Toros


Buen cartel el 29 de junio San Pedro en Zamora.

El Juli, Morante y Ponce.

A ver si podemos asistir.
No me gustan los toros, pero respeto todo lo que hay detrás del festival taurino y el dinero que mueve.
Buen cartel el 29 de junio San Pedro en Zamora.

El Juli, Morante y Ponce.

A ver si podemos asistir.
Hoy hablamos con el torero del momento. Pablo Aguado
: «Es gratificante que quieran verme al lado de un genio como Morante»

sevilla. abc. es/cultura/toros/
RESEÑA:

Toros

Toro de Fuente Ymbro - Plaza 1
ABC
MadridActualizado:
15/05/2019

Sexto toroEl último de la tarde se llama Taranto, herrado con el número 141, negro, de 557 kilos, nacido en octubre del 14. Perera se gusta en el saludo. Curro Javier majó un par de banderillas de desmonterarse, lo que hizo con Vicente Herrera. Fenomenal la lidia de Javier Ambel. Se desploma el toro en el inicio. Justo de poder este toro, y un sector mosqueado por la Puerta Grande. Nada. Y feliz salida a hombros. La sexta.
Sexto toro
Sexto toro

Quinto toroDitero, número 97, negro listón, de 521 kilos, nacido en septiembre del 14. Urdiales brinda al Rey ("La verdad es que no sabía que estaba usted aquí, gracias por estar aquí, en esta plaza, en el toreo, va por usted, por el toreo y por España") y, a la hilo del 6, donde aquella faena de laureles, pintó algún muletazo con gusto en un conjunto en el que no pudo remontar el vuelo. Silencio.
Quinto toro

Cuarto toroJaranero, número 113, castaño, de 621 kilos, nacido en febrero de 2015. Finito encandia a la verónica. Derriba al picador este toro. "Tiene que ser difícil levantar a un caballo". Pitosal toro y a Finito, que no se confió.
Cuarto toro

Tercer toroPijotero, número 61, castaño, de 549 kilos, nacido en noviembre de 2013. "Vaya dos perchas lleva". Otro fuenteymbro que escarba. Perera logra lo más emocionante en los lances de saludo, ganando terreno. Bien lidiado por Curro Javier, Javier Ambel se lució en el último par. "No quería castigarlo mucho en el caballo, porque este Perera lo exige mucho por abajo y es mejor que tenga más que darle", explicaba un padre a un hijo. Perera sí brindó al Rey. Y la plaza en pie. Vivas a España y al Rey. Distancia a derechas, y el toro qu va. emoció. Perera crecido. Se le nota. Otra vez ofrece distancias largas. Escarba, pero va. Humilla el toro y el extremeño aguanta con asiento, aplomado. "Tienes un torazo delante de ti, lo único malo es que escarba". Y otra tercera concediendo distancias. Lo miraba César Rincón. Los oles explosionaban y Perera se crecía, con un pase de pecho mirando al tendido, desafiante y profundo. A izquierdas adelantó mucho las telas y las bajó mucho más. "No le dejes pensar, que estamos perdidos". Molestaba el viento y se ayudaba. Se lo pasó tan cerca que casi lo atropella. " ¿Has visto, hijo?". Se oyó el típico "Se va sin torear" que solo se oye en Madrid. Hizo esa rueda que alguno no les gusta. "Hay que soltarlo". Y se desplantó con el toro. La mayoría se rendía. Se pide silencio, solo roto por un ¡Viva España! Mientras lo cuadra para matar suena un aviso. Estocada pelín trasera y desprendida. Dos orejas, generosa la segunda, con protestas. Gran ovación al toro. Bronca al presidente y palmas de tango. " ¡Fuera del palco, fuera del palco
Tercer toro

