Toros


"Perdonen si empiezo con una confidencia personal: yo, que soy contrario a los toros, entiendo de toros. Durante años, cuando me recogieron en Zaragoza durante la posguerra, traté casi diariamente con don Celestino Martín, que era el empresario de la plaza. Eso me permitió conocer a los grandes de la época: Jaime Noain, El Estudiante, Rafaelillo, Nicanor Villalta. Me permitió conocer también, a mi pesar, el mundo del toro: las palizas con sacos de arena al animal prisionero para quebrantarlo, los ... (ver texto completo)
Dale recuerdos a Celestino.
"Perdonen si empiezo con una confidencia personal: yo, que soy contrario a los toros, entiendo de toros. Durante años, cuando me recogieron en Zaragoza durante la posguerra, traté casi diariamente con don Celestino Martín, que era el empresario de la plaza. Eso me permitió conocer a los grandes de la época: Jaime Noain, El Estudiante, Rafaelillo, Nicanor Villalta. Me permitió conocer también, a mi pesar, el mundo del toro: las palizas con sacos de arena al animal prisionero para quebrantarlo, los largos ayunos sustituidos poco antes de la fiesta por una comida excesiva para que el toro se sintiera cansado, la técnica de hacerle dar con la capa varias vueltas al ruedo para agotarlo... Si algún lector va a la plaza, le ruego observe el agotamiento del animal y cómo respira. Y eso antes de empezar.
Vi las puyas, las tuve en la mano, las sentí. El que pague por ver cómo a un ser vivo y noble le clavan eso debería pedir perdón a su conciencia y pedir perdón a Dios. ¿Quién es capaz de decir que eso no destroza? ¿Quién es capaz de decir que eso no causa dolor? Pero, claro, el torero, es decir, el artista necesita protegerse. La pica le rompe al toro los músculos del cuello, y a partir de entonces el animal no puede girar la cabeza y sólo logra embestir de frente. Así el famoso sabe por dónde van a pasar los cuernos y arrimarse después como un héroe, manchándose con la sangre del lomo del animal a mayor gloria de su valentía y su arte.
Me di cuenta, en mi ingenuidad de muchacho (los ingenuos ven la verdad), de que el toro era el único inocente que había en la plaza, que sólo buscaba una salida al ruedo del suplicio, tanto que a veces, en su desesperación, se lanzaba al tendido. Lo vi sufrir estocadas y estocadas, porque casi nunca se le mata a la primera, y ha quedado en mi memoria un pobre toro gimiendo en el centro de la plaza, con el estoque a medio clavar, pidiendo una piedad inútil. ¡El animal estaba pidiendo piedad...! Eso ha quedado en la memoria secreta que todos tenemos, mi memoria del llanto.
Y en esa memoria del llanto está el horror de las banderillas negras. A un pobre animal manso le clavaron esas varas con explosivos que le hacían saltar a pedazos la carne. Y la gente pagaba por verlo.
El que acude a la plaza debería hacer uso de ese sentido de la igualdad que todos tenemos y darse cuenta de que va a ver un juego de muerte y tortura con un solo perdedor: el animal. El peligro del toreo, además de inmoral como espectáculo, es efectista, y si no lo fuera, si encima pagáramos para ver morir a un hombre, faltarían manos y leyes para prohibir la fiesta.
Gente docta me dice: te equivocas. Esto es una tradición. Cierto. Pero gente docta me recuerda: teníamos la tradición de quemar vivos a los herejes en la plaza pública, la de ejecutar a garrote ante toda una ciudad, la de la esclavitud, la de la educación a palos. Todas esas tradiciones las hemos ido eliminando a base de leyes, cultura y valores humanos. ¿No habrá una ley para prohibir esa última tortura, por la cual además pagamos?
Perdonen a este viejo periodista que aún sabe mirar a los ojos de un animal y no ha perdido la memoria del llanto."
Fuente: EL PAÍS; Francisco González Ledesma, periodista y escritor.
Se ve que tu tampoco te acuerdas de ningun nombre de algun comunista
para los toros no has puesto ni uno.
manuel
Ni lo ha puesto ni lo pondrá, solo se acuerda de los que le dieron trabajo y pan.
manuel
Joder tio no te sales del carril sigues en tus trece, di al menos un nombre comunista yo es que no me acuerdo
pero tu que tienes esa memoria de elefante dinos algun nombre para los toros que sea comunista.
manuel
Se ve que tu tampoco te acuerdas de ningun nombre de algun comunista
para los toros no has puesto ni uno.
