba mala nunca muere"
Entra un borracho a un bar: El camarero se acerca y le pregunta: - ¿Qué le pongo al Señor?; - y el borracho contesta: - Al Señor póngale dos velas y a mi un tinto.
<<<<<<Saca tu sucia boca de este foro, ¡sinvergüenza!, ¡degenerado! ¡despreciable! ¡vomitivo lo que has dicho!
Enviado por Triana hace 4 min.>>>>>>>
Me imagino que has leido lo que semejante energúmeno continuamente echa por la boca.
Yo creo Ángel que te conviene replantearte la clase de gente a la que palmeas. ¿Si son así en la vida diaría te parece que dan la talla de peperos? Pues en este foro parece que tenemos a los mayores representantes y forofos porque no es él solo, el que llega a estos ... (ver texto completo)
Un borracho estaba en una esquina, pasa una mujer a su lado, el borracho la mira y le dice:
- ¡Adiós fea! Fátima indignada se da media vuelta y le dice: - ¡Borracho! El borracho con una sonrisa le dice: - Sí, pero a mí, mañana se me pasa.
Tus insultos serán suficiente. RETÍRALO
Lo que tomas es malo para tu salud, ¡anda date un vuelta y que te de el aire.
Te lo pido por tercera vez retiralo
¿Que has bebido manguarrián?
Yo no he dicho nada lo has dicho tu. Y sigues insultando.

RETÍRALO
Si persistes con tus golferías tendré que tomar medidas Judiciales contra su persona, ¡golfante!
Esa frase dice lo que dice y la has dicho tu.

No intentes evadirte de tu responsabilidad, menos aún insultando como haces. Cómo siempre sin razones y con insultos. RETÍRALO
Saca tu sucia boca de este foro, ¡sinvergüenza!, ¡degenerado! ¡despreciable! ¡vomitivo lo que has dicho!
El vocabulario os delata.

Porqué a la cuneta?

No dejasteis ya suficientes?

Que verguenza. No te cortas. Que se puede esperar de ti?

Despreciable comentario.
Repugnante.
No seas despreciable y lleves esa frase a lo que tu pretendes, ¡no seas golfo! ¡despreciable y repugnante tu comentario! ¡sinvergüenza!
Como todos no.
Rajoy 0,25 este 0'90.

Haz el cálculo entre todos los pensionistas y verás lo que engordan a la hora de pagarlas.

Ya sabemos que los extremistas no pagarían a las mujeres
¡Que narices tiene que ver la subida con los extremistas y las mujeres!, ¡otro tonto más en la cuneta!
TRIANA. Esperaremos a febrero, a últimos de febrero. Un mes como febrero pasa rápido.

Vamos a ver si Mari, Clara, Olimpio y Noemi nos dicen algo.
Ángel, el artículo te lo explica estupendamente, de momento te habrán subido el IRPF, y la subida será el mes que viene, a mi me ha ocurrido lo mismo, he cobrado unos tres euros menos.
Paco. Voy a ver la paga de mi mujer. Una cosa es cierta. Si un mes cobro XXX todos los meses del año cobro XXX. Mi sorpresa fue la que cuento. Voy a esperar para ver si a alguien le ha sucedido como a mí.
Con veintitrés céntimos, no sé en que banco meterlo, donde me den más.

Os quedáis si los mariscos. Seguir con la copa de vino que es muy sano.

Un saludo.
Ángel, lee este artículo y verás el motivo:

¿Por qué a pesar de las subidas he cobrado menos pensión en enero?
INFORME "No es sostenible"

El FMI pide cambiar las pensiones en España para que los jóvenes no asuman todo el coste.

PABLO PARDO.

Actualizado Jueves, 30 enero 2020 - 17:51

Las "generosas" pensiones en España han ayudado a que los mayores hayan "navegado" la crisis mejor que los jóvenes, que han quedado "particularmente en desventaja", señala el FMI.

España gasta mucho en prestaciones sociales, pero de manera ineficiente. Como consecuencia, el Estado del Bienestar español perpetúa las desigualdades y tiende a favorecer más, paradójicamente, a aquéllos que menos lo necesitan, en detrimento de los ciudadanos que bordean el nivel de la pobreza y de los jóvenes. Y es, además, un sistema que es insostenible debido a la generosidad de las pensiones combinado con el envejecimiento de la población.

Ésas son las principales conclusiones del informe sobre el sistema de prestaciones sociales que ha publicado hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI). En sus 27 páginas, el documento analiza la protección contra el desempleo, la asistencia social, las pensiones, la sanidad, las políticas activas de empleo, y la educación, y examina su sostenibilidad y eficacia.

La primera consecuencia del Fondo es la descripción de un sistema que, con la excepción de las pensiones y el desempleo, que están en manos del Gobierno central, "es un complejo mosaico de redes de apoyo a diferentes niveles ocasionado por su estructura descentralizada".

La segunda es que España gasta menos en protección social que sus socios europeos. Pero eso tiene truco. No se debe a que el Estado no gaste, ya que la mitad del gasto público se destina a esas partidas. Se trata de que no hay sistemas privados complementarios. En conjunto, España gasta un 23,4% de su PIB en protección social. La media de la UE es del 27,9%. En Holanda, por ejemplo, llega al 29,3%.

