Foro Común


Mensajes de La Poesía enviados por Castor:

A la patria:
***********

Ante el recuerdo bendito
de aquella noche sagrada
en que la patria aherrojada
rompió al fin su esclavitud;
ante la dulce memoria
de aquella hora y de aquel día,
yo siento que en el alma mía
canta algo como un láud.

Yo siento que brota en flores
el huerto de mi ternura,
que tiembla entre su espesura
la estrofa de una canción;
y al sonoroso y ardiente
murmurar de cada nota,
siendo algo grande que brota
dentro de mi corazón.

¡Bendita noche de gloria
que así mi espíritu agitas,
bendita entre benditas
noche de la libertad!
Hora del triunfo en que el pueblo
vio al fin en su omnipotencia,
al sol de la independencia
rompiendo la oscuridad.

Yo te amo... Y al acercarme
ante este altar de victoria
donde la patria y la historia
contemplan nuestro placer,
yo vengo a unir al tributo
que en darte el pueblo se afana
mi canto de mexicana,
mi corazón de mujer.

Poema "A la patria (Manuel Acuña)"
CANCIÓN DE LA MUERTE
! SIN EL AMOR!

Débil mortal no te asuste
mi oscuridad ni mi nombre;
en mi seno encuentra el hombre
un término a su pesar.
Yo, compasiva, te ofrezco
lejos del mundo un asilo,
donde a mi sombra tranquilo
para siempre duerma en paz.

Isla yo soy del reposo
en medio el mar de la vida,
y el marinero allí olvida
la tormenta que pasó;
allí convidan al sueño
aguas puras sin murmullo,
allí se duerme al arrullo
de una brisa sin rumor.

Soy melancólico sauce
que su ramaje doliente
inclina sobre la frente
que arrugara el padecer,
y aduerme al hombre, y sus sienes
con fresco jugo rocía
mientras el ala sombría
bate el olvido sobre él.

Soy la virgen misteriosa
de los últimos amores,
y ofrezco un lecho de flores,
sin espina ni dolor,
y amante doy mi cariño
sin vanidad ni falsía;
no doy placer ni alegría,
más es eterno mi amor.

En mi la ciencia enmudece,
en mi concluye la duda
y árida, clara, desnuda,
enseño yo la verdad;
y de la vida y la muerte
al sabio muestro el arcano
cuando al fin abre mi mano
la puerta a la eternidad.

Ven y tu ardiente cabeza
entre mis manos reposa;
tu sueño, madre amorosa;
eterno regalaré;
ven y yace para siempre
en blanca cama mullida,
donde el silencio convida
al reposo y al no ser.

Deja que inquieten al hombre
que loco al mundo se lanza;
mentiras de la esperanza,
recuerdos del bien que huyó;
mentiras son sus amores,
mentiras son sus victorias,
y son mentiras sus glorias,
y mentira su ilusión.

Cierre mi mano piadosa
tus ojos al blanco sueño,
y empape suave beleño
tus lágrimas de dolor.
Yo calmaré tu quebranto
y tus dolientes gemidos,
apagando los latidos
de tu herido corazón.

José de Espronceda
LA IMAGINACIÓN AL PODER
***********************

Cual amor indiferente
Cual el amor generoso
A mi me sirve de gozo
El detenerme a leerte.

Leyendo esas poesías
La una por indiferente
Y La otra por generosa
Encomiendo mi Alma a Dios
Y Que aquí lo hago presente

Esperaba algo de ti
Y se ha cumplido ya veo
Que no me puedes mentir
Que el amor que yo deseo
Le podamos compartir.

Y no digo hoy ni mañana
Lo podemos compartir
sea una vez por semana
Por estar lejos de ti.
¡Que aguda hija, que aguda! Que facilidad en el uso de la lengua de Cervantes, que tantísimos matices tiene.

Siguiendo el hilo..... ten cuidado que todo se pega menos la hermosura....
"La hermosura la suponemos aunque NO la viéramos"

Atentamente.
¿Desde cuando en el apartado de poesía se miden los versos? Yo creo que de acuerdo con las normas de nuestro foro común, QUE ESTAN PARA CUMPLIRLAS, eso no se debe hacer.
¿Y con la -S- de Rafael Fanina > SÍ?

Tú siempre la "Romana por lo Mayor"

Y Buenas noches se están quedando.
sembrar

-- De José Ángel Buesa --

Alza la mano y siembra, con un gesto impaciente,
en el surco, en el viento, en la arena, en el mar...
Sembrar, sembrar, sembrar, infatigablemente:
en mujer, surco o sueño, sembrar, sembrar, sembrar...
Yérguete ante la vida con la fe de tu siembra;
siembra el amor y el odio, y sonríe al pasar...
La arena del desierto y el vientre de la hembra
bajo tu gesto próvido quieren fructificar...
Desdichados de aquellos que la vida maldijo,
que no soñaron nunca ni supieron amar...
Hay que sembrar un árbol, una ansia, un sueño, un hijo.
Porque la vida es eso: ¡sembrar, sembrar, sembrar!
¿Desde cuando en el apartado de poesía se miden los versos? Yo creo que de acuerdo con las normas de nuestro foro común, QUE ESTAN PARA CUMPLIRLAS, eso no se debe hacer.
"Esto mola más
Jajajajajaha, eso sí es verdad."

