América Latina

Amigo, Angel, no lo eres mas, porque no te entrenas...

La OEA declara invasión militar a Venezuela o nada, no hay marcha atrás

Y como parte de este propósito de aislamiento internacional Washington está organizando la expulsión de Venezuela de la Organización de Estados Americanos (OEA), como hizo con Cuba hace 56 años.

El solo recordatorio de este hecho debería bastar para comprender que la buscada expulsión de Caracas con fines de derrocamiento del gobierno de Maduro correrá la misma suerte que la expulsión de Cuba: mucho ruido mediático pero pocas nueces.

De modo que, suponiendo que Washington consiga finalmente los votos necesarios para concretar la expulsión de Venezuela, EU estaría como al principio, como hace 19 años: en una guerra de baja intensidad que no logra el propósito buscado tan perruna como infructuosamente.

Frente a esta situación, a Washington sólo le queda la carta de la invasión militar directa, acción contemplada desde el ascenso del chavismo al poder en 1998.

Sólo que, a pesar de las engañosas apariencias mediáticas y de la satanización internacional de Maduro, hoy en día el chavismo se encuentra en mejores condiciones que nunca para sortear esa eventualidad.

Para empezar debe apuntarse la bien conocida reticencia de Donald Trump para embarcarse en una aventura militar. Ahí están los casos de Irán y Corea del Norte.

Y debe anotarse igualmente que Washington necesitaría la complicidad y participación directa con tropas sobre el terreno de otros gobiernos de la región. Pero una cosa es, como en el caso de México, votar por la expulsión de Venezuela de la OEA, y otra muy distinta mandar a morir a soldados y marinos mexicanos en una guerra injusta y ajena al interés nacional.

Y lo que se dice para el gobierno mexicano puede decirse para el de Brasil, Argentina y Colombia: desprestigiados, puestos contra la pared, en medio de severas crisis en lo político, lo social, lo moral y lo económico no parece sencillo que decidan participar con tropas en una empresa destinada al fracaso.

¿Se animarían Peña Nieto, Videgaray y Cienfuegos a mandar soldados a matar venezolanos? ¿Con qué respaldo popular? Está claro que se trata de un gobierno sumiso a EU, pero participar en una guerra de agresión contra un pueblo hermano parecen palabras mayores.

Incluso el mismo Videgaray ha dicho pública y sonoramente, como curándose en salud, que la solución al “problema” venezolano debe darse por la vía pacífica.

Por todo esto y mucho más para Washington es mejor opción continuar con sus presiones, guerra sucia y guerra económica contra el gobierno de Maduro. Y la maniobra yanqui en la OEA es prueba al canto.

Adicionalmente no existe en Venezuela una oposición organizada. Y ya están repuntando los precios del petróleo por encima de los 80 dólares por barril, lo que significa un alivio para la economía venezolana. Y tampoco se vislumbran en el horizonte indicios de sublevación militar y golpe de Estado.

Una cosa es lo que dice el aparato mediático internacional, y otra la realidad venezolana. El análisis frío de ésta permite suponer que Maduro sorteará nuevamente las amenazas que se ciernen sobre su patria.

Share this: Share via FacebookShare via GoogleShare via Twitter

BUENOS DIAS FERISA.

Parece mentira con los cambios que está habiendo en España y tú ausente.

Bienvenido, un saludo.

Hola, Mari, ya sabes que los cambios que estan habiendo en España son para intentar que no cambie nada, si es que lo consiguen. El bipartidismo PPSOE lo tiene atado y bien atado. El aparato del estado franquista esta aun funcionando a pleno rendimiento, un bipartidismo corrupto y corruptor, corrupto porque roba los dineros publicos y corruptor, porque corrompe las mentalidades de los españoles en concomitancia con los medios al servicio de la monarquia corrupta y corrompida por tradiccion, una cuestion de herencia.

No tengo ninguna esperanza que este Pedro, haga mas que lo que hizo Rajoy, quedando en el ridiculo mas sonoro. Un gobierno tecnocratico politicamente hibridado del propio bipartidismo que pretende encubrir los asuntos mas turbios del postfranquismo.

Enfin, Mari, que por lo que estoy constatando, este gobierno, no va ha hacer absolutamente nada que vaya a cambiar la situacion de los parados, de los desahuciados, de los pensionistas, de los que trabajan en consdiciones de miseria y estrema explotacion por un salario que no le permite siquiera alimentarse.

No tengo gran cosa que decir, solemos tener lo que nos merecemos y, cuando nos merezcamos otra cosa, ya se hara lo que se tenga que hacer para que eso se haga realidad, mientras tanto, a joderse y aguantarse.

Un saludo

Sr. Ferisa: Si no tiene confianza en el PSOE y lo mismo sucede con el PP, ¿acaso, por ventura, será usted partidario de PODEMOS? No hay otro partido, solo PODEMOS PARA USTED, pues vamos bien, si señor, que la santa Lucía cure sus ojos. Porque mientras no gobierne su partido, lo mismo le digo: AJO Y AGUA.

¡Ah!, sigo con el dedo fuera de órbita, la luna y los testamentos que nos mete. ¡Hable un poco de el vino, el pan, los murciélagos, hable de los que no teniendo ni puñetera idea de la política están ahí durante 4 años comiendo de la sopa boba, hable, del tiempo, hable de la paz, hable de las mujeres... pero, ¡hombre!, cambie el paso, que llevo aquí varios años y siempre con la misma tabarra, como siga así en vez de un dedo pondré dos y dos lunas.

Amigo, Angel, no lo eres mas, porque no te entrenas

Un saludo
Respuestas ya existentes para el anterior mensaje:
Voy a contratarte como entrenador. Cuando se dice la verdad y se ve la realidad de los hechos políticos de los cuales, no es que seas adicto a esas ideas, es que no sabes ni lo que dices, ni lo que cuentas porque son ideas que han perdido el norte (como tú).

Decir que no estoy de acuerdo contigo en nada... te fastidia, por no decir otra palabra.

Posiblemente sea tonto, pero TANTO, no hombre y, si no estoy de acuerdo con lo que dices, la frasecita viene al pelo: ajo y agua.

Lo dicho, deja tu política barata de saldo callejero, ha caducado.

No te preocupes por mí, tú di lo que quieras que yo hará lo propio.