El fracaso de los juegos Olímpicos


Un detalle importante a destacar de los juegos de Barcelona 92, en 1985 presento su candidatura y gano frente a ciudades tan prestigiosas com: Paris y Amsterdan, por aquellos años el presidente del COI era el insigne catalan, José Antonio Samarach, un detalle con mucho peso.
¡Con lo fácil que es hablar en la lengua original de cada uno!, A Ana Botella nadie le explico que los señores del COI tenían cascos con traducción simultania, por lo que aunque hubiese hablado español, todos se hubiesen enterado de su mensaje, y que los experimentos es mejor dejarlos para las clases, por que mira que hizo el ridículo la pobre (hasta casi me da pena), lo jodido del asunto es que es un circo verla en la mesa, no se ponía los cascos de traducción simultania cuando hablaban en inglés, ... (ver texto completo)
CORZÓN. No creas que Ana Botella no sabe inglés. No lo pronuncia mal. Lo habla mejor que muchísimos de los que la atacan y critican. Los que están en contra de ella, seguro que no saben ni como se dice en inglés: ADIÓS.

A lo más que llegan a saber es a traducir: The end. Y con grandes apuros. ¡Coño!, si no saben el castellano, qué leches van a saber inglés.

Por supuesto, si lo hubiera dicho todo en castellano, mejor, sin duda.
¡Con lo fácil que es hablar en la lengua original de cada uno!, A Ana Botella nadie le explico que los señores del COI tenían cascos con traducción simultania, por lo que aunque hubiese hablado español, todos se hubiesen enterado de su mensaje, y que los experimentos es mejor dejarlos para las clases, por que mira que hizo el ridículo la pobre (hasta casi me da pena), lo jodido del asunto es que es un circo verla en la mesa, no se ponía los cascos de traducción simultania cuando hablaban en inglés, por lo que no se enteraban de lo que le preguntaban y en cambio se los ponía cuando sus compañeros oradores hablaban en español. ¡Todo un circo vamos!, por lo que no es extraño que ahora sea el centro de atención y la diana de las burlas en los chistes fáciles que surgen en las redes sociales. Pero si que he podido ver que otros líderes políticos tienen de todo menos vergüenza. No estar atentos cuando intervenían otras autoridades, estar "papando moscas" o estar hablando entre ellos cuando por ejemplo intervenía el Príncipe Felipe, como se recoge en muchos medios cuando Leticia tuvo que mandarlos callar. ¡En fin que la diplomacia y el respeto tampoco es un fuerte en la clase política!. Y por favor que alguien le diga a nuestros representantes, que no es "obligatorio" saber hablar inglés en este tipo de actos, en los que no se representa a los países anglosajones, sino a España donde se habla castellano.
CORZÓN. Tendrán algún ramalazo de autoridads, pero de ahí a decir que es un gobierno fascista, media un abismo.

Por otro lado y volviendo a los juegos, escuché (no recuerdo dónde) que el Comité también tuvo en cuenta las manifestaciones y huelgas que casi todos los días tenemos, más de una.

Un saludo.
No es nada nuevo y más siendo un Gobierno manejado por el Opus.
Sobre las huelgas, suerte tienen que han sabido comprar a los sindicalistas corrompidos, sino otro gallo nos cantaría
Madrid2020 ABC

Madrid 2020: Las razones de una sorpresiva derrota olímpico

Un artículo publicado en un medio español podría haber desatado la ira de los miembros del COI. Por su interés, reproducimos la iformación publicada por el diario «La Nación»

Madrid 2020: Las razones de una sorpresiva derrota olímpica

La inesperada eliminación en primera ronda llegó tras 72 horas de tensión sin límites para Madrid 2020. Sus máximos responsables llegaron a Buenos Aires convencidos de que estaban por delante de Tokio y, horas antes del triunfo de hoy, ya no sabían que creer.

El final fue cruel: una eliminación en primera ronda ante Estambul y en una votación de desempate. En los días previos había pasado de todo, y nada demasiado bueno.