A su vez, la mitad de ese gasto se va a las pensiones, "cuya sostenibilidad está en peligro salvo que se tomen medidas adicionales" para preservar el sistema, entre ellas aplazar la edad de jubilación, favorecer el desarrollo de planes privados, y aumentar la dotación de la Seguridad Social sin incrementar las ya de por sí elevadas cotizaciones. Según el Fondo, los pensionistas son uno de los grupos sociales más favorecidos por el Estado del Bienestar español, al contrario que, por ejemplo, los menores, que ven su futuro lastrado tanto por lo ineficaz de las ayudas a las rentas más bajas como por las deficiencias del sistema educativo para ese mismo segmento de la población.

En el paro, el FMI no parece tener muchas críticas hacia el sistema español, que es tremendamente caro para el Estado debido al elevado desempleo. De hecho, España dedica a la protección de los desempleados dos puntos más del PIB que la media de la UE. Sin embargo, hace una década, durante la crisis, la diferencia era de 8 puntos. La creación de empleo es, así pues, fundamental para que las cuentas públicas españolas se estabilicen.

Donde el Fondo es más crítico es en la lucha contra la pobreza extrema. El informe recuerda que España tiene el mayor índice de pobreza infantil de Europa Occidental, por encima de países de ingresos considerablemente más bajos, como Portugal y Grecia, y que en 2017 una de cada cuatro familias españolas estaba en peligro de caer por debajo del umbral de la pobreza. El informe es especialmente duro con la política de ayudas a familias con hijos, que considera muy mejorable. La economía sumergida y la disparidad de criterios en cada autonomía agravan el problema, que vuelve a repetirse en el caso de la educación para los menores de familias con ingresos bajos, hasta el punto de que el 55% de los niños cuyos padres no acabaron Secundaria tampoco lograrán ir más lejos en su educación.
Pero vamos a ver. Yo entiendo que una pensión mínima ha de satisfacer las necesidades de un jubilado/a. Con una subida entre 4 y 6 euros para las pensiones más bajas, estamos lo mismo que con Rajoy. Como mínimo cada jubilado que tiene una pensión de unos 650 euros, los 6 euros de aumento no valen PARA NADA. ¿Dónde están los progresistas? En el fondo del mar. Sr. Iglesias, Sr. Pedro que a un jubilado/a le suban la pensión 6 euros. De qué presumen? ¡Ah, sí! DE PROGRESITAS.
Ángel, ni para una bolsa de chuches para los nietos, o sea, na de na, menos mal que aún tenemos algún ahorrillo, el señor Sánchez y el señor Iglesias mucho bla bla bla, pero na de na, o sea, como todos.
EDITORIALES TRIBUNAS.

¿Pero no era el PP el que iba a endurecer las pensiones?

OKDIARIO -16/01/2020 06:50.

Primera brecha abierta en el gobierno socialcomunista: la reforma de las pensiones que defiende el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, que pretende alargar la vida laboral efectiva hasta los 67 años y ampliar la base de cálculo de las pensiones hasta los 35 años -lo que supondrá una reducción real de las prestaciones totales que percibirán los futuros pensionistas-, ha irritado sobremanera a Podemos, que defiende todo lo contrario. Escrivá defendió estas dos medidas desde la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), organización fiscalizadora de las cuentas públicas creada en la etapa de Gobierno del PP.

Pedro Sánchez ha dado manos libres a Escrivá, un profesional de dilatada experiencia, para que ponga orden en el deficitario sistema de pensiones, pero el partido de Pablo Iglesias, a tráves de la comunista Yolanda Díaz, que ostenta la disminuida cartera de Trabajo, apuesta por una solución totalmente contraria:“ Que las personas que lleguen a la edad de jubilación puedan elegir libremente los años de cómputo para el cálculo de sus pensiones”.

Además, quieren que “las personas que hayan cotizado al menos 35 años puedan jubilarse anticipadamente sin penalización en sus pensiones”, aplicando, además, “la medida también de forma retroactiva”. Por si fuera poco, pretenden regular la “jubilación anticipada (antes de los 65) sin penalización en determinados sectores.

Resulta obvio que la propuesta de Escrivá es más eficaz y racional que la de la formación de ultraizquierda, un disparate propio del populismo, pero más allá de lo que no admite duda alguna lo que queda de manifiesto es la hipocresía del presidente del Gobierno, que durante toda la legislatura de Mariano Rajoy acusó al Ejecutivo del PP de aplicar medidas contra los pensionistas.

Ahora, Sánchez pone en manos de Escrivá la reforma del sistema de pensiones, conocedor de que sus recetas para dotar de viabilidad a la Seguridad Social son duras. La pregunta es obvia: ¿Pero no era el PP el que iba a endurecer las pensiones? ¿A quién ha engañado el presidente, a Podemos o a Escrivá? O mejor dicho: ¿No habrá engañado a los dos?
Luego no te quejes si te doy un sopapo.
¡Menudo panorama se nos presenta con este bodrio de gobierno!
Eso y nada es lo mismo, parecido a lo que hizo ZParo.
Ni para una gaseosa de limón, ¡menuda subida!
ECONOMÍA.

ESCRIVÁ DEFIENDE QUE SE SUBA LA EDAD DE JUBILACIÓN Y SE AMPLÍE EL PERÍODO DE CÁLCULO DE LAS PENSIONES.