Segundo toroIndómito, número 103, negro listón, de 565 kilos, nacido en septiembre de 2014. Escarba desde la salida. Derriba al picador Óscar Bernal, "queda vendido". "Le ha dado una coz", dice un pequeño. "Sí, hijo, eso es de mansso". Acaban pitándole en el 9. Mansea de lo lindo y hace amagos de pirarse a toriles. Lo pasa mal la cuadrilla en banderillas: "Cómo espera el toro, pero Pirri lo está lidiando fenomenal", dice una voz. Tampoco hay brindis. Se dobla con el toro, regala un trincherzo. El toro suelta la cara, la lleva por las nubes. "Un cabrón, lo hace todo malo". Se gusta en la trinchera y tira por la derecha, de uno en uno. No hay limpieza. Y el toro escarba como un sabueso. No está cómodo el matador con un anima tan mansote, aunque parece querer meter la cara. A izquierdas los saca de uno en uno. Dos tienen sabor propio, pero el personal le pide que abrevie. "No se ponga usted pesado, por favor". Y la cosa es que aquello apenas dice nada. Cuando se la deja puesta más de verdad, dibuja tres derechazos que llegan. "Una faena larguísima para nada". Es la opinión del señor de atrás, otros se quedan con algunos detalles. Llegan los Vivas a España y vivas al Rey. Pinchazo y estocada desprendida. Descabellos. Silencio.
Segundo toro

Primer toroTremendo, número 84, negro bragado meano, de 12 kilos, nacido en septiembre de 2014. Una verónica de Finito, tan torero, ya desata un ole. Sale huido el toro y la suerte de varas es bastante mala. "Será posible, coño, vaya circo!", grita un espectador desde el bajo del 2. No se lo pone fácil en banderillas. No hay brindis. Un trincherazo de aperitivo. Y la derecha puesta. Arrea tela el mansito encastado, esa contrariedad que se da en los toros. Transmite este Tremendo, que mete la cara en un doble movimiento tremendamente incómodo. Cuando cogió la izquierda y sonaron pititos para que se cruzara, Finito debió de pensar: quién me manda vovler a Madrid... Pero aromatizó la arena con pinturas por bajo que eran carteles. Belleza sobre una derecha que le gustó a medias. El sanedrín de una voz dijo eso de "se va sin torear, el toro sigue moviendo hasta la cola". Pinchazo hondo tendido. "Se ha ido, se ha ido...", canturrea un padre a un hijo. Infame bajonazo y palmas de tango. Música de viento, léase, pitos.
Primer toro

PaseílloGran ambiente, con Don Juan Carlos y la Infanta Elena, en la meseta preferente. También, Victoria Federica. Con llenazo, hacen el paseíllo Finito, de rioja y oro, Urdiales, de azul noche y oro, y Perera, de verde botella y oro. Sacan a saludar una ovación a Urdiales por su fanea de Otoño.
TOROS HOY SAN ISIDRO.

Miércoles 15. Toros de Fuente Ymbro para Finito de Córdoba, Diego Urdiales y Miguel Ángel Perera.
Polémico gesto de Morante antes de matar a un toro: le seca las lágrimas con un pañuelo.
Reserva para SAN ISIDRO
ANTONIO BURGOS
Listas toreras
------------------
Pues al paso que vamos, un parguelón que yo conozco, cuando vea las listas electorales con tantos toreros y gente de la Tauromaquia, seguro que va a decir:

-- ¿Pero éstas qué son? ¿Las listas electorales o los carteles de San Isidro?

Se ha escrito el romance de valentía en las listas. Me imagino que a la vista de que los toros, la caza y los temas camperos les dieron muchos votos a Vox en las elecciones andaluzas. Hay bofetadas por llevar un torero en número de salir. De salir por la puerta grande del escaño en la Carrera de San Jerónimo. Como salgan todos, va a parecer aquello el callejón de Las Ventas, con tanta gente del toro. Para mosqueo del PACMA, que ya estará largando por esa boquita, si no ha largado aún, sobre esto de llevar toreros en las listas. Y digo que es el "Romance de Valentía", porque hay algunos que son tan poco en la vida que nada eran. Que no es ya que no los pongan en Sevilla o en San Isidro, como desearían, sino ni en las listas electorales. Que alguien que decide en un partido te ve en un tentadero pegarle dos naturales beunecitos a una erala y te pone de número 2 en cuanto te descuides. La Fiesta Nacional vuelve a ser verdaderamente nacional con los toreros en las listas de los partidos de centro y de derecha.

Abrió plaza Morante de la Puebla cuando las elecciones andaluzas. Dio la cara civilmente como un valiente y echó "la pata alante" para comprometerse con Vox, partido al que ayudó y del que fue imagen. Tanto, que ya vieron cómo le pusieron de pintadas con insultos y descalificaciones la entrada a su finca de La Puebla del Río. Mucho antes de ese antes, una vez apareció Curro Romero como espectador en un congreso del PSOE en Sevilla. Se encontró por la calle con Eusebio, un viejo partidario suyo socialista de toda la vida y le dijo:

-- Curro, ¿por qué no vienes conmigo, que voy al congreso del PSOE?