«Juan, ¿qué es ese artículo?». La voz del presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) sonó en el auricular del teléfono móvil de Juan Antonio Samaranch (hijo), dando forma a los peores pronósticos de Madrid 2020.

Rogge quería saber si Madrid había tenido algo que ver con lo publicado por el periódico español «El Mundo», que el miércoles sacudió al COI con un titular en primera plana y a cuatro columnas: «50 de los 98 miembros del COI han prometido votar a Madrid».

Samaranch le juró que no, porque en Madrid se asegura que nadie filtró ninguna lista con nombres al periodista autor del artículo. Y Rogge le creyó a tal punto que en su rueda de prensa de ese mismo día fue gentil con la capital española. Conoce cómo es la votación de una sede olímpica. Es secreta y electrónica

« ¿Si esto va a afectar a Madrid? Mi respuesta es no. Mis colegas tampoco creen en estas listas de votos para una candidatura, así que definitivamente no».

Pero el daño ya estaba hecho y los demonios desatados. Algunos de los asesores olímpicos de Madrid 2020 comenzaron a aterrorizar a sus jefes, al punto de asegurar que el artículo publicado ofendía a los miembros del COI y que su aparición le costaría diez, o incluso 20 votos a la candidatura.

Desde entonces, el ambiente en Madrid 2020 cambió radicalmente. Pese a que un asesor les envió un memorandum sugiriéndoles sonreír y transmitir naturalidad, los gestos tensos entre sus integrantes eran visibles en el mismísimo «lobby» del Hotel Hilton, y la desesperación por los supuestos votos perdidos crecía.

Estambul y Tokio, positivamente sorprendidas por la inesperada novedad, seguían expectantes la evolución de los hechos.

El mal ambiente se profundizó cuando uno de los asesores especiales de Madrid 2020, hombre de larga experiencia en candidaturas olímpicas, cometió un error. Deseoso de recuperar el supuesto terreno perdido, encaró personalmente a la carta ganadora del equipo: el Príncipe Felipe.

La entrevista

El asesor le pidió que ofreciera una entrevista en profundidad a un importante medio anglosajón, pero la idea no tuvo recorrido. Uno de los asistentes de Don Felipe le advirtió molesto a Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español (COE) y jefe de la candidatura, que no era forma de abordar al Príncipe.

Y Blanco estalló, enzarzándose en una acalorada discusión con el asesor estratégico, al que prohibió volver a acercarse al Príncipe. Horas antes, el asesor en cuestión había llevado a cabo minuciosos y secos interrogatorios a miembros de la candidatura, obsesionado con saber el origen de la supuesta «filtración».

Blanco estaba convencido, pese a todo, de que el artículo de «El Mundo» no tendría influencia alguna, aunque no podía abstraerse de la tensión reinante.

«Me molestó que apareciera mi nombre atribuyéndome un voto», dijo a DPA un influyente miembro del COI, que sin embargo aseguró que no cambiaría su elección. «Ni me ofende, ni me afecta», añadió Richard Peterkin, miembro del COI por la diminuta isla caribeña de Santa Lucía, antes de añadir una broma: le gustaría ser capaz de leer el pensamiento de sus compañeros en el COI, tal como sugiere que hizo el autor del artículo.
MADRID 2020 MÁS DE 300 PERSONALIDADES VIAJARON A BUENOS AIRES

No es de sorprender que el elevado gasto que pudo suponer una expedición de tales magnitudes pudo ser tomada por algunos jueces del COI como un espejo de la sociedad española y su clase política, donde un reducido grupo de políticos y deportistas de éxito andan viajando en ‘business class’ mientras el resto del país vive acuciado por los recortes y aspirando a organizar unos Juegos Olímpicos más por hecho de la reactivación económica que por asuntos puramente deportivos.
El grueso de la expedición española aterrizó el pasado jueves en Buenos Aires en un carísimo vuelo privado medio vacío fletado para la ocasión por Air Europa y decorado en su exterior con el logotipo de Madrid 2020. En ese vuelo viajaban 174 personas entre deportistas, personalidades y periodistas; cantidad que iba a duplicarse una vez llegado al hotel de concentración donde se unirían al resto del grupo.