El nuevo ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha defendido desde la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), organización fiscalizadora de las cuentas públicas creada con el Gobierno del PP, que la deuda de la Seguridad Social se pague a través de los Presupuestos Generales del Estado.

CARLOS RIBAGORDA.
Te confieso que no comprendo cómo les puede gustar y para què quieren, miles de miles de millones de €, pero no, lo que no se puede hacer es cargar y hundir con leyes la economía de los más débiles y con leyes tambièn preservar y bajar impuestos a los poderosos, con las excusas que siempre usa la derecha.
La derecha tiene la culpa de todo, ¡anda y date un paseo que falta te hace majareta!
No hay gobierno. Si gobierna la derecha ¿Què nos pasará? Sabemos lo que hará ka izquierda.
Saludos
¿Y quien tiene la culpa?, ¡anda ya mentirosos! sois todos iguales, peor que las escombreras.
Más de cuatro de cada diez jubilados españoles apenas logra llegar a final de mes.

La cifra se dispara al 47% en las poblaciones con menos de 50.000 habitantes, mientras que en las grandes ciudades solo el 35,8% de los pensionistas se declaran en estas circunstancias, según el Instituto SantaLucía.

Carlos Manso Chicote.

MADRID. Actualizado: 13/12/2019 09:19h.

Las dificultades para llegar a final de mes son una circunstancia común a diferentes grupos de población. Tal es el caso del 41% de los jubilados, que han admitido pasarlo mal para sobrevivir hasta la próxima nómina. La cifra se dispara al 47% en las poblaciones con menos de 50.000 habitantes, mientras que en las grandes ciudades - con más de 200.000 habitantes- este mismo dato cae hasta el 35,8% de los pensionistas. Esta es una de las principales conclusiones de una encuesta elaborada por el Instituto SantaLucía.

En declaraciones a ABC, el director de esta centro de estudio sJosé Manuel Jiménez, estos datos reflejan que «la pensión de jubilación en los muncipios más pequeños es inferior a la de las grandes ciudades, donde los salarios han sido más altos de media». Lo que no es compensado por el mayor coste de la vida. Jiménez ha puesto como ejemplo, las abismales diferencias entre lo que percibe un jubilado en las provincias de Vizcaya y Ourense que roza casi el 45%.

Si embargo, a pesar de todo lo anterior, el 80% de los encuestados cree que disfruta de una buena calidad de vida y un 76% se considera más feliz que antes de jubilarse. Se repite igualmente los mismos matices entre grandes ciudades y poblaciones más modestas, de menos de 50.000 habitantes: En este último grupo, el 25% de los pensionistas consultados ha asegurado que no tiene calidad de vida por un 17% de quienes tienen su domicilio en una ciudad de más de 200.000 habitantes.

Sobre estas percepciones, Jiménez ha apuntado que podrían estar relacionadas con factores tan diferentes como el nivel de ingresos, el de servicios e infraestructuras o la disposición de una oferta de ocio y de prestaciones médicas próximas. Lo que, ha apuntado, «pueden ser determinantes para la población jubilada».

La planificación del ahorro, asignatura pendiente
En cualquier caso, la encuesta pone el acento sobre la mejorable planificación financiera de cuatro de cada diez jubilados quienes han reconocido que no han diseñado correctamente su retiro. Mientras un 28% han añadido que la edad de retiro les ha llegado sin ningún ahorro. Por contra, un 29% de los participantes en el estudio han afirmado que tienen unos ingresos estables y complementarios a su pensión. En cualquier caso, la mayoría de los encuestados (78%) estiman que sus ahorros pueden servir para el pago de un seguro de decesos por un 70% que lo extiende a tratamientos médicos. Sin embargo, la mitad (50,6%) ha añadido que no pueden permitirse los costes de una residencia o de los cuidades que por su edad requieran.

Jiménez lo ha ilustrado de la siguiente forma: se llega a la jubilación a los 64 años y cinco meses, con un colchón financiero de 53.356 euros de media y el hándicap de que nuestra esperanza de vida se enchancha pudiéndose disfrutar de un retiro de hasta 18 años. «Con esos 53.356 euros ahorrados, a lo largo de asi dos décadas como jubilado podríamos esperar solo unos 250 euros adicionales al mes», ha concluido.

Al respecto, el director del Instituto SantaLucía ha recordado que las pensiones se calculan en base a los años cotizados y una media de los ingresos laborales del trabajador. En este sentido, ha reconocido que «la buena planificación financiera ha sido una de las asignaturas pendientes de muchos jubilados» por su confianza en el sistema público.

Sin embargo, para este experto hay cada vez más conciencia de la necesidad de ahorrar en las nuevas generaciones de pensionistas. También ha admitido la existencia todavía de una brecha de género de hasta 15.712 euros de diferencia en el colchón financiero con el que los nuevos jubilados se retiran: ellos se retiran con un ahorro medio de 58.747 euros frente a los 43.035 euros de ellas.
Doce millones de jubilados y funcionarios aún no saben cómo será su nómina de enero.

La falta de Gobierno y la negociación política dejan en suspenso la subida de retribuciones planeada para pensionistas y empleados públicos.

Susana Alcelay.

Javier Tahiri.

MADRID. Actualizado: 05/12/2019 01:48h.