Y el Faraón, que no le gusta desagradar a sus partidarios, accedió:
@elconfidencial.

El torero Enrique Ponce herido tras sufrir una cornada la feria de las Fallas de Valencia.
TOROS
*****

Zabala de la Serna, reflexión y fervor
CRÓNICAS VOLCÁNICAS PRÓLOGO

A Zabala de la Serna lo puedes ver cualquier tarde de San Isidro en la plaza de Las Ventas. Enclavijado siempre en el mismo sitio, como a perpetuidad. En el balconcito preferente que hay sobre toriles. Lleva libreta y bolígrafo. El móvil conectado a la oreja. Un ojo en el folio y el otro en el ruedo. Silencioso y concentrado. Pasa la tarde armando frases que después salen en las ediciones del periódico como una tolvanera de entusiasmo o desacuerdos. Precisando lo que ha visto. Lo que se pudo ver. Lo que sucedió. Lo que no debió pasar. Hace literatura con lo imprevisto de una tarde de toros, con su incertidumbre y su descarga. Zabala de la Serna escribe con el idioma limpio, con la palabra capaz de tocar cumbres o sembrar infiernos. Es el mejor cronista de ahora. Un barroco de ojos azules, rubio, fuerte, casi danés y con tatuajes. En sus crónicas está todo aquello que importa de la tauromaquia: el silencio, el misterio que acontece cuando acontece, el pulso de los tendidos, el tedio, el hastío, la belleza, la violencia contenida, la verdad de un muletazo que llega a oírse. Son muchas las tardes de redacción en las que este hombre demuestra que la pasión no necesita argumento explícito. Igual en la amistad, en la derrota, en el daño y en la alegría. Nunca le he detectado ese sensible agotamiento del que adolecen los que no le encuentran la postura al folio. Zabala de la Serna no ejerce de taurino a tiempo completo. Es un cabal que ama el toreo sobre todas las cosas. Le viene de lejos (y de genes) la singularidad, la elegancia, el filifí que pulsa el corazón y la escritura. Viene del linaje de Victoriano de la Serna, el abuelo al que nunca llamaba abuelo. De Peñuca de la Serna, su madre, elegante y tocada de gracia y audacia. De la sangre de Vicente Zabala Portolés, mítico cronista taurino del diario 'Abc'. No es leve su lumbre originaria. En estas piezas de aquí despliega una antología donde la excelencia perdurable del texto revive un acontecimiento irrepetible, aquel que se da en una plaza de toros y tiene algo de redoble de conciencia, de correspondencia estética y de golpe psíquico. Ahí se concentra el ritual taurino y eso mismo es lo que alumbra Zabala de la Serna con un puñado de palabras que en los momentos de gracia se convierten en un tratado de armonía. No es un escritor enardecido, sino un observador que del reposo y la distancia extrae rachas de fuerza reveladora. Y sabe, por decirlo con Bergamín, que "torear es desengañar al toro, no engañarlo. Burlarlo, que no es burlarse de él". En periodismo conviene tener clara la certeza de que a cada crónica, a cada artículo, a cada reportaje, a cada párrafo es importante ampliar el campo de la búsqueda. Que un texto no sea igual al de anteayer, aunque pueda serlo su motivo. Que cada entrega intente abrir un surco nuevo, dispensar algo no escuchado. Y eso lo encuentro en el trabajo de Zabala de la Serna, que se desplaza con paso seguro de la descripción a la reflexión, del fervor al aforismo, de la sentencia a la duda. Porque Zabala de la Serna -lo diré: en EL MUNDO le llamamos 'Zabalón'- hace del ejercicio de contar un instante cualquiera del toreo un episodio de inequívoca singularidad. Más pedagógico que amable. Más exigente que académico. Él cuenta y no traspapela su quilate de rigor en la prisa del dictado. Ni olvida la información a dar. Ni escurre la ironía. Y en medio deja vibrando salpicaduras de poesía y de relato, de narración que va en busca de las valiosas significaciones que se dan cuando un hombre se coloca delante de un toro y aquel mundo abigarrado y caricaturesco que acumula la actualidad se transforma lentamente en tiempo quieto, en liturgia, en algo mítico. Porque Zabala de la Serna escribe a compás. Como gusta a Rafael de Paula: "Se torea a compás, como se baila; y se canta a compás, como se vive o ha de vivirse. A compás". El toreo de los últimos 20 años pasa por este hombre. A él le debemos la memoria de tardes como aquella en que el misterio prendió y una vez concluidas sólo repican ya en la memoria. En la memoria y en la escritura. Porque más allá del recuerdo sobrevive la palabra. Y eso lo sabe Vicente Zabala de la Serna, que ya tiene parte de su legado periodístico y caducifolio reunido para perdurar. Es el centinela infatigable de ese tesoro custodiado por unos pocos: el lenguaje taurino. Ese desvío entrecruzado de vida y de lo otro. Qué fortuna tenerte cerca, 'Zabalón'.
Jajajajaja