-Por Vos-
Métrica:
--------

BUE/NO/ PUES/ A/SUN/TO/ SO/LU/CIO/NA/DO./
= 11 sílabas
^^^^^^^^^^^^^^^^^^

So/pas/ de a/jo/ con/ pi/men/tón/
= 9 sílabas (8 + 1)

de/ se/gun/do hue/vos/ fri/tos/
= 7 sílabas

de/ pos/tre un/ buen/ cho/co/la/te/
= 8 sílabas

con/ chu/rros,/ ¡ay/ que/ ri/co!/
= 7 sílabas

Y/ si el/ am/bien/te es/ bue/no/
= 7 sílabas

ro/de/a/do/ de/ gran/ hu/mor/
= 9 sílabas (8 + 1)

¡a/ vi/vir/ que/ son/ dos/ dí/as!/
= 8 sílabas

dan/do/ gra/cias/ al/ SE/ÑOR./
-----------------------------

Solucionado. Y BUENAS NOCHES.
¿Y que tiene que ver todas las tonterías que habéis puesto con la poesía? espero y os atengáis al tema.
Gracias Triana por la corrección.
Las normas las ha puesto este nuestro FORO COMÚN para cumplirlas.

Atentamente.
! AY...............!

Ay voz secreta del amor oscuro
¡ay balido sin lanas! ¡ay herida!
¡ay aguja de hiel, camelia hundida!
¡ay corriente sin mar, ciudad sin muro!

¡Ay noche inmensa de perfil seguro,
montaña celestial de angustia erguida!
¡ay perro en corazón, voz perseguida!
¡silencio sin confín, lirio maduro!

Huye de mí, caliente voz de hielo,
no me quieras perder en la maleza
donde sin fruto gimen carne y cielo.

Deja el duro marfil de mi cabeza,
apiádate de mí, ¡rompe mi duelo!
¡que soy amor, que soy naturaleza!

Federico García Lorca.
¿A que poema te refieres?
"COPIO"

La amo tanto á mi pesar
que aunque yo vuelva á nacer la he
de volver á querer aunque me vuelva a matar.
Eso parece un *Haiku* Japones
CANCIÓN DEL PIRATA:
(la poesia poesia)

Con diez cañones por banda,
viento en popa a toda vela,
no corta el mar, sino vuela
un velero bergantín;

bajel pirata que llaman,
por su bravura, el Temido,
en todo mar conocido
del uno al otro confín.

La luna en el mar riela,
en la lona gime el viento
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;

y va el capitán pirata,
cantando alegre en la popa,
Asia a un lado, al otro Europa,
y allá a su frente Estambul;

«Navega velero mío,
sin temor,
que ni enemigo navío,
ni tormenta, ni bonanza,
tu rumbo a torcer alcanza,
ni a sujetar tu valor.

»Veinte presas
hemos hecho
a despecho,
del inglés,

»y han rendido
sus pendones
cien naciones
a mis pies.

»Qué es mi barco: mi tesoro,
qué es mi dios: la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria la mar.

»Allá muevan feroz guerra
ciegos reyes
por un palmo más de tierra,
que yo tengo aquí por mío
cuanto abarca el mar bravío,
a quien nadie impuso leyes.

»Y no hay playa
sea cualquiera,
ni bandera
de esplendor,

»que no sienta
mi derecho
y dé pecho
a mi valor.

»Qué es mi barco: mi tesoro,
qué es mi dios: la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria la mar.

»A la voz de ¡barco viene!
es de ver
cómo vira y se previene
a todo trapo a escapar:
que yo soy el rey del mar,
y mi furia es de temer.

»En las presas
yo divido
lo cogido
por igual:

»sólo quiero
por riqueza
la belleza
sin rival.

»Qué es mi barco: mi tesoro,
qué es mi dios: la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria la mar.

» ¡Sentenciado estoy a muerte!;
yo me río;
no me abandone la suerte,
y al mismo que me condena,
colgaré de alguna entena
quizá en su propio navío.

»Y si caigo
¿qué es la vida?
Por perdida
ya la di,

»cuando el yugo
de un esclavo
como un bravo
sacudí.

»Qué es mi barco: mi tesoro,
qué es mi dios: la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria la mar.

»Son mi música mejor
aquilones
el estrépito y temblor
de los cables sacudidos,
del negro mar los bramidos
y el rugir de mis cañones.

»Y del trueno
al son violento,
y del viento
al rebramar,

»yo me duermo
sosegado
arrullado
por el mar.

»Qué es mi barco: mi tesoro,
qué es mi dios: la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria la mar».


José de Espronceda, 1840
Encuentro de mujeres poetas de Piedrahíta (Ávila)
Recuerdo a " Las poetas olvidadas "
------------------------------ --
El V Encuentro de Mujeres Poetas Villa de Piedrahíta se centra en esta ocasión en 'Las poetas olvidadas' a lo largo de varios períodos históricos y literarios.

El encuentro comenzó el viernes con la exposición de la artista piedrahitense Aitana María Pérez Moreno, que bajo el nombre 'Mujeres de la historia' pretende hacer un reconocimiento a esas mujeres que hicieron grandes aportaciones en los campos de las artes, las ciencias o la política y que en opinión de la creadora “merecen ser conocidas y reconocidas”.

A la vez, en el claustro de la iglesia tuvo lugar una tertulia sobre 'Las poetas olvidadas', que puso en valor la obra de aquellas que, por el momento histórico que les tocó vivir, no tuvieron la proyección necesaria para dar a conocer su obra: “poner nombres a mujeres que a lo largo de la historia fueron relegadas por el único motivo de serlo y por los convencionalismos sociales, interpretando la condición sexual como hándicap para la creación o para la libertad de pensamiento”.