Queda menos de un mes para que acabe el año y los nueve millones de pensionistas y los tres millones de empleados públicos que hay en España todavía desconocen cómo serán sus nóminas en 2020. Enredado en el reparto de ministerios con su socio Podemos y en lograr apoyos para la investidura con los independentistas catalanes Pedro Sánchez tiene pendiente decisiones que tienen en vilo a ambos colectivos, teniendo en cuenta que aún no ha aclarado qué referencia utilizará para aumentar las rentas de los mayores y, sobre todo, cuándo lo hará. Lo mismo ocurre con los empleados públicos, que saben que sus rentas aumentarán un 2% en línea con lo pactado entre el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro y los sindicatos, pero desconocen cuándo irrumpirá esta subida.

La única mención a la revalorización de las nóminas de los jubilados está incluida en el escenario remitido hace unas semanas a Bruselas, en el que se explicaba que la subida que se aplicará a los jubilados el próximo ejercicio es del 0,9%, un alza con el que el Gobierno pretende garantizar el poder adquisitivo, lo también significa que estima una inflación inferior al 1% el próximo año. Este incremento de las pensiones complementará al alza del 1,6% aplicado este ejercicio en un entorno de clara desaceleración de los precios, y, de producirse, supondrá que el colectivo habría ganado en 2019 en torno a un 1% de poder adquisitivo, un beneficio que quedará consolidado este año cuando se aplique el alza del 0,9%, porcentaje que equivale a unos 9 euros para una pensión media y tendrá un coste de 1.404 millones. Esta subida, en principio, cubriría las exigencias de los de Pablo Iglesias, que apuestan por la actualización con el «IPC real», un mecanismo que se propone blindarlo por ley.

Pero ¿qué ocurrirá si el Gobierno sigue en funciones en diciembre? Esta situación no impediría que pueda acometer la subida por la vía del decreto ley, como ya ocurrió con las entregas a cuenta a las comunidades autónomas que se aprobaron con la misma fórmula y estando en funciones. Fuentes cercanas al Ejecutivo consultadas por este periódico insisten en que están en plenas facultades para aprobar un real decreto ley, porque entienden que la subida de las pensiones es una medida de «urgente necesidad».

El presidente no está dispuesto a enfrentarse a los pensionistas, en pie de guerra desde que en 2017 comenzaran a movilizarse en el País Vasco, curiosamente donde se cobran las pensiones más elevadas de toda España. Sabe el poder que tienen y no puede permitirse que le pase factura. Este movimiento de protesta terminó siendo determinante en las maniobras previas a la moción de censura a Gobierno de Mariano Rajoy el 1 de junio de 2018. De hecho, el expresidente le ofreció al PNV un acuerdo presupuestario con una oferta cuya trascendencia e impacto económico no tardará en impactar en el ya débil sistema de pensiones: aceptó prescindir del Índice de Revalorización de las pensiones en 2018 y 2019, y cedió a posponer hasta 2023 la entrada en vigor del Factor de Sostenibilidad que tendría que haberse aplicado este mismo año.

Junto a ello entra otra variable que también repercute en que Sánchez incluyera en el programa del PSOE y anunciara en un mitin que subiría las pensiones en diciembre. Ningún partido estaría dispuesto a recurrir ante el Tribunal Constitucional la subida de nueve millones de pensionistas o la de tres millones de empleados públicos, pese a los límites de un Gobierno en funciones de utilizar la vía del decreto-ley para aprobar medidas.

¿Qué plazos maneja Sánchez? Lo más probable es que utilice el último Consejo de Ministros, que tendrá lugar el viernes 27 de diciembre, para dar el visto bueno a los incrementos que le habiliten para saltarse la ley del PP que establece que las pensiones públicas subirán solo un 0,25% siempre que la Seguridad Social esté en números rojos, como ocurre en la actualidad. Un déficit de unos 18.000 millones y una deuda de 50.000 millones tienen contra las cuerdas a un sistema que cada año empeora sus cuentas.

Ese último Consejo también se aprovechará decidir las bases de cotización y la subida del salario mínimo, la misma rutina que en 2018. Entonces se aprobó un «macrodecreto» en el que se incluyó la subida del 1,6% de las pensiones (3% para las mínimas) y el alza del 7% de la base máxima de cotización, además de una penalización para los contratos de corta duración.

Subir las cotizaciones es la medida más efectista para lograr ingresos, dado que cuanto más amplia sea la base de cotización, mayor será la aportación que tendrán que hacer los empresarios por sus empleados y, en menor medida, los trabajadores. Fuentes consultadas aseguran que es más que probable que para el año próximo el Ejecutivo recuerra de nuevo a subir los impuestos al empleo, hoy 6,6 puntos porcentuales mayores que la media de la UE.

Concentraciones
En el caso de los empleados de la Administración, el ministro de Función Pública, Luis Planas, señala que hasta que no se conforme un nuevo gobierno no se aprobará la subida del 2%, de forma que si se hace después del 1 de enero, el incremento se articulará de forma retroactiva para que se aplique desde dicho día. Una estrategia que eleva la presión hacia los grupos políticos para conformar gobierno, si bien desde fuentes del Ejecutivo señalan que llegado el caso lo podrían aprobar en funciones como decreto-ley apelando a la «urgente necesidad».

