Escritos "literarios" originales y propios de cada forero

ANGEL, AQUI TIENES EL RESTO DE TUS ESCRITOS DE LA PESCA....

ANGEL, AQUI TIENES EL RESTO DE TUS ESCRITOS DE LA PESCA.

He visto varios temas acerca de la pesca, los he repasado y me gustan, están bien. Como quiera que se asemejan a un pasaje imaginario más o menos, viene a formar parte de un pasaje literario; yo voy a profundizar en algo que quizás muchos foreros no sepan, si con ello contribuyo a hacer una jornada de pesca más amena, me quedo satisfecho, y si no lo logro, como dicen en mi pueblo: Que me quiten lo "bailao". He narrado y contado con algún detalle más o menos capcioso la vida del pez en el río. También di una relación de como atrapar un pez con métodos prohibidos. Decía entonces los métodos no deportivos con relación a la pesca, y nombraba una serie de procedimientos antideportivos, dando a conocer varias sustancias que, ¡pobres peces!, a veces no queda ni el apuntador para "contarlo"en un espacio acuático no muy grande. Entonces, por aquel entonces, nombraba los siguientes: Morga, cal viva, lejía, coca, carburo, cartucho de dinamita, y alguno más, como por ejemplo: la pesquera y el desvío de las aguas, y otros que nombraré.

Hoy comentaré alguno de ellos: LA MORGA. En mi pueblo se conoce a una planta de la familia de las adormideras (no estoy muy seguro, pero sí sé el efecto que causa dicha planta) que no suele ser muy alta, unos 60 centímetros, tiene la propiedad de dejar " adormilados" "atontados" a barbos y truchas. Estoy seguro que en esta España nuestra - me sobran dedos en la mano-, no conocen dicha planta. Ni nunca la han visto, y si la han visto, no saben para qué se usa (yo quitando el efecto que causa en los peces, tampoco sé si sirve para otras cosas). ¿Qué hacer con ella ante los peces citados: barbos y truchas? Pues, hacían lo siguiente: Machacaban la planta bien machacada hasta extraer el juego, y todo ello mezclado con la planta machacada, se echaba en una bolsa. A partir de aquí, la persona encargada de echar la morga, se metía en la cueva de los barbos y truchas (a una profundidad de más de metro y medio) y una vez dentro, removía en la cueva lo que llevaba (la morga). Al poco tiempo salían los peces dando vueltas y más vueltas por encima del agua, "atontaos", al final, iban a parar a la orilla y muy hábilmente, cogerlos con la mano. Método prohibido.

He relatado una de las formas ilícitas de la pesca.

Tengo que decir, que terminaré mi escrito relatando los pormenores de la pesca, lo empecé así, y así finalizará.

YO TAMBIÉN VOY A CONTINUAR MI RELATO DE LA PESCA.

Decía que no sabía si mi pueblo estaba cerca del río, o que el río estaba cerca de mi pueblo, lo más lógico es pensar que el pueblo es quien se aproximó en su día hacia el río, el agua es necesaria para todo. Supongo que nuestros ancestros pescaban para comer. Normalmente usaban un arpó para pescar, o simplemente una piedra contra otra (se hace ahora), o desviando las aguas del río. Tontos no eran, desde luego que no.

Bueno pues, toca el turno de la COCA. Otro procedimiento no apto. Las farmacias (no sé si en todas, al menos yo sí sabía una y era suficiente) vendían la COCA. Tampoco sé si era como la que hay en la actualidad, que dicho sea de paso, nunca la he visto. Si recuerdo (tendría yo 9 años) que un familiar mío llegaba a León, entraba en la farmacia y pedía algo de coca PARA PESCAR UNOS PECES Y PODER COMER. El boticario le vendía algo. Recuerdo que eran unas bolitas negras, como el excremento de una oveja, estas bolitas machacadas, bien machacadas se mezclaban con un puñado de migas de pan. Se envolvía bien toda la mezcla y se iba al río a echar LAS MIGAS DE PAN CON COCA. Así de sencillo. He decir que solo lo comían los ESCALLOS. Bogas, barbos y truchas, no lo comían. Los escallos, al poco tiempo (igual que con la morga) empezaban a dar vueltas y más vueltas a flor del agua, iban a la orilla y a coger los peces. Cuando otro día mi familiar volvió a la farmacia por COCA, el boticario le echó una bronca y no se la vendió. Nunca más volví a ver la coca. Pegunto, porque no lo sé: ¿LA COCA QUE LE VENDIÓ EL BOTICARIO SERÍA LA MISMA QUE ANDA POR AHÍ QUE TANTO DAÑO CAUSA? Esas bolitas que he mencionado, ¿es la auténtica coca?

Ahí queda eso para la reflexión.

LA PESCA. NUEVO CAPÍTULO.

La lejía. " No sé si mi pueblo está cerca del río o es el río el que está cerca de mi pueblo". Bueno, no tiene importancia. Vamos con la lejía, otro producto que hace mucho daño a barbos y truchas. Un señor se mete en una cueva, en un pozo entre metro y medio y dos metros (quizás más). Nada hasta el fin de la cueva. No se le ve nada. Todo él está dentro de una gran cueva, allí hay mucha pesca. En sus manos o en una bolsa lleva un par de botellas de lejía. Las rompe, remueve el agua y prestos a salir porque se acaba el oxígeno en los pulmones. Sale del agua. La faena está hecha. Al poco tiempo -igual que con la morga y la coca-, los barbos y truchas empiezan a dar vueltas a flor de agua, mareados, quemados y, ¡hala!, a recogerlos con la mano.

Este sistema, si se puede llamar sistema, es peligroso para el que entra en la cueva como para otros que pescan a mano, pues se pueden cortar con los cascos rotos de la botella. Por tal cicunstancia, vi al que se metió en la cueva, Tendría yo 10 años, es decir: allá por el año 1950, llevó una barra de hierro, e hizo un agujero en la pradera comunicando el exterior con el interior de la cueva. Cosa sencilla ahora, llevaba las botellas y las vaciaba por el agujero abierto, de tal suerte que, la lejía cumplía su cometido.