Foro Común


Mensajes de Democracia enviados por Triana:

Una infamia para la democracia.

Es impensable que el separatismo y la extrema izquierda dejen caer a Pedro Sánchez a corto plazo. Tienen con él una mina de oro en La Moncloa.

ABC.

Actualizado:

20/10/2018 10:30h.

El Gobierno no puede pretender que la opinión pública secunde obedientemente sus mentiras. Pablo Iglesias negoció ayer con Oriol Junqueras los votos de ERC a los Presupuestos Generales del Estado con el beneplácito de Pedro Sánchez. Cualquier otra interpretación sería absurda y demostraría no conocer la experiencia que acumula este gabinete en faltar a la verdad. Sánchez maltrató a la opinión pública cuando afirmó en Bruselas que «en nombre del Gobierno sólo negocia el Gobierno», porque lo cierto es que Pablo Iglesias está funcionando como un testaferro del Ejecutivo para el trabajo sucio de entrar en una prisión y sentarse a negociar con un golpista. La falta de respeto a la inteligencia de los ciudadanos es una constante en la propaganda de este Gobierno desde que tomó posesión y negar lo evidente -que Iglesias acudió ayer a la cárcel de Lledoners con la bendición de Sánchez- sólo aumenta el perfil falsario de la comunicación gubernamental.

Iglesias representó ayer, un día infamante para la democracia, la regla básica del juego político de Sánchez: todo vale, no hay límites éticos, la conservación del poder lo justifica todo. Mientras el Tribunal Supremo prepara el juicio oral contra Junqueras y el resto de los golpistas, el Gobierno actúa a la contra y manda a Iglesias a negociar con un jefe de la banda. Así no se respalda a la justicia en su mayor reto desde el 23-F. En el plano internacional, será más difícil que la UE vuelva a apoyar incondicionalmente a España frente al golpe independentista si repara en que es el Gobierno el que acaramela a los líderes golpistas.

Es impensable que el separatismo y la extrema izquierda dejen caer a Sánchez a corto plazo. Tienen con él una mina de oro en La Moncloa, aunque haya barones territoriales del PSOE que, cumpliendo su rol tan testimonial como irrelevante, aseguren que no habrá cesiones. El hecho de negociar con Junqueras en la cárcel es en sí una de la mayores cesiones que podría hacer el Gobierno, la de legitimar a los golpistas, para aparentar que no son tan golpistas, que no merecen tanta prisión provisional y que no deben ser acusados tan gravemente por la Fiscalía.

Y ante tanta deslealtad, de nuevo la voz del Rey marca la que es la posición mayoritaria de los ciudadanos y que debiera ser la línea maestra en la defensa de la unidad de España, el Estado de Derecho y la democracia que sostiene nuestra libertad y soberanía. Como ayer recalcó Don Felipe, «la Constitución, fruto de la concordia entre españoles, significa para España democracia y libertad». Nuevo aldabonazo de Felipe VI frente a quienes maquinan la destrucción de España y quienes les legitiman con visitas tan infames como la ayer cursada a la prisión de Lladoners.
Sí.
Significado de Democracia.

Qué es Democracia:

La democracia es una forma de gobierno del Estado donde el poder es ejercido por el pueblo, mediante mecanismos legítimos de participación en la toma de decisiones políticas.

El mecanismo fundamental de participación de la ciudadanía es el sufragio universal, libre, igual, directo y secreto, a través del cual elige a sus dirigentes o representantes para un período determinado. Las elecciones se llevan a cabo por los sistemas de mayoría o representación proporcional, o combinación de ambos.

El máximo representante de los ciudadanos en una democracia es quien ejerce el poder ejecutivo, es decir, el presidente del gobierno. No obstante, otros cargos ejecutivos de rango regional o local, lo mismo que cargos legislativos, son también atribuidos democráticamente mediante el voto. En este sentido, la democracia es también el gobierno de las mayorías, pero sin dejar de lado los derechos de los individuos ni desatender a las minorías.

La democracia, como sistema de gobierno, puede existir tanto en un sistema republicano como en uno de carácter monárquico de tipo parlamentario, donde en lugar de la figura de presidente existe la de primer ministro, con atribuciones muy semejantes.

Vea también Las 7 características básicas de toda democracia.

La democracia, por otro lado, puede ser entendida como una doctrina política y una forma de vida en sociedad, y su principal función es el respeto por los derechos humanos, consagrados por la Organización de las Nacionales Unidas, la protección de las libertades civiles y de los derechos individuales, y la igualdad de oportunidades en la participación en la vida política, económica y cultural de la sociedad.

Como democracias son también designados los países que cuentan con esta forma de gobierno: “Las democracias del mundo piden justicia”. La mayoría de las democracias cuentan con una Carta Magna o Ley Suprema como guía para los legisladores y como garantía para los ciudadanos con el objetivo de hacer valer sus derechos y la actuación del gobierno actual.

El término democracia es extensivo a las comunidades o grupos de personas donde todos los individuos participan en la toma de decisiones: “Aquí se decide qué programa de televisión vamos a ver como en una democracia”.

Tomando en cuenta, lo dicho por Platón y Aristóteles, se puede considerar como democracia al gobierno de la multitud o de la mayoría.

Etimológicamente, la palabra democracia se encuentra en el griego “δημοκρατία” (democratía), y se compone de los términos “δῆμος” (démos), que puede traducirse como ‘pueblo’, y “κράτος” (krátos), que significa ‘poder’.

Democracia directa
Se dice que existe una democracia directa o pura cuando son los mismos ciudadanos, sin intermediación de representantes, participan directamente en la toma de decisiones de carácter político a través del voto directo.

En la democracia directa, se lleva a cabo ciertos mecanismos por medio del cual el pueblo participa de manera continua en el ejercicio directo de poder, como en el caso de la participación ciudadana, plebiscito, referéndum, iniciativa popular, entre otros.

La democracia directa es el modelo original de la democracia, practicado por los atenienses, en la Antigüedad. Hoy en día, la podemos encontrar en forma de asambleas vecinales o ciudadanas, así como en referendos de nivel local o nacional.

Democracia representativa o indirecta
La democracia representativa, también llamada indirecta, es aquella donde los ciudadanos ejercen el poder político a través de sus representantes, elegidos mediante el voto, en elecciones libres y periódicas. De este modo, el ejercicio de los poderes del Estado y la toma de decisiones deberá expresar la voluntad política que los ciudadanos han hecho recaer sobre sus dirigentes.

No obstante, la democracia representativa es el sistema mayormente practicado en el mundo, como por ejemplo: México, por ejemplo. Por otro lado, las democracias liberales, como la de Estados Unidos, suelen funcionar dentro del sistema representativo.

Democracia participativa
La democracia participativa es un modelo de organización política que otorga a los ciudadanos una mayor, más activa y más directa, capacidad de intervención e influencia en la toma de decisiones de carácter público.

La democracia participativa incorpora activamente al ciudadano en la vigilancia y control de la aplicación de las políticas públicas, procura que los ciudadanos estén organizados y preparados para proponer iniciativas o para expresarse a favor o en contra de una medida, y no limita su papel dentro del sistema democrático al ejercicio del voto, tal como se observa en Venezuela.
Sí.
Pues si, demasiado largo.