Así, en sus intervenciones, las poetas participantes (María Jesús Fuentes, Lola Moreno, Pilar Álvarez Areces, Tamara Alonso, Remedios Fernández y Ester Bueno) repasaron la importancia de las mujeres en distintos momentos, como las de la generación del 27 y las denominadas 'Las Sinsombrero',

En Piedrahita Ávila.

Se hizo una semblanza de esas escritoras, pensadoras y artistas de la generación del 27 como Concha Méndez, María Teresa León, Ernestina de Champurcín, Rosa Chacel, Josefina Latorre, María Zambrano, Maruja Mallo y María Teresa León, que en los años 20 “comenzaron a luchar por la libertad de las mujeres en la creación en un momento histórico que englobaría la dictadura de Primo de Rivera, la Segunda República y la Guerra Civil”.

Momento brillante

También se habló del momento brillante que se produjo durante la Segunda República hasta que la Guerra Civil truncó sus expectativas: “muchas de ellas -se recordó- tuvieron que exiliarse y desde otros países continuaron su labor creativa que engrandece la cultura de España y que no es reconocida ni en libros de texto ni en muchas ocasiones en las antologías de poetas”.

Y se destacó la tertulia 'Versos con faldas', que pusieron en marcha en el Madrid de 1951 las poetas Gloria Fuertes, Adelaida Las Santas y Dolores de Pablos en los sótanos del teatro Gallego de la Carrera de San Jerónimo. Entonces decenas de mujeres poetas consiguieron leer su obra intentando alejar la poesía de la crítica más tradicionalista y oficial, para evitar el lastre del momento a que eran sometidas las mujeres creadoras por los críticos literarios y por una sociedad que se ancló en la eliminación de los derechos de las mujeres.

Una ronda poética por los jardines del Palacio de los Duques de Alba al atardecer del sábado cerrará el encuentro.
HAN VUELTO LOS VENCEJOS…
*****************************
Han vuelto los vencejos;
las cosas naturales vuelven siempre;
las hojas a los árboles,
a las cumbres las nieves.
Han vuelto los vencejos;
lo que no es arte vuelve;
vuelta constante es la naturaleza
por cima de las leyes
Han vuelto los vencejos;
¿ves como todo vuelve?
todo lo que ha brotado al sol desnudo,
de la inexhausta fuente;
todo lo que no fue de algún propósito
producto endeble.
Han vuelto los vencejos;
¡augusto ritmo, única ley perenne!
¡el año es una estrofa
del canto permanente!
Todo vuelve, no dudes, todo vuelve;
vuelve la vida;
¡vuelve la muerte!
¡cuanto tiene raíces en la vida
al fin y al cabo vuelve!
¡Han vuelto los vencejos,
y al pecho aquellas mismas ansias vuelven…!
Ahora comprenderás lo que en la vida
quiere decirnos: « ¡Siempre!»
Siempre, quiere decir la vuelta, el ritmo,
la canción de la mar en la rompiente;
si la ola se retira
ha de volver, pues es de lo que vuelve.
Vuelve todo lo que es naturaleza,
y tan sólo se pierde
lo que es remedo vano de los hombres,
sus artificios, invenciones, leyes…
Han vuelto los vencejos,
como ellos vuelven…¡siempre!:
con su alegre chillar el aire agitan
y el cielo, con su raudo ir y volverse,
al caer de la tarde
cobrar vida parece.
No se posan ni paran, incansables;
sus pies ¿a qué los quieren?
les basta con las alas,
criaturas celestes.
Con ritmo de saeta, ritmo yámbico,
los versos vivos de su vuelo tejen,
chillando la alegría
de sentirse vivientes…
Han vuelto los vencejos;
los del año pasado, los de siempre,
los mismos de hace siglos,
los del año que viene,
los que vieron volar nuestros abuelos
encima de sus frentes natura fuerte,
verán también volar, negros y leves.
Han vuelto los vencejos;
criaturas del aire que no mueren
¿quién muertos los ha visto?
heraldos de la vida, amantes fieles
del largo día de la mies dorada;
¡han vuelto los de siempre…!
¡Vencejos inmortales,
alados hijos de natura fuerte
heraldos de cosechas y vendimias,
mensajeros celestes,
bienvenidos seáis a nuestro cielo,
vosotros… los de siempre!

*Miguel de Unamuno*
GARCIA LORCA
************

ENCINA

Bajo tu casta sombra, encina vieja,
quiero sondar la fuente de mi vida
y sacar de los fangos de mi sombra
las esmeraldas líricas.

Echo mis redes sobre el agua turbia
y las saco vacías.
¡Más abajo del cieno tenebroso
están mis pedrerías!

¡Hunde en mi pecho tus ramajes santos!
¡oh solitaria encina,
y deja en mi sub-alma
tus secretos y tu pasión tranquila!

Esta tristeza juvenil se pasa,
¡ya lo sé! La alegría
otra vez dejará sus guirnaldas
sobre mi frente herida,
aunque nunca mis redes pescarán
la oculta pedrería
de tristeza inconsciente que reluce
al fondo de mi vida.

Pero mi gran dolor trascendental
es tu dolor, encina.
Es el mismo dolor de las estrellas
y de la flor marchita.