Ante la negociación política, el escenario ahora parece que se orienta a que se forme un Ejecutivo antes. Tanto CSIF como CC. OO. han convocado movilizaciones para pedir al Ejecutivo que apruebe esta subida ya. Este año los sueldos públicos han aumentado un 2,5%, pero para el próximo año el incremento que pactaron sindicatos y el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, recogía que este año el porcentaje fijo fuera menor. La subida se podía complementar con una parte que depende del crecimiento del PIB -que el próximo año suponía un punto-. Si la economía crece en 2019 un 2,1% como augura el Gobierno, los empleados públicos recogerían un aumento salarial adicional del 0,2% -equivalente a algo más de 300 millones-. Sin embargo, si crece un 2% como cree el consenso de analistas que recopila Funcas, no habría subida adicional más allá de este 2%.

Como fuere ambas medidas fueron incluidas por el Gobierno en la hoja de ruta que remitió a Bruselas para el próximo año. El plan presupuestario de 2020 recoge que el Ejecutivo gastará en ambas medidas 4.668 millones de euros: 3.264 millones en la subida de los empleados públicos y 1.404 millones para la subida de un 0,9% de las pensiones.
El número de nuevos jubilados registra la mayor caída en 13 años.
MENOS MAL QUE YA SE NOTA LA SANGRÍA QUE PROVOCÓ RAJOY.
Claro, ahora los socialistas les cuesta mucho darles la jubilación, los quieres tener trabajando hasta los 70 años, ¡ay, ¡ay, la ignorancia que atrevida es.
Pilar. Si tu marido pudo comprar él solo, un piso antes de la democracia, tuvo que tener un trabajo alto tambièn. Seguro que no era un zarramplin o un simple obrero. Se trabajaban más horas que las que tiene el día. Y no había vacaciones. Hoy a nadie le gusta vivir así, solo vivimos una vez, hay que repartir trabajo y disfrute.

Pregúntalè a Aznar por qué dejó a los bancos aumentar las hipotecas hasta 35 o 40 años. Aznar no es de izquierdas.
Yo creo que sabes que el aumento de años hace que el ... (ver texto completo)
¿Y a ti que narices te importa el trabajo que tuvo el marido de esta señora?, ¡métete en tus asuntos y no incordies!
Al que le importa gobernar es a Sánchez que ha hecho lo imposible por no salir de la Moncloa, la malo para él es que se la tiene que repartir con el comunista de Iglesias, dicen por ahí que harán cambio de colchones cada seis meses, ¡menuda la ha liado el señor de las tesis!
La 'bomba' del pacto Sánchez-Iglesias: su propuesta de pensiones quitará 830 euros a cada trabajador.

Si la medida no se paga subiendo cotizaciones, se financia vía deuda. Sin embargo, esto aumentaría el déficit un 48%, llevándolo al colapso.

Diego Sánchez de la Cruz -2019-11-13.

En el año 2013, el Partido Popular sacó adelante una reforma del sistema de pensiones que buscaba vincular la evolución de dichas prestaciones a la salud financiera de la caja de la Seguridad Social. Hasta entonces, era habitual vincular el aumento de las pensiones a la subida anual del Índice de Precios al Consumo (IPC). Sin embargo, lo cierto es que las pensiones se pagan con cargo a los ingresos de la Seguridad Social, obtenidos vía cotizaciones sociales, de modo que la única forma sostenible de aumentar las prestaciones es asegurar que los ingresos del sistema sean mayores que los gastos.

Durante el mandato del popular Mariano Rajoy, las pensiones subieron un 15,64%, mientras que el IPC aumentó un 6,9%. Sin embargo, en los últimos años de su etapa en Moncloa, la subida anual de las pensiones quedó moderada al 0,25%, puesto que el déficit acumulado en el sistema obligaba a contener el aumento de estas prestaciones para evitar el colapso financiero del modelo.

La congelación de facto del 0,25% empezó a caer en saco roto en 2016, cuando las protestas de la izquierda política y mediática invitaron a los populares a desmarcarse de dicha regla. En 2018, Rajoy tiró la toalla y, ante la dificultad para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado, acordó con el PNV un repunte de las pensiones ligado al IPC.

Aunque los populares afirmaron que la subida sería "puntual", su cesión dio aire a quienes piden que el sistema de pensiones vuelva a depender de la evolución del Índice de Precios al Consumo. De modo que no puede sorprender que esta propuesta forme parte del acuerdo suscrito esta semana por PSOE y Podemos para lograr la investidura de Pedro Sánchez como Presidente y poner marcha a un gobierno de coalición.

Para ser precisos, la recuperación del IPC como ancla de las pensiones viene recogida en uno de los puntos del acuerdo. Dicho epígrafe, referido a distintas cuestiones, habla explícitamente de impulsar el "blindaje de las pensiones de nuestros mayores" a base de "asegurar la sostenibilidad del sistema público de pensiones y su revalorización conforme al coste de la vida".

Según las estimaciones de Fedea, una medida así acarrea un desembolso extra de 327.000 millones de euros durante los veinte próximos años. Teniendo en cuenta que el déficit del sistema se acerca a los 18.000 millones, esto supondría añadir otros 16.500 millones al descuadre de la Seguridad Social.