Allí en Buenos Aires les esperaban desde hace algunos días los Príncipes de Asturias, llegados por separado y en dos vuelos diferentes con apenas 24 horas de diferencia, acompañando a los responsables de Madrid 2020 entre los que destacaba su presidente Alejandro Blanco o la alcaldesa Ana Botella.

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy tuvo que acudir también para la ocasión aunque más tarde y por su cuenta desde la ciudad rusa de San Petesburgo, después de participar en la cumbre del G20 durante los días anteriores.

Una vez en Buenos Aires el grupo español decidió hospedarse en un ostentoso hotel de cinco estrellas, el NH City Tower, localizado a escasos metros de la Casa Rosada argentina, cuartel general de la presidencia del país.

Conocida la derrota y dispuestos a volver a España, tal fue la comitiva que no fueron capaces de reubicarse juntos en el vuelo de Buenos Aires-Madrid, al resultar insuficientes las 299 plazas del avión privado contratado para esta empresa. Según fuentes municipales “desde principio de agosto se hizo la previsión entre las distintas administraciones y Madrid 2020 de organizar el regreso aprovechando plazas disponibles en otros vuelos dado que en el vuelo chárter que se fletó habían de incorporarse muchas personas desplazadas con anterioridad a Buenos Aires”.

Ignacio González, Presidente de la Comunidad de Madrid, fue uno de los que no logró acoplarse en el vuelo de vuelta a Madrid, aunque no tuvo inconveniente alguno en compartir el avión privado con Florentino Pérez pese a su condición de cargo público, siendo éste el presidente del Real Madrid y de una de las constructoras más activas e importantes del país, desplazado también al país sudamericano para apoyar la candidatura. La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, decidió subirse al avión de Rajoy.
DESCUBRE TODO SOBRE 2020, UN ASESOR QUE COBRO 2 MILLONES € Y UN MINISTRO QUE DICE QUE ES MUY GUAPO

El asesor estadounidense contratado por la candidatura resumía así la caída de la candidatura en la primera ronda

Uno de los asesores contratados por Madrid 2020 para dirigir su campaña internacional, el norteamericano Terrence Burns, respondía: "Ahora sabéis de qué va este negocio", contaba tras la derrota española. Burns fue fichado por dos millones de euros, según cuentan fuentes municipales, para ganar la candidatura. Este consejero siempre impone su manera de trabajar y se ha convertido en una de esas figuras que saltan de candidatura en candidatura, mirados como gurús de los vericuetos del Comité Olímpico. Con el cadáver aún caliente resumía así la jugada: "No se podía haber hecho un mejor trabajo". Su concurso ayudó a ganar a Sochi, Vancouver y Pekín. No a Madrid.
El restaurante donde siguieron la votación Rajoy, el príncipe de Asturias, el presidente del COE, Alejandro Blanco, y la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, sufrió una estampida cuando Jaques Rogge, el presidente del COI, proclamó que "Madrid no participará en la siguiente ronda". La gran pantalla de televisión se convirtió en el epicentro de un tsunami que despobló el espacio en un segundo. Sólo permanecía la figura abatida de una leyenda del tenis, Manuel Santana. Sentado y con la mirada perdida. Dos horas y media después, Blanco declaraba: "Podremos perder, pero no ser vencidos". Y rompía a llorar. La comparecencia de Botella y Blanco se convirtió en un funeral en la que no se admitieron preguntas de los periodistas.

El ministro de Asuntos Exteriores, Margallo aportó una reflexión sobre la derrota: "Yo también me creo muy guapo y no todo el mundo me quiere". El medallista de oro olímpico Fermín Cacho era más beligerante: "Sólo puedes pensar que todo es una farsa". Existía el convencimiento de que se iba a ganar. Hasta el punto de que la nómina de invitados al cóctel de cierre en la delegación española fue engordado hasta 300 personas a última hora, según fuentes de la candidatura. Al final no hubo apreturas.