¿Los animalistas votar a VOX?
No

Los animalistas votarán a Pacma o Podemos en vez de votarnos a nosotros, todo por no hacerles ni caso... porque seguimos apoyando tauromaquia, toro de la vega, incluso las becerradas, que es lo más bajo que he visto en mi vida (si me da asco que torturen a un ejemplar adulto, imaginate a una pobre cría). De hecho, tuvo que ser el pp quien prohibiera el Toro de la Vega, fíjate tú que cosas... que lo que le tocaba hacer a la izquierda lo tenga que hacer la derecha...

Lo dicho, somos un partido muy moderno con el tema del feminismo y abrir fronteras y tal... y luego en tema maltrato animal pasamos de todo y somos igual de casposos que la derechona... eso no me gusta nada.

Lo repito, para mí es un sinsentido autodenominarse partido progresista y seguir financiando tauromaquia. Son cosas incompatibles. Yo no quiero que el dinero de mis impuestos vaya destinado a financiar semejante aberración. Los que quieran toros que lo paguen ellos de su bolsillo, pero el dinero del Estado es para cosas realmente importantes y positivas para la sociedad.
Los verdes también les votaran
Una de las grandes lagunas de este partido, el seguir financiando la tauromaquia, que no es más que maltrato animal en su máxima expresión. Luego nos quejamos de que el psoe pierde votos... hay que tener en cuenta que parte importante de los votos perdidos son de animalistas, movimiento que va en aumento (especialmente los animalistas antitaurinos). Ningún antitaurino va a votar a un partido que sigue subvencionando vía impuestos esta casposa tradición, cuando todo ese dinero podría emplearse en ... (ver texto completo)
Jajajajaja

¿Los animalistas votar a VOX?
Una de las grandes lagunas de este partido, el seguir financiando la tauromaquia, que no es más que maltrato animal en su máxima expresión. Luego nos quejamos de que el psoe pierde votos... hay que tener en cuenta que parte importante de los votos perdidos son de animalistas, movimiento que va en aumento (especialmente los animalistas antitaurinos). Ningún antitaurino va a votar a un partido que sigue subvencionando vía impuestos esta casposa tradición, cuando todo ese dinero podría emplearse en cosas mejores como más sanidad, educación, i+d... Ningún antitaurino va a votar a un psoe que regala 30000 euros de las arcas del Estado a un tal Padilla, el cual no ha hecho nada de provecho para la sociedad, es increible habiendo artistas de verdad y que se le de el premio a ese tío...

Encima apoyar los toros no sirve de nada, sólo perdemos el voto animalista, pero no vamos a ganar el voto de los taurinos, ganaderos, etc. pues toda esa gente va a votar a Vox de cabeza (que está haciendo una propaganda bestial en ese sentido). Mientras tanto el voto animalista va a parar a partidos como Pacma (el cuál respeto profundamente, pero que les cuesta mucho más sumar un escaño) o a Podemos (que también cuestiona la tauromaquia y maltrato animal). Por tanto, apoyando tauromaquia tenemos mucho que perder y poco que ganar. Y el motivo más importante, que apoyar esto no casa con la imagen de progreso que pretende dar el partido, pues para ser progresista hay que serlo en todos los sentidos. Para mí, un buen progresista persigue toda clase de maltrato y violencia, inclusive el maltrato a los animales y al medioambiente.
El diestro madrileño López Simón consiguió hoy la primera salida a hombros de esta feria de Fallas de Valencia, una vez que logró sendas orejas.
No me gustan los toros. Asistí tan dolo a una novillada.

Respeto todo lo relacionado con los toros.