Mis lágrimas resbalan a la tierra
y, como tus resinas,
corren sobre las aguas del gran cauce
que va a la noche fría.
Y nosotros también resbalaremos,
yo con mis pedrerías,
y tú plenas las ramas de invisibles
bellotas metafísicas.
No me abandones nunca en mis pesares,
esquelética amiga.
Cántame con tu boca vieja y casta
una canción antigua,
con palabras de tierra entrelazadas
en la azul melodía.
Poema XV: Me gustas cuando callas porque estás como ausente
^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^ ^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa basta.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

Pablo Neruda
VICTOR HUGO
Noche de junio

Muere el día en verano. De sus flores cubierto,
vierte el campo a lo lejos un perfume embriagante.
Con los ojos cerrados y el oído entreabierto,
dormimos en un sueño más claro y fascinante.

Es más grata la sombra y el lucero es más puro.
Una luz imprecisa los espacios colora,
y el alba dulce y pálida, esperando su hora,
vaga toda la noche al pie del cielo oscuro.

Versión de Andrés Holguín
PARA RECORDARLE
***************

Noche Del Amor Insomne
*de Federico García Lorca*

Noche arriba los dos con luna llena,
yo me puse a llorar y tú reías.
Tu desdén era un dios, las quejas mías
momentos y palomas en cadena.

Noche abajo los dos. Cristal de pena,
llorabas tú por hondas lejanías.
Mi dolor era un grupo de agonías
sobre tu débil corazón de arena.

La aurora nos unió sobre la cama,
las bocas puestas sobre el chorro helado
de una sangre sin fin que se derrama.

Y el sol entró por el balcón cerrado
y el coral de la vida abrió su rama
sobre mi corazón amortajado.
! Bueno!
Mai:

Mai, mira-me as mans,
las trayo buedas,
lasas d’amar...
Son dos alas
d’un biello pardal
que no puede
sisquiera bolar.

Mai, mira-me os güellos,
n’o zielo perdius
n’un fondo silenzio...
Son dos purnas
chitadas d’o fuego
que no alumbran
ni matan o chelo.

Mai, mira-me l’alma
aflamada de sete,
enxuta d’asperanza...
Ye un campo labrau
an no i crexen que allagas
que punchan a bida
dica que la matan.

Mai, mira-me á yo.
¿Me reconoxes, mai?
Fue o tuyo ninón...
Güei só un ombre
que no sé como só.
Mai, ¿me reconoxes?
¡MAI, ¿ni sisquiera tú?!
***************************
Madre, mírame las manos,
las traigo vacías,
faltas de amar...
Son dos alas
de un viejo gorrión
que no puede
ni siquiera volar.

Madre, mírame los ojos,
en el cielo perdidos
en un hondo silencio...
Son dos chispas
arrojadas del fuego
que no alumbran
ni matan el hielo.

Madre, mírame el alma
agostada de sed,
seca de esperanza...
Es un campo labrado
donde sólo crecen aliagas
que pinchan la vida
hasta matarla.

Madre, mírame a mí.
¿Me reconoces madre?
Fui tu niño...
Hoy soy un hombre
que no sé como soy.
Madre, ¿me reconoces?
¡MADRE, ¿ni siquiera tú?!

Ánchel Conte
EL CIRINEO
SIEMPRE.

Para todo aquel quien no sienta el apoyo de nadie.
Debes de saber, que tienes mi hombro, para llorar,
Para auparte cuando no llegues y llevarte cuando no puedas andar.
HASTA JESUS TUBO SU CIRINEO
De que vale ir por el mundo presumiendo de valeroso si no tienes
Quien te escuche.
Recogemos a cada paso del camino las heridas de otros que van dejando.
Nunca sabemos agradecer con merecimiento, a las veronicas que limpian,
Nuestras suciedades personales, gratuitamente.
El colmo de todo es que sin saberlo vamos perdiendo a aquel que quiso y no pudo.
Llevamos nuestra soberbia por bandera creyendo que sus colores son los mejores,
Que son los idóneos para ser respetados.
Colgamos las cruces que no nos pertenece por el solo hecho de querer lleva
los pecados de otros y ser perdonados de los nuestros.
Una vez crucificado el penado, nos queda la espera del próximo cargado, para aliviar
Su pesar, su agónico caminar hacia la muerte.
Ganando para nosotros un sitio en los corazones de los cruzados.

Aurora
“Yo fui profeta en mi pueblo
Y poeta en Madrid...
El premio de Bellas Artes.
Que creo lo ponen aquí.!
Dia Mundial De La Poesia.
«La poesía salvará a la humanidad».
*****************************

Más de cien poetas de 40 países debaten

- Comité de Derechos Humanos

Tomado de una publicación del Comité de
Derechos Humanos.
------------------------------ -------
NO creeré
en el derecho del más fuerte
en el lenguaje de las armas
en el poder de los poderosos

NO creeré
en el predominio de algunas razas
en los privilegios de la riqueza
en el orden establecido

NO creeré
que pueda compartir allá la opresión
si tolero acá la injusticia

Quiero creer
en el derecho de los seres humanos
en la mano abierta
en que el mundo entero es mi hogar
que todos y todos cosechan
lo que han sembrado

Quiero creer
que el derecho es el mismo
aquí y allá
y que no soy libre
mientras un ser humano
sea esclavo

Me atrevo a creer siempre
y a pesar de todo
en una sociedad nueva
me atrevo a creer
un cielo nuevo, una tierra nueva
donde habitará la justicia.
Dia Mundial De La Poesia.
Juan Ramón Jiménez
PRIMAVERA

Abril, sin tu asistencia clara, fuera
invierno de caídos esplendores;
mas aunque abril no te abra a ti sus flores,
tú siempre exaltarás la primavera.