"El empate presagiaba lo peor" reconoció a este cronista el exsecretario de Estado para el Deporte Jaime Lissavetzky. Se refería a la igualada entre Madrid y Estambul para acompañar a Tokio en la ronda final. Los voluntarios de la oficina lloraban desconsolados. Rajoy consolaba a la alcaldesa Botella, que no emitía palabra aunque mantenía una sonrisa en la cara. "Qué vamos a decir si son 96", se encogía de hombros el jefe del Ejecutivo en referencia al número de votantes del COI.
La portada de El Mundo que hizo daño

El proyecto de montar los JJOO en Madrid se diluye. Se suponía que el COI debía muchos favores al presidente del Comité Olímpico Español pero le han pasado factura, según contaban fuentes municipales. Trabajadores de la oficina M2020 explicaron cómo han visto a Blanco acudir a "apagar fuegos" con las federaciones deportivas internacionales de Suramérica y en especial con un feo asunto de la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales. "Rogge le pidió que mediara para que el presidente Vázquez Raña saliera. Y así lo hizo".
Sin embargo, fuentes municipales han asegurado a eldiario. es, que la portada de El Mundo que rezaba: "50 de los 98 miembros del COI han prometido votar a Madrid" hizo "mucho daño a la candidatura". "Jacques Rogge llamó a Juan Antonio Samaranch para quejarse", explican. Y achacan la fuente de la información al presidente del COE y de Madrid 2020.
La candidatura invitó a los medios de comunicación interesados en enviar a sus reporteros a Argentina para asistir a la elección de la sede de los Juegos de 2020.
CORZÓN. Tendrán algún ramalazo de autoridads, pero de ahí a decir que es un gobierno fascista, media un abismo.

Por otro lado y volviendo a los juegos, escuché (no recuerdo dónde) que el Comité también tuvo en cuenta las manifestaciones y huelgas que casi todos los días tenemos, más de una.

Un saludo.
100 MILLONES SE GASTO, EN LA PRESENTACIÓN A LO GRANDE MADRID 2020, CON BARRA LIBRE

En medio de la peor crisis económica de España, hablar de fastos olímpicos lleva asociado, irremediablemente, la coletilla de las cifras que se van en este estipendio. La candidatura de "la austeridad" como promulgan desde el Ayuntamiento de Madrid, supone un desembolso en infraestructuras de casi 6.000 millones de euros. Pero a esta brocha gorda de gastos acompañan otras partidas que, aunque menores, cuentan. Los costes de competir, tres veces, por el sueño olímpico se ha llevado al menos 100 millones de euros, aunque las cifras exactas son difíciles de dar por el continuo baile entre lo que se anunció, lo que apareció en los presupuestos y lo que finalmente se ejecutó. La mitad habría salido de las arcas municipales.

La mayoría de estos presupuestos se van en publicidad, hacer lobby, márketing, viajes de prensa o en apostar por otras competiciones deportivas que sirvan de tarjeta de presentación para la ciudad. Es decir, un gasto a fondo perdido. Aunque según el exalcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, este dinero no ha sido gasto, sino "inversión" en promocionar la ciudad por el mundo y en mejorar su imagen.

La candidatura de Madrid 2012 es la más opaca, también la más alejada en el tiempo, ya que su presupuesto se remonta al año 2003. Según publicaron los medios de la época, la fase I (ciudad solicitante) se presupuestó en 7,5 millones de dólares y la fase II (ciudad candidata), en algo más de 8,1 millones. Al cambio unos 11,8 millones de euros. Pero la cifra de gasto público realizado en el programa "Madrid 2012" ascendió a 25,6 millones de euros, según un informe resumen del director general de Deportes de Pablo Buján fechado en 2005 y que recorría "la gestión deportiva del Ayuntamiento de Madrid entre 1951 y 2005".