Dicho de otro modo: si Sánchez e Iglesias cumplen su promesa de ligar pensiones a IPC, se producirá un aumento del 48% del saldo negativo que hoy arroja la diferencia entre los ingresos y gastos de la caja de las pensiones. En esencia, esto parece suficiente para asegurar la quiebra definitiva del sistema, puesto que generaría unas tensiones financieras de financiación insalvables.

Habría una alternativa a este escenario: subir las cotizaciones sociales para generar los 16.500 millones de euros de gasto adicional exigido por la recuperación de la indexación al IPC. ¿Qué coste tendría dicho aumento? Teniendo en cuenta que España tiene 19,9 millones de trabajadores ocupados, la subida media sería de 830 euros por asalariado.
SEGÚN BBVA PENSIONES.

Cada pensionista recibe de la Seguridad Social un 30% más de lo cotizado durante su vida laboral.

DANIEL VIAÑA.

Madrid.

Miércoles, 13 noviembre 2019 - 02:40.

Una parte muy notable de los trabajadores -y de los propios pensionistas- tiene la seguridad de que su aportación a la Seguridad Social durante la vida laboral supera, con creces, lo que posteriormente recibirá a través de la prestación por jubilación. Así lo evidencian trabajos como el de BBVA Pensiones, que ayer publicó una encuesta realizada entre ciudadanos de la generación del baby boom y en la que el 72% de los entrevistados asegura que recibirá menos de lo aportado mediante cotizaciones sociales. Y sin embargo, según los cálculos del mismo organismo, la realidad es que «cada pensionista recibe, de media, un 30% más de lo cotizado en su vida laboral».

«Tres años de cotización financian aproximadamente un año de pensión. Por tanto, una carrera de 40 años financiaría 13 años de pensión, pero la duración media de la pensión por jubilación ronda actualmente los 17 años», añaden desde el Instituto BBVA de Pensiones.
Cuando alguien dice lo que ha conseguido la izquierda, me quedo perpleja.... Mirar, aqui hay personas de diferentes edades y opiniones, todas por supuesto respetables, pero mi experiencia personal: yo pregunto: Cuantos pantanos, autopistas, pagas extras, colonias gratuitas, vacaciones pagadas, viviendas oficiales para el trabajador normalito... Han hecho estos Srs. El estado de las autonomías, lo ha desfigurado todo, para que unos estubiesen calladitos se les fué dando competencias y ya vemos el ... (ver texto completo)
Buenos días PilarSM. Te doy un fuerte aplauso por tu mensaje, ¡cuanta razón llevas!, plas, plas, plas, plas.

Un saludo.
Las pensiones deben seguir como están. Lo importante y lo único negociable es buscar dinero para que sea posible. Si las cotizaciones de los trabajadores no son suficientes, hay que buscar el dinero en otro lado, nada más. El déficit se crea no dándole solución. Los pensionistas, como se han ganado sus pensiones no crean nunca déficit. El déficit lo crea una mala política no los pensionistas.
Nada de eso, no estoy de acuerdo, lo que hay que hacer es que los pensionistas vuelvan de nuevo a su trabajo, es muy cómodo estar cobrando un sueldazo de pensión y los pobres políticos todo el día sudando del trabajazo que llevan, o sea, esa es la única solución, y si se pudiera también hay que subirle los salarios a estos jóvenes políticos de tan alto nivel.
La factura de las pensiones supera este mes la cifra récord de 20.000 millones.

El pago deja con apenas 1.500 millones el Fondo de Reserva y liquida el crédito de 13.830 millones que asumió este año la Seguridad Social con el Tesoro.

Susana Alcelay.

MADRID Actualizado: 04/11/2019 02:17h.

La cifra de pagos que debe afrontar este mes la Seguridad Social para cumplir con los pensionistas vuelve a encender todas las alarmas. Pese al fuerte tirón de los ingresos, que crecen cerca del 8%, el sistema es incapaz de hacer frente al pago de las nóminas de los mayores con las cotizaciones que ingresa de los trabajadores en activo. Junio como noviembre son dos meses del año muy complicados para las finanzas públicas, dado que es preciso desembolsar la doble nómina que cobran los jubilados, lo que produce, de forma recurrente, fuertes tensiones de tesorería por la falta de fondos.

Cada mes son necesarios cerca de 9.800 millones para pagar la factura de las pensiones, cifra que rozará los 20.000 millones en noviembre teniendo en cuenta que también se liquidará el IRPF de las prestaciones. Los casi 8,8 millones pensionistas cobran en España 9,8 millones de pensiones, un 13% más que en 2009 (ver gráfico adjunto), lo que cada año profundiza el desfase entre ingresos y gastos, que supera los 17.000 millones, y engorda la deuda.
¿Hay alguno de izquierdas que haya renunciado a las pagas extras?
Ángel, ese mensaje tiene que pasarlo al apartado de CHISTES, como chiste está genial, jajajajaja

Saludos.
Tres de cada cuatro euros de pensión podrían no tener cobertura financiera en 2050.

Los actuarios aseguran que el sistema de pensiones es muy generoso y no es sostenible financieramente.

Susana Alcelay.

MADRID. Actualizado: 30/10/2019 11:36h.

Si no se acometen reformas en 2050 el índice de solvencia del sistema de pensiones, el que mide su capacidad para hacer frente a sus obligaciones de pago, se reduciría un 24,5%. Esto significa que más del 75% de los compromisos del sistema podrían quedar sin cubrir en el escenario más benévolo. Es la principal conclusión de un estudio realizado por el Instituto de Actuarios Españoles (IAE) y coordinado por Enrique Devesa, profesor titular de Economía Financiera y Actuarial.