manuel
Si de la misma forma que bautizan a los toros con nombres tales, como nigeriano, feminista, etec.. y acaban siendo estocados, es probable, que si los bautizan con el nombre de "Franco", Primo de.." "Blas"etec. los diestros no darian la estocada, posiblemente los indultaran
Joder tio no te sales del carril sigues en tus trece, di al menos un nombre comunista yo es que no me acuerdo
pero tu que tienes esa memoria de elefante dinos algun nombre para los toros que sea comunista.
manuel
Si de la misma forma que bautizan a los toros con nombres tales, como nigeriano, feminista, etec.. y acaban siendo estocados, es probable, que si los bautizan con el nombre de "Franco", Primo de.." "Blas"etec. los diestros no darian la estocada, posiblemente los indultaran
Sí, estoy seguro que si se llamaran Ferisa harían lo mismo, ¡cuanta gilipollez!
Si de la misma forma que bautizan a los toros con nombres tales, como nigeriano, feminista, etec.. y acaban siendo estocados, es probable, que si los bautizan con el nombre de "Franco", Primo de.." "Blas"etec. los diestros no darian la estocada, posiblemente los indultaran
¡Anda la osa, el oso y el perezoso! Así que un católico no puede estar a favor de este espectáculo. ¿Desde cuándo? ¿Y un ateo? A veces se lee cada cosa que tiembla el firmamento.
Tienes razón Ángel, estos de izquierdas son unos necios, pero luego bien que les gusta comer rabo de toro y chuletón como al ministro Garzón.
Tu paga la tuya y no te cueles, si no quieres ir quedate en los cerros
que es donde mejor estas.
manuel
"Se cree el ladrón que todos son de su condición".
¡Anda la osa, el oso y el perezoso! Así que un católico no puede estar a favor de este espectáculo. ¿Desde cuándo? ¿Y un ateo? A veces se lee cada cosa que tiembla el firmamento.
Que cada cual se pase la entrada, y que lo recaudado sea suficiente para pagar la juerga de ver cómo se maltrata hasta la muerte a un animal.
Tu paga la tuya y no te cueles, si no quieres ir quedate en los cerros
que es donde mejor estas.
manuel
Que cada cual se pase la entrada, y que lo recaudado sea suficiente para pagar la juerga de ver cómo se maltrata hasta la muerte a un animal.
VIVAN LOS TOROS, al que le gusten hacen bien en ir y disfrutarlos
los toros no solo son el toreo y lo que conlleva de castigo que muchos no estamos de acuerdo
pero son las normas escritas.
Una tarde de toros son muchas cosas unos parcos adornados con mantones de Manila, son mujeres guapas vestidas de mantilla
o faralais, es una bota de vino, una buena merienda, son venta de almoadillas, son moscas, sol o sombra una es mas cara
son los capotes de lujo de paseo colocados en los parcos, son los que venden refrescos, es la regadora regando el albero
son fotografos pillando una instantanea y si es un famoso--sa mejor, son los pitidos a la mala faena, son los aplausos y los
olesssssssssss al buen hacer, son los que por una propina suben a hombros al triunfador hasta el hotel, son los coches de caballos
son los que venden tabaco y chucherias en la puerta de la plaza, es lucir un buen abanico, un gorro de papel, un sombrero
a la plana, podia seguir seguro que algo se me escapa pero bueno con esto es suficiente para que cuatro democratas por LOS..............
sean los que imponen sus leyes, a bueno se me olvido la venta de puros despues de la merienda y un buen trago de manzanilla
un pedazo de puro habano o un monte cristo de 2.000 pesetas es lo tipico incluso a los no fumadores en un buena <<corrida>>
un buen puro, todo esto y mas es una corrida de toros de la gran mayoría que van no entienden ni una papa de esto
pero es la fiesta, es la jarana que conlleva este asunto.
Para que cuatro quieran imponer su criterio y despues son mas democratas y progresistas que nadie
entonces a los que no nos gusta el futbol decimos que desaparezca, si gozamos de democracia cada uno es libre de ir donde
le apetezca a nadie se le obligo, a nadie se le obliga y esperemos que a nadie se le obligue a algo pero por el camino
que esto va no se no se.
manuel
Sí, pero luego tú bien que comerás un buen rabo de toro o un chuletón de lidia. Te pasa lo mismo que al ministro comunista Garzón.
A este le gustan los toros en el plato bien cocinados como a muchos--as de los que
estan encontra, pero eso no es dictadura de unos cuantos contra otros que si lo quieren.
manuel
Sí, con los nombres de los toros se ha montado un cirio de tres pares... que son seis.

A mí los toros ni fu, ni fa, más bien lo contrario. Entiendo que el arte de Cúchares (¿se dice así?) mueve mucho dinero y hay familias que viven de los toros.