Según varias fuentes municipales, es casi imposible saber con certidumbre cuánto se gastó en aquella candidatura, ya que se dio "barra libre" a la organización de la primera carrera olímpica y la preparación se trufó de ingeniería financiera. Algunos medios elevaron el coste aspiracional de Madrid a hasta 60 millones de euros, aunque la diferencia la habría puesto la financiación privada.

La aportación privada es clave en las aspiraciones de la villa, que para Madrid 2016 se gastó 37,8 millones de euros en preparar una misión casi imposible. De aquella cifra, 16,8 millones de euros corrieron a cargo de las arcas públicas del Ayuntamiento de Madrid, diez millones enteros desembolsados en el primer año de crisis, 2008.

Madrid 2020 redujo drásticamente el apoyo a la campaña de las candidaturas. En los presupuestos municipales de 2012 se destinaron siete millones de euros públicos a dotar de recursos la Fundación que se encarga de gestionar la candidatura y en el año siguiente las arcas municipales desembolsaron otros 3,9 millones de euros. A esta aportación de 11 millones de euros pública hay que sumar la parte privada que no está claro a cuánto asciende finalmente ya que se abrió el plazo para acoger nuevos patrocinadores hasta el 1 de septiembre.

La suma está en línea con lo presupuestado al inicio de la candidatura, que elevaba el precio de participar en la competición a 38,6 millones de dólares (casi 30 millones de euros), y en la que se aseguraba que el 38% saldría de fuentes públicas, lo que supondría que las empresas deberían aportar alrededor de 18 millones de euros.

Beneficios fiscales para empresas y negocio

La aportación privada es indispensable en estos eventos que, por supuesto, tienen contraprestación para las empresas. Los que se consideren patrocinadores pueden desgravarse hasta un 15% de su inversión en publicidad si se adhieren a este evento que, al igual que otros muchos como el Xacobeo por ejemplo, son declarados de interés público.

Un reciente cambio de la ley pone tope a esta deducción fiscal, que no puede superar el 90% de lo aportado a patrocinar al evento. En este caso, la aportación máxima de empresas como la de Telefónica, cuyas facturas publicitarias son ingentes, es de 800.000 euros, por lo que se podrían desgravar en impuestos hasta 720.000 euros. Hay que tener en cuenta que estas empresas patrocinan muchos eventos a la vez, y estos cheques fiscales se van sumando.
En la estructura de la Fundación Madrid 2020 se puede ser patrocinador socio (800.000 euros), preferente (400.000 euros), oficiales (200.000 euros) colaboradores (50.000 euros) y amigos (10.0000 euros). También hay un listado de "donantes" que no tienen obligación de hacer publicidad del acto (y viceversa, ya que no aparecen en el listado de patrocinadores oficial). Son BBVA (800.000 euros), El Corte Inglés (400.000), Iberdrola (300.000) y Renault (200.000).

Se da el caso de que estos patrocinadores y/o donantes pueden además optar a hacer negocios con la Fundación Madrid 2020. Así, la última licitación pública fue la de los trajes que llevará el comité español el sábado en Buenos Aires y que se presupuestaron en casi 43.000 euros. La firma encargada de su provisión es El Corte Inglés. La consultora "Bovis", que es patrocinador oficial, se llevó también la realización del dosier de presentación de la candidatura, presupuestado en 720.000 euros (puso 200.000 en el patrocinio) y el despacho de abogados Garrigues se quedó con la representación jurídica por más de 300.000 euros pese a ser patrocinador socio. Con todo, la licitación más elevada de esta última candidatura ha sido la de la agencia de comunicación internacional que se adjudicó el servicio por 2,4 millones de euros.
... y cada día más peisano, cada día más por que cada día lo ocultan menos
Ya lo dije en el primer comentaría, lo mío no es a toro pasado, pero claro tu no estas en mi Facebook personal para que lo puedas comprobar, también dije que me creía que me iban a caer palos por todas partes y fue todo lo contrario. éramos y somos mas de los que decían las encuestas y digo y sigo diciendo (pese a que los peperos queréis hacer ver otra cosa), que el problema no es solo político (que con estos indeseables ladrones también), sino que a los miembros del COI no los compra ningún gobierno ... (ver texto completo)
CORZÓN. Yo no pongo en la peana al PP, pero tampoco arrojo a los infiernos a Rajoy y compañía. Como tema político todos hacen lo mismo, te recuerdo los juegos de Barcelona, la expo de Sevilla, gobernando los socialistas. Tampoco creo que el Comité se deje comprar, ¿por quién?