El Instituto asegura que cada euro de pensión de jubilacion tiene un coste de 1,28 euros, lo que, ha afirmado, ataca la línea de flotación de la sostenibilidad del sistema. El experto también ha añadido que revalorizar las pensiones con el IPC generará un déficit contributivo permanente que, en términos de POB, será del 4,19% y del 4,87% en 2050.

Concluye el IAE que el actual sistema no es eficiente ni sostenible financieramente y es muy generoso si se compara con el que tienen otros países. «Las prestaciones comprometidas por el sistema con cada individuo difícilmente se corresponden con las aportaciones efectuadas por ese individuo», han añadido.

Por último el IAE reclama transparencia para el sistema y rigor técnico, además de la inclusión de una fuente independiente, rigurosa y capaz que elabore y supervise la información a medio y largo plazo.
Una gran mayoría dice que el campeón de la mentira es Pedro Sánchez, ¿por qué será?
Lo deberá llevar en el ADN, para eso es doctor en plagiar todo lo que pilla.
PENSIONES.

La pensión de los jubilados crece más del doble que los salarios y muy por encima de la inflación.

La media de las pensiones sube un 3,75% en un entorno de moderación salarial y con el IPC en mínimos desde 2016.

30 agosto, 2019 03:21.

María Vega.

Los pensionistas están ganando poder adquisitivo a una velocidad muy superior a la de los trabajadores en activo en España. En un momento en el que la moderación salarial vuelve a estar sobre la mesa por el enfriamiento de la economía, el monto de la pensión media en España ha subido en el último año un 3,75%, hasta 992,35 euros al mes, según los datos difundidos esta semana por el Ministerio de Trabajo.

Se trata de una mejora del poder adquisitivo para los pensionistas muy superior a la lograda por los trabajadores en ese mismo periodo. El incremento de los salarios en España ha sido del 1,7% en el último año (datos de junio a junio), según los últimos cálculos del Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo.

Además, la subida se produce en un periodo en el que los precios han dado tregua al bolsillo de los ciudadanos. El IPC adelantado que ha publicado el INE este jueves confirma que la inflación se ha desinflado hasta niveles mínimos desde septiembre de 2016.

Es más, el coste de la vida en España ha caído un 0,1% entre julio y agosto y la llamada 'cesta de la compra' es tan solo un 0,3% más cara que hace un año.
El próximo año dicen que a los jubilados les subirán la pensión, lo que no dicen es a donde la subirán ¿?
La falta de Gobierno deja en el aire la revalorización de las pensiones para 2020.

Los pensionistas aún no saben a cuánto ascenderá su prestación el año que viene.

ABC.

Madrid.

Actualizado:

08/08/2019 10:55h.

La falta de Gobierno mantiene en vilo a los casi 9 millones de pensionistas que hay en España porque a falta de algo más de cuatro meses para que termine el año todavían no saben cuánto se revalorizará su pensión en 2020. A día de hoy, por la parálisis gubernamental, esta subida sería del 0,25%, como así lo estipula el índice de revalorización que aprobó el Partido Popular en 2013. Esta norma fijaba mediante una cuenta matemática que tomaba las cuentas de la Seguridad Social, y mientras esta saliera deficitaria las pensiones solo podían subir un 0,25%. Una subida que provocaría la pérdida de poder adquisitivo si tal y como se prevé el IPC sube en 2019 hasta más de un 1%.

Desde que se aprobó el índice de revalorización de las pensiones hace ya seis años, los pensionistas no tuvieron muchos problemas con la cuantía con la que se incrementaba su prestación. Esto fue así porque mientras esta subía un 0,25%, su poder adquisitivo no se vio dañado desde 2014 hasta 2016, ya que el IPC bajaba año a año. Sin embargo, esto no fue así en 2017, donde los precios subieron un 2%, un hecho que provocó que los pensionistas perdieran 1,75% de poder adquisitivo. Una circunstancia que llevó a los pensionistas a organizar protestas por toda España para pedir que las pensiones se ligaran al IPC.

Ante este panorama, el por entonces ministro de Hacienda Cristóbal Montoro tuvo que poner en los Presupuestos de 2018 una subida del 3% a las pensiones mínimas y un 1,6% para el resto para los años 2018 y 2019. Una subida que aumentó aún más el Gobierno de Pedro Sánchez cuando aprobó un decreto ley para ligar la subida de las pensiones este año al 1,7% del IPC, por lo que se incrementaron una décima más todavía.

Sin embargo, las leyes aprobadas solo fijaban cuánto se revalorizaban las pensiones hasta 2019. Por tanto, ante la parálisis gubernamental, para 2020, si no hay ningún cambio, volvería a tomarse como referencia la norma de 2013 que fija la subida de las pensiones en un 0,25%. Y es que con el Gobierno en funciones, el único método posible para sacar adelante una nueva revalorización sería aprobar un decreto ley que tendría que aprobar el nuevo Parlamento. Así, el fracaso de la formación de Gobierno de Sánchez ha dejado en «stand by» la reforma de las pensiones, que mantiene un agujero en las cuentas de la Seguridad Social de más de 19.000 millones de euros.