Eres la primavera verdadera;
rosa de los caminos interiores,
brisa de los secretos corredores,
lumbre de la recóndita ladera.

¡Qué paz, cuando en la tarde misteriosa,
abrazados los dos, sea tu risa
el surtidor de nuestra sola fuente!

Mi corazón recojerá tu rosa,
sobre mis ojos se echará tu brisa,
tu luz se dormirá sobre mi frente...
*AUSENCIA*

Ir y quedarse, y con quedar partirse,
partir sin alma, e ir con alma ajena,
oír la dulce voz de una sirena
y no poder del árbol desasirse;

arder como la vela y consumirse
haciendo torres sobre la tierna arena;
caer de un cielo, y ser demonio en pena,
y de serlo jamás arrepentirse;

hablar entre las mudas soledades,
pedir prestada, sobre la fe, paciencia,
y lo que es temporal llamar eterno;

creer sospechas y negar verdades,
es lo que llaman en el mundo ausencia,
fuego en el alma y en la vida infierno.

Lope de Vega
Yo cobarde no oculto
mi fe en ti, desdeñada poesía,
ni el ciego amor y el fervoroso culto
con que en tu aras postré algún día.
No reniego de ti cuando la mofa,
cuando villano insulto
responde sólo tu vibrante estrofa.

(Aplíquese el cuento vos)
Esos ojos me miran
fijamente como búhos,
************************
almas inmersas
a la expectativa,
aquello que no podré dar
desde las esquinas
que me limitan
y por eso, lloro.

Porque observo lo que no sé
y contemplo lo que me ata,
¿será que tener conciencia
puediera ser que nos mata?

Nos mata en lágrimas que no son saladas,
son doradas, tan brillantes
como aquella mirada,
ojos de búho en la oscuridad,
ojos que logran amar lo detestable:
las partes de mí que rechazo,
las partes que me hacen odiarme
cuando caigo en desasosiego.

Porque entre
tanta ceguedad
me quedaré si evado
a los ojos que me miran
sin juicios, sin respuestas:
ojos de búho frente al espejo
que me levanta cada que me pierdo
en el abismo del miedo
que alguna vez me hizo caer
para hacerme ver
que soy libre
si miro desde
el fondo del amar.

¿Cuál es el fondo del amar? El amor que no juzga y comprende, pero suelta. La libertad es lo que nos da la capacidad de crear, si el amor viene del fondo, entonces no hay ataduras sino creatividad que viene de la incondicionalidad.
Espero.
POSIBLE ANÓNIMO
^^^^^^^^^^^^^^^
A la espera:

Estamos en el invierno
y aún esperando a aquel que no llega.
Y otro día y otro en desesperación,
Pero no renuncia a su gran ilusión
Hasta que una tarde, al ponerse el sol,
Frente a aquel camino donde tantos años
Atrás lo esperara, se hincó de rodillas
La triste enamorada.
Y entre aquellos brazos que tanto había ansiado,
Con una sonrisa quedó desmayada.
Y en aquel instante, el tan esperado,
Un beso dejó en sus labios posado…
Ni una lágrima, ni una palabra,
Sólo una sonrisa con aire de quimera
Ante una pregunta:
– ¿Fue larga la espera?…
Burlescos de Pedro Oña
----------------------

El Araúco domado
Canto XI

(FRAGMENTOS)
Combate entre los araucanos y españoles.
*Los araucanos son vencidos.*