En cuanto a la Sra. Botella, sabe más inglés que muchos de los que tiran contra ella, especialmente los socialistas.

Corzón, no estoy de acuerdo en lo que dices, que el gobierno es fascista. Eso pasó a la historia.

Un saludo.
¿Alguien me lo puede aclarar?, acabo de leer un comentario en Facebook, que no se si es cierto o no, pero parece ser que en el proyecto de presentado por Madrid, tenían a Valladolid como sub-sede, para organizar algunas de las pruebas olímpicas, he de decir que desconocía este término, pero si es cierto y antes me decantaba en contra ahora con mucha más fuerza, por que eso supondría el que la Junta de Castilla desviase a esa ciudad todos los fondos pertenecientes a todas las provincias que conforman ... (ver texto completo)
CORZÓN. De acuerdo, paisano. Dices bien, Valladolid siempre se quedó con la mejor repartición olvidando que hay otra región, la leonesa. Somos leoneses y siempre lo seremos.

Un saludo.
El país gilipollas y la zanahoria olímpica de Madrid 2020
Ciencias Sociales

Alejandro Serrano 08/09/2013

Nos la dan con queso, y del barato, del de fundir, en cuanto nos ponen una zanahoria medianamente apetitosa delante del hocico.

En días como estos –me refiero en realidad a los últimos años de crisis-, me acuerdo de mi padre, en mi niñez y adolescencia. Tenía por costumbre no parar de trabajar, incluso en sábados, y a veces, los domingos. En casa apenas le veíamos, salvo los domingos durante al menos unas horas, durante la comida y la sobremesa. Luego, bajaba al bar para relajarse un rato y no le veíamos de nuevo hasta la noche, cuando cenaba en silencio y se iba a la cama bastante pronto, para llegar descansado al trabajo.

Mi padre es albañil, y hasta él ha perdido la cuenta de las décadas que lleva en el oficio (y mucho antes, en otros diversos). Bueno, llevaba, ya que hace un año que está en paro, ya casi a punto para la merecida jubilación. En aquellos días, aún era fuerte, casi titánico. No supo apenas lo que era una baja laboral, ni visitar a su médico, quien casi no lo conocía. A los ojos de sus hijos, lo podía todo, como si fuese un superhéroe. Un tío recio, de claro hablar y atronadora voz. Nada me hizo dudar de que podría vencer a cualquiera, superar cualquier contratiempo. Hasta que un día, de repente, se me quitó la venda de los ojos, y por fin vi a mi padre como al humano que era.

Mi madre me contó que, cuando yo era pequeño, tuvo un accidente laboral, un corrimiento de tierra en la obra, y quedó sepultado en una zanja, cubierto por varios metros cúbicos de polvo y piedras. Creyó que no lo contaba, que dejaría viuda a su mujer y huérfanos a sus dos pequeños hijos. Recuerdo que mi madre me lo contó porque se me ocurrió preguntar un día por qué mi padre trabajaba tanto y apenas lo veíamos en casa. Nunca jugó con nosotros, no recuerdo ninguna conversación profunda, y pocas superficiales. Vivía para trabajar, y trabajaba tanto para que viviéramos. Forma de ser recia para tiempos recios.

Albañil en la construcción

Durante una buena temporada, viví con miedo. Esperaba a mi padre despierto hasta que oía su característica forma de abrir la puerta, y a veces esperaba a que se le ocurriera abrir la puerta de mi cuarto. Me hacía el dormido, algo me decía que no buscaba verme despierto, sólo recordar por qué se deslomaba. Tal vez lo de mi madre no fue una buena idea, pero gracias a aquella anécdota, tuve aún más respeto por el esfuerzo que mi padre hacía. Con el tiempo, aquel miedo fue diluyéndose, pero nunca se fue del todo.