Formación Pacto de Toledo.

Mientras tanto, la comisión del Pacto de Toledo, encargada de alumbrar las recomendaciones que guíen la reforma de un sistema sobre el que pesa un déficit de 19.000 millones, sigue sin formarse después de que se disolviera el pasado mes de febrero tras no llegar a un acuerdo. Ayer, el Partido Popular pidió que se retomara «con urgencia» este trabajo y para ello registró un escrito ante la Mesa del Congreso en el que reclamaban la puesta en marcha de comisión de seguimiento y evaluación de los acuerdos del Pacto de Toledo en la Cámara Baja. Sin embargo, no parece que la formación de la mesa se consiga realizar en un corto espacio de tiempo.
PARA 2020.

La falta de Gobierno limita al 0,25% el incremento de las pensiones y paraliza la subida de los funcionarios.

DANIEL VIAÑA.

Madrid.

Lunes, 5 agosto 2019 - 02:06.

La aplicación del acuerdo de subida para los trabajadores públicos o un incremento superior para los pensionistas sólo puede ser aprobado por un Ejecutivo con plenas funciones.

Sin un Gobierno con plenas funciones, la subida de las pensiones para el año que viene se limitará al 0,25% que marca la ley y los funcionarios, a pesar del acuerdo existente para un plan de mejora trianual que incluye 2020, no registrarán ningún tipo de incremento salarial. La razón es que ambos procesos precisan de una capacidad de actuación que un Ejecutivo provisional no tiene, por lo que si el actual bloqueo político se prolonga, tanto trabajadores públicos como pensionistas se verán directamente afectados.

En el caso de los pensionistas, la legislación que sigue vigente es la que incluye que, en caso de déficit del sistema, las prestaciones sólo se incrementarán un 0,25%, esto es, el índice de revalorización de las pensiones. En 2018 y 2019, y como consecuencia de las negociaciones del Gobierno de Mariano Rajoy con el PNV para conseguir su apoyo para los Presupuestos de 2018, se estableció que la mejora sería del 1,6%.

El año pasado, y tras el cambio de Ejecutivo, Pedro Sánchez decidió llevar más allá la subida, hasta el 1,7%, para "evitar la pérdida de poder adquisitivo" de los pensionistas. Y para este, el incremento ya aplicado del 1,6% no sólo permitirá que las pensiones mantengan su poder sino que les reportará una notable ganancia ya que la inflación no superará el 1%, según las estimaciones del Banco de España o de la Comisión Europea.

Pero para 2020 no hay ninguna medida aprobada, y un Gobierno en funciones no puede tramitar "una norma con rango de ley que permita elevar la subida", tal y como explica Carlos Bravo, secretario de Políticas Públicas y Protección social de CCOO. Por ello, en caso de que el bloqueo permanezca, la subida será del 0,25%.

Los funcionarios, por su parte, cuentan con el mencionado acuerdo que firmó el ex ministro Cristóbal Montoro con los representantes sindicales, y por el que se estableció una subida salarial del hasta 1,95% en 2017; de entre 2,25% y el 2,75% para este ejercicio; y un mínimo del 2,3% y un notable máximo del 3,85% en 2020. Para llegar a ese máximo se tendían que cumplir una serie de variables que se antojan complicadas que se den en su totalidad, pero sí es probable que una parte de las mismas se alcancen, como por ejemplo el 0,5% ligado al déficit.

Sin embargo, poco importará que se cumplan o no si no hay un Ejecutivo que tenga capacidad legislativa y dé validez al acuerdo, señalan fuentes sindicales. Tampoco sería posible, añaden, una prórroga de la subida de este año, sino que lo que ocurriría es que los funcionarios no tendrían ningún tipo de mejora.

¿ELECCIONES EN NOVIEMBRE?
Resulta complicado pensar, cierto es, que en todo 2020 no se forme ningún Gobierno, pero los precedente recientes demuestran que la fragmentación parlamentaria ha dificultado y prolongado mucho los procesos de constitución de los diferentes Ejecutivos. Ahora mismo, no es sencillo que Pedro Sánchez logre ser investido en septiembre, situación que provocaría la celebración de unas nuevas elecciones en noviembre.

Llegado a esa punto, tanto pensionistas como funcionarios comenzarían el año con un subida del 0,25% y sin ninguna mejora, respectivamente, y solo podrían aspirar a una mejora retroactiva a lo largo del próximo ejercicio en el momento en el que el Gobierno pueda aprobar las diferentes medidas o la incluyas en sus Presupuestos.

Existiría una posibilidad de frenar esta situación, añaden fuentes sindicales, que pasaría por la presentación de un proyecto o una proposición de ley por parte de algún grupo en el Congreso. Pero esto debería realizarse antes de una posible disolución de las cortes, algo que ocurrirá a finales del mes que viene si Sánchez no es investido. Y, además, ni si quiera existe una posición consensuada sobre cuál debe ser el incremento de las pensiones, por lo que los propios sindicatos consideran muy poco probable esta vía.

De este modo, el bloqueo político provocará un nuevo e importante problema y pensionistas y funcionarios se sumarán a una lista en la que ya está, por ejemplo, las comunidades y los 4.700 millones que deben recibir este año de las entregas a cuenta o los propios Presupuestos Generales del Estado.