Así volvió rabiando nuestra gente
y ardiéndose en coraje de corrida
por verse de los bárbaros corrida
a vista de su ejército potente,
el cual, como el contrario ve de frente,
entrársele con furia desmedida,
movió su fuerza toda a recibillo
habiéndolo mandado su caudillo.
Mas el furor y estrépito era tanto
con que el poder incrédulo venía
que, salvo en el valor de don García,
en otro cualesquier causara espanto.
Estuvo por los suyos puesto a canto
de peligrar su crédito aquel día,
por solo haber tenido tal desorden
a no le hallar los bárbaros en orden.
[...]
Como las ondas túmidas que vienen
sus vientres más que hidrópicos alzando,
y el trono celestial amenazando
en dando con las peñas se detienen;
y como allí les hacen que se enfrenen
en su dureza el ímpetu quebrando
se ven así quebrar las Indas olas,
llaga da s a las peñas españolas.
Mas bien, como esas ondas no pudiendo
romper por las barreras peñascosas,
revientan de coraje y espumosas
están, aún siendo fiigidas, hirviendo,
así los enemigos no rompiendo
las contrapuestas armas poderosas
comienzan a hervir con nueva rabia
subiendo ya su cólera a la gabia.
Revuélvense con los campos en un punto
el poderoso Arauca y fuerte España,
cuya mezclada sangre al suelo baña,
nadando en ella el vivo y el difunto,
El humo, el fuego, el polvo todo junto
al sol, al cielo, al aire a la campaña
ofusca, ciega, turba y oscurece
y el mar de tanto golpe se ensordece,
[...]
Don Pedro, aquel Néstor de luengos años,
habiendo ya llegado a la postrera,
como en la juvenil edad primera,
los golpes, que descarga son extraños,
Asómanse intestinos y redaños
por donde va la espada carnicera
del capitán Rengifo y la de Ulloa,
dignos de mucho mas que de esta loa,
No menos del ejército araucano
se dan a conocer, en daño nuestro,
Lincoya y Millanturo, mozo diestro,
que nunca descargó la maza en vano,
el duro Galbarín de rabia insano,
la clava juega a diestro y a siniestro,
más fiero que la víbora pisada,
y que mujer, por celos enojada.
Haciendo mil volcanes de la vista,
y tósigo mortal de cuerpo y cara,
se mete por los nuestros Tulcomara,
sin que, tan presto, alguno le resista:
no hay hombre, ni caballo que no embista,
ni cosa, que le opongan, lo repara;
por todo rompe y va desaforado
de morir o vencer detemúnado.
Mancón y Rengo siguen al Sargento,
entrándose tras él por nuestro bando,
y parte de él hiriendo y maltratando,
con un furor indómito y violento,
caballo, que les pone impedimento,
ninguno se va de ellos alabando,
pues por armado y rápido que venga,
Mancón lo manca y Rengo lo derrenga,
El alto don Felipe, que los mira
y vuelve a sus pasados la memoria,
ganoso de apoyar aquella gloria,
solo contra los dos derecho tira:
alzó Mancón la maza envuelta en ira,
contando ya por suya la victoria,
mas hizo errar la cuenta y golpe fiero
el español diestrísimo y ligero.
Un salto da al través el suelto infante,
el ponderoso leño viene a tierra,
adonde más de el medio se sotierra,
embarazando al bárbaro arrogante;
mas antes que furioso lo levante
el español con el aguija y cierra
la pica en ambos puños apretada
y al enemigo vientre encaminada.
Rengo, que ve venir el bote fiero,
le impide su camino con la maza,
que el duro fresno quiebra y despedaza,
sacando del peligro al compañero;
y luego más que un pájaro ligero
se arroja codicioso tras la caza,
enderezando un golpe temerario
a las herradas sienes del contrario.
Mas tuvo don Felipe tal ventura
(por lo que tiene el fin de don García)
que, cuando Rengo el brazo descendía,
bajaba ya Mancón su mano dura;
y como cada cual por sí procura
hacer un mismo efecto y una vía,
por dar Mancón el golpe al enemigo,
le da sobre la clava del amigo.
Sobre la cual cruzado el duro leño
hace probar su furia al verdellano,
y Iíbrase de entrambos el cristiano
que deshiciera un monte el más pequeño.
iOh, qué sañudo rostro y bravo ceño
volvió por esto Rengo el araucano,
diciendo qué se espera de nosotros
si ya nos impedimos unos a otros!
Pues, aunque pese al cielo y a la tierra
y pese al ancho mar y al hondo abismo,
yo solo contra todo el cristianismo
sustentaré la maza en cruda guerra,
y a toda la infemal canalla pena
y al mismo Eponamón, si viene él mismo,
haré, si me lo estorba, entre estos brazos,
mil piezas, mil añicos, mil pedazos.
En tanto el español, su espada fuera,
y de la tierra alzando un roto escudo,
contra Mancón levanta el filo agudo,
enviándolo derecho a la mollera.
Sobre la maza el bárbaro lo espera;
mas tanto el vigoroso brazo pudo
que el golpe, sin haber cortado el leño,
en tierra sin sentido puso al dueño.
Al estallido, Rengo se rodea,
y viendo al compañero derribado,
envuelve a don Felipe de Hurtado
con término de darle a la pelea,
cogiéndole por bien que se ladea
con la crujiente clava el diestro lado
a cuyo son, por poco que le alcanza,
entrambos pies hicieron su mudanza.
Bajara el fiero golpe a la cabeza,
si menos ella de él se desviara
y el casco con los hombros igualara,
echando por su parte cada pieza.
Sentido el caballero se endereza,
y del segundo golpe se repara,
metiéndose debajo del escudo
y cerca del contrario lo que pudo.
Guardole el aguardar con tal postura,
a causa de que dió la dura maza
abajo del codollo media braza
que es casi con la misma empuñadura
con parte del escudo y la coraza,
dejándole del golpe estremecido,
cual roble por el viento sacudido.
Corvó erguido cuello y la rodilla
por merecer el golpe tal crianza,
mas presto se endereza a la venganza
vendiendo el cuerpo, el brazo y la cuchilla;
ya Rengo que esperaba rabatilla
le engaña su reparo y esperanza
porque con ademán de darle un tajo
le hiere de una punta más abajo.
Por el derecho lado entró la espada,
sacando un grueso caño a la salida
de sangre más en cólera encendida
que del color nativo acompañada.
Mas fue tan al soslayo la estocada
que no sacó del bárbaro la vida,
el cual a la sazón esta de suelte
que tiene del temor la misma muerte.
Sobre las puntas últimas se empina
la temerosa clava levantando
y viene con tal furia descargando
que el aire sólo a muchos desatina:
a la cabeza el indio la encamina,
mas don Felipe, el cuerpo desviando,
remite el duro golpe al suelo duro
cuya respuesta dio en el reino oscuro.
No pierde la ocasión el bautizado,
mas viendo al fiero bárbaro impedido,
se tiende con el diestro pie metido
tirándole un revés desatinado;
llevárale con él sin duda un lado
si Rengo, con un salto desmedido,
de la corriente espada no huyera,
salvando quince pies de la ribera.
El español, hiriendo el aire en vano,
volvió por ver el indio donde estaba,
que ya, tomado en áspide, tomaba
la maza y muerte en una y otra mano
cuando Mancón del verde y rojo llano
su derribado cuerpo levantaba,
no tanto en su bestial sentido vuelto
cuanto en furor y viva saña envuelto.
Levantaba su bastón nudoso en alto
y contra don Felipe salta presto,
que, como está con Rengo, no está en esto,
ni al enemigo ve, ni siente el salto,
por donde la pusiera el nuevo asalto
quizá do no quisiera verse puesto;
a no venir Bernal por esta parte
haciendo de la suya lo que Marte.
A punto pues, que el bárbaro furioso
llegaba a ejecutar el golpe esquivo,
emparejó Bernal, trasunto al vivo,
de aquel Bernardo célebre y famoso;
y, visto el duro trance peligroso,
a su caballo arriba pie y estribo,
bajando el hasta y brazo fume al pecho,
al de Mancón incrédulo derecho.
Tan súbito el católico arremete
y el indio va de cólera tan ciego,
con el armado lance de su juego,
que por la lanza él mismo se le mete.
Falsó la punta el duro coselete,
que no se le falsara el mismo fuego
y entrando por los pechos impelida
salió por las espaldas con la vida.
Quedó Mancón tan fiero y espantable,
tan bravo, tan feroz y tan sañudo,
que con estar de espíritu desnudo
estaba al parecer incontrolable;
tras cuya negra faz abominable
el cuerpo laso, indómito y membrudo
cayó sin alma en tierra, del encuentro
y el ánima sin cuerpo más adentro.
Mas no se fue Bernal sin pago de esto,
porque le dio tal golpe el brazo fuerte
con la vascosa rabia de la muerte,
que casi le dejó en sus manos puesto,
pues mal su grado, en éxtasis transpuesto,
por tres o cuatro partes sangre vierte,
dejando sin acuerdo, larga pieza,
torcida sobre el pecho la cabeza
[...]
Trabárase batalla tan reñida
que fuera bien de ver a costa de ellos,
a causa de que son erguidos cuellos
y poco estimadores de la vida.
Mas fue la furia de ambos impedida,
llevándolos de allí por los cabellos
un bárbaro escuadrón sobresaliente
con otros diez o más de nuestra gente.
Quedó con tal vergüenza y corrimiento
por la perdida lanza el fiero hispano,
que de cobrarla él mismo por su mano
hace, mirando al cielo, juramento.
No puede verse ahora el cumplimiento,
mas no es de presumir que jura en vano
quien tiene ya de atrás en mil contiendas
también aseguradas estas prendas.
En esto ya la cosa está de modo
que en mar bermejo, el campo se convierte,
y tanto dan que hacer aquí a la muerte,
que dudo si podrá acudir a todo,
Arrolla cuerpos bárbaros a rodo,
sin reservar humilde, ni alta suerte,
y de cortar a prisa tanto hilo
tiene mellado ya su agudo filo.
! FRAY MELCHOR