En aquel tiempo, cambié la universidad por la obra, y durante dos años supe qué era el trabajo duro, y hasta qué punto mi padre “hincaba el lomo”. Fueron dos años duros, pero aprendí mucho sobre la dureza del mundo, considero aquel tiempo muy bien invertido, aunque ya conociera en parte el valor del trabajo, del esfuerzo, de los valores. Con el tiempo, cambié la obra por el despacho.

En días como estos, como he dicho, pienso mucho en mi padre. Pienso en la cantidad de supuestos humanos encorbatados que se apropian de su esfuerzo y del de otros, y se gastan cientos de millones de euros (cuando no miles) en absurdas quimeras que sólo perjudican más a los españoles, mientras venden la moto de la “ilusión”, de la “recuperación de la confianza”, mientras en el fondo buscan comisiones y nos endeudan, y se hacen ricos sin “hincar el lomo”.

Los principales defensores de la candidatura olímpica de Madrid 2020

Y recuerdo las noches de espera por mi padre, recuerdo la mirada cansada y enfurecida que tiene en los últimos tiempos. Recuerdo mis dos años en la obra, recuerdo sus más de cuarenta en la construcción, sus accidentes laborales, su trabajo en una segunda casa levantada a costa de mucho esfuerzo y paciencia. Recuerdo el miedo de mi madre durante ciertas épocas, en las que mi padre tuvo algún contratiempo en el trabajo. Ella no decía nada, pero yo sabía que algo había pasado. Mi padre no se movía igual, hablaba aún menos (incluso se tumbaba en la cama durante horas), y ella estaba aterrorizada. Estos tristes simulacros de seres humanos rematados con corbata jamás han pasado por eso, nunca han hincado el lomo, nunca SE HAN MERECIDO nada. Y ahí están, jugando a la ruleta con nuestro dinero. Y a nosotros nos toca aguantar el farol.

Se calcula que las sucesivas candidaturas olímpicas de Madrid, cuatro ya, han costado la friolera de 9.800 millones de euros, según fuentes del ayuntamiento de la ciudad. Una pequeña parte proviene de la inversión privada, pero tendrá un 15% de exención fiscal por “contribuir”. La mayoría de este enorme dispendio que pagamos todos se ha ido en infraestructuras (accesos viales, hoteles, etc); de todos es conocido el empeño del ayuntamiento madrileño por endeudarse hasta las cejas –de Gallardón o de quien sea, hasta convertirse en uno de los más endeudados porcentualmente del país.

Una vez más, han fracasado en postularse como ciudad olímpica, y menos mal, porque si se hubieran impuesto a Tokio y Estambul, hubieran necesitado, también según fuentes del ayuntamiento madrileño, otros 1.515 millones de euros para infraestructuras, más distintas partidas para manutención, en total unos 2.000 millones de euros adicionales más.

Decepción por la candidatura olímpica de Madrid 2020

Imagínense: bastan 102 millones de euros para salvar el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de la bancarrota; los recortes en educación aplicados desde 2009 en el conjunto del país, y que se han llevado por delante el empleo de 61.000 profesionales del ramo, ha supuesto un macabro “ahorro” de 2.600 millones; el gobierno de Rajoy ha enviado a Bruselas su propuesta de recortes sanitarios a nivel estatal, con la que espera “ahorrarse” unos 3.134 millones de euros en gasto sanitario y farmacéutico; el total del recorte en la inversión en Investigación, Desarrollo e Innovación es de 4.000 millones de euros, según las organizaciones científicas españolas.

Esto por no hablar de la subida de tasas universitarias, la subida del IVA –incluso para gastos relacionados con educación primaria, e IRPF, el recorte en prestaciones de desempleo, la privatización del Sol –no es broma, pueden consultar el impuesto que crearán para quien consuma su propia energía solar-, el recorte en pensiones –aunque insistan en llamarlo “congelación”-, subidas del recibo de la luz, la del IBI, etc, etc.

En este país estamos acostumbrados a la corrupción, al manejo, incluso a la extorsión estatal vía tasas e impuestos. Y ya parece que tenemos la piel más gruesa que los elefantes, nada nos traspasa. Salvo el orgullo patrio. He de admitir que me despertó vergüenza ajena la concentración de fans olímpicos en la Puerta de Alcalá. Españoles gritando enfervorecidos e ilusionados durante la elección de la próxima sede olímpica, para caer luego en el derrotismo más hondo, incluso en las lágrimas, tras la victoria de Tokio. Uno de los presentadores del acto incluso vomitó en un momento dado la frase: “Que nadie nos quite la ilusión de que en algún momento seremos olímpicos”, mientras que los asistentes coreaban el tan familiar “ ¡Tongo, tongo!”, con que los españoles celebramos de forma habitual las decisiones o consecuencias que nos vienen mal, tanto las respetables como las que no lo son.

Decepción por la candidatura olímpica de Madrid 2020

Los días previos, los políticos nos adjudicaban ilusiones olímpicas que la mayoría no teníamos (por lo visto según ellos más del 90% de nosotros estaba a favor) y los deportistas se ponían del lado de los primeros –cuando la mayor parte de tu sueldo proviene de la inversión estatal ya se sabe-.

Siempre digo que somos un país, perdónenme el exabrupto, profundamente gilipollas. Nos la dan con queso, y del barato, del de fundir, en cuanto nos ponen una zanahoria medianamente apetitosa delante del hocico. Da lo mismo que no la probemos nunca, da igual que, con la vista del tubérculo, no paremos de pisar una mierda tras otra, la vista nos deleita, una y otra vez. Vivimos de espejismos, españoles, y ni siquiera nos damos cuenta de que hace mucho que ni siquiera su visión luce mucho. Ni lo patriotero es lo que era.

En días como estos, como he dicho, pienso mucho en mi padre. Pienso en los millones de padres currantes que hacen falta para pagar unas olimpiadas, que hacen falta para pagar la educación, que hacen falta para pagar la sanidad, las prestaciones por desempleo, nuestra ciencia,... Pienso en todo ese sacrificio, en todo ese esfuerzo hincando el lomo durante años, manipulado por Botella, Rajoy, Montoro, Rubalcaba, Mas y todos esos malditos encorbatados a quien, aún hoy, hay españoles a quienes hipnotiza su canto de sirena. Y me da vergüenza ajena, hasta llegar a las arcadas. Nosotros no os metemos publirreportajes por los ojos, como la denominada "prensa seria", así que podemos sin rubor decirte la verdad a la cara. Para que te duela, lector, no hay más remedio.

Somos un país profundamente gilipollas... y lo peor es que algunos están orgullosos de serlo. Ojalá me equivocase, pero no, los actos (y la ausencia de ellos) pesan más que las palabras. Somos un país profundamente gilipollas. Y en el fondo lo sabemos (gracias, Botella)
.............................. ...............

Chapó, coincido con este artículo
¿Alguien me lo puede aclarar?, acabo de leer un comentario en Facebook, que no se si es cierto o no, pero parece ser que en el proyecto de presentado por Madrid, tenían a Valladolid como sub-sede, para organizar algunas de las pruebas olímpicas, he de decir que desconocía este término, pero si es cierto y antes me decantaba en contra ahora con mucha más fuerza, por que eso supondría el que la Junta de Castilla desviase a esa ciudad todos los fondos pertenecientes a todas las provincias que conforman esta pantomima de Comunidad autónoma, pues no seria la primera vez que Fachadolid se quedaba con el 80% del presupuesto de la Comunidad y el resto a repartir y así estamos el resto de las provincias de esta desautonimia, sobre todo las provincias pertenecientes al antiguo Reino de León: León, Zamora y Salamanca.
Viendo a esta señora, querer vender a Madrid como merecedora de los jjOO era deprimente, se podía comparar a su marido poniendo los pies encima de la masa teniendo al lado a BUCH Toni Blair