! Novela de las madejas del Vicentino.-

Las nueve que moráis allá en Parnaso
espíritu me dad cual se requiere
para cantar el más donoso caso
que, en cuanto el sol sus rayos esparciere
del Capricornio al Cancro, semejante
no se verá jamás ni hombre lo espere.
A las damas requiero que delante
no estén las que lo son escrupulosas,
guárdense de mi voz, no las encante;
mas las que, ultra de ser bellas y hermosas,
tienen el rico esmalte de discretas,
podrán prestarme orejas amorosas;
tomen, si gustaren, de estas tretas
que a fe que seguirán un buen destino
si imitan estas viejas alcahuetas.
Íbanse pues tres dueñas un camino,
con perdón, en tres asnos caballeras,
aunque aquesto del son me trae mohíno.
Casadas todas tres y muy mohatreras,
pienso yo que el oficio que tenían
debía ser sin falta panaderas,
las cuales juntas iban y venían
a una cierta ciudad desde su aldea,
y allí juntas su pan muy bien vendían.
Fortuna que las cosas acarrea
según sus intenciones van guiadas,
no como el apetito las desea,
viniendo a la ciudad las tres casadas,
les ofreció caídas en el suelo
unas madejas de hilo bien curadas;
las cuales de sus asnos hacia el suelo
se abalançaron luego, codiciosas
de añadir a su tela un pedaçuelo.
Mas como todas tres muy presurosas
llegaron, todas tres asieron de ellas,
y todas tres tiraban animosas.
Ninguna de las tres quería perdellas,
cada una pretendía de llevarlas
y antes morir que un paso dar sin ellas.
Finalmente, en tomarlas y dejarlas,
a la ciudad llegaron siempre asidas
de las madejas sin jamás soltarlas,
adonde ya en más cólera encendidas,
las lenguas se ayudaran de las manos
si no fueran con tiempo socorridas,
porque llegaron fieles y escribanos,
alguaciles, corchetes y el tiniente,
con otros que persiguen los humanos.
Y, vista su querella encontinente,
después de haberse un rato bien reído,
el tiniente apartó toda la gente
y díjoles: "Hermanas, he querido
llevar esta cuestión por otro fuero
más blando que el que a mí me es permitido,
por tanto, desde aquí sentencio y quiero
que la que mejor burla hubiere hecho
para el domingo prójimo primero
a su marido, goce del derecho
de todas y se lleve las madejas
ella sola y la hagan buen provecho."
A esto abajaron las orejas,
aceptando por bueno el corte dado
para acortar de pleito y de quejas.
Y, por ponerse en ello aquel cuidado
que se requiere, vueltas a su aldea
antes que el sol se hubiere deslumbrado,
todas tres de un jaez y una librea
las burlas le llevaron, y en un día,
que parece que nadie hay que lo crea.
Y dice mi amigo:

Cuándo se calla muchas veces eso va matando el espíritu, creó que es muy bueno hablar o discutir en buen plan... dejar las cosas claras... cuando en pareja uno es fuego el otro tiene que ser agua.... igual hay problemas cuando el mismo siempre quiere ser agua y el mismo quiere ser fuego.
*Santa Rita abogada de lo imposible*

La sonrisa

No cuesta nada, pero vale mucho.
Enriquece al que la recibe, sin empobrecer al que la da.
Se realiza en un instante y su mensaje perdura para siempre.
Nadie es tan rico que pueda prescindir de ella, ni tan pobre que no pueda darla.
Crea alegria en casa, fomenta buena voluntad y es el descanso para el aburrido, aliento para el descorazonado, sol para el triste y recuerdo para el turbado.
Y con todo, no puede ser comprada, mendigada, robada, porque no existe hasta que se da.
Y si en el momento de comprar, el vendedor esta tan cansado que no puede sonreir, ¿quieres tu darle una sonrisa?
Porque nadie necesita tanto una sonrisa, como los que no tienen una para dar a los demás.
Sátira que hizo un galán a una dama criolla que le alababa mucho a México.-

Mi señora mexicana,
ya le dije la otra noche
que no me alabe esta tierra
tanto, que me da garrote.
¿Piensa que soy Santo Padre,
aun no he sido sacrimoche,
que para canonizarla
me presenta informaciones?
Mas si me tiene por asno
y me pica porque rozne,
mire que soy sardesquillo
y le asentaré seis coces.
Hincharáseme la vena,
daréle seis mojicones
y a Mexiquillo y a ella
los pondré de tisne y podre.
Mas hablando agora en seso
aquí, pues nadie nos oye,
sepamos destos milagros
que desta tierra compone.
Diga que alaba en un reino
que es de frailes y cardones,
sólo bueno para bestias
por el sacate que comen.
Diráme que es Nueva España,
yo reverencio tal nombre,
mas niego que en los efectos
con España se conforme.
Está en la misma miseria
do se afeminan los hombres
y los hijos que producen
ellos de serio se corren.
Vertió en España Amaltea
su cornucopia y su flores
y dio valor a sus hijos
de ser bravos y ser nobles.
Allá vive la verdad,
acá apenas se conoce;
allá la vergüenza reina,
acá era esclava y huyóse.
Allá un mozo de veinte años
es Dieguillo y Pericote,
y de catorce las mozas
a las muñecas componen.
Acá un muchacho de diez
juega jura, hurta y corre
sobre la niña que sabe
que ha de parir y por dónde.
¿Hallaron en este reino ~
Cortés ni sus españoles
sino bárbaros vestidos
de plumas y caracoles?
Caballos no los había,
carneros, vacas, lechones,
ni aceite, ni pan, ni vino,
sólo maneyes y alotes.
Con un gallo de papada
me atruenan este cocote,
como si a España faltaran
mil faisanes y pavones.
Si la alaba por la plata,
Guadalquivir en sus montes
tiene más; si por el oro,
más en el Tajo se coge.
Señora, si dice hay cuervos,
ésos le coman los bofes,
si hay pinos, robles, encinas,
de cualquier dellos se ahorque
¿Dónde están estas bellotas
destas encinas y robles?
Y si tantos pinos hay,
coma mil destos piñones.
¿Dónde están los olivares
con que Palas se corone,
consagrado por su fruto
Alcides, hijo de Jove?
Estos pámpanos y viñas,
las cepas y rodrigones
me enseñe donde el dios Baco
haga su templo y repose.
Enséñeme estos lugares,
estas tinajas de arrope,
estas bodegas rellenas
de blanco, tinto y aloque.
De tierra de promisión
sacaron sus corredores
uvas, mostrando con ellas
que es fértil do tal se cogen.
Nunca buscaron guaiabas,
ni plátanos motilones,
ni procuraron cacao,
porque caca no se come.
Lo bueno que yo he hallado
son tascales y frisoles,
mecasuchil, golosinas,
nopal y chilacayote.
Por vino beben pusiele
blindase con sigarrones,
las narices son volcanes
y las bocas son fogones.
Por la salsa tienen chile
por velas queman ocote,
las damas mascan copal
y es su huta el esapote.
Una tuna los trae locos,
y adoran en los zapotes,
de mañana atole almuerzan
y atole cenan de noche.
En más de trescientas leguas
no vi mesa, ni se pone,
ni vi muertos por ahítos,
que no ahítan totopostres.
Diráme que hay chocolate;
¡oh, qué hermoso almodrote!
cámara del dios Cupido
cuando come camarones.
Él es hecho de cacao
de patastle y achiote,
con suchil, suchicallastle,
con su chiplateo y atole.
Mira que nombres aquestos
de la barca de Aqueronte
para conjurar diablos.

De Oquendo.
Mari, cómo haces para poner toda la poesía.
"Parece las longanizas de mi pueblo cuanto mataban los cerdos y las colgaban de palos paralelos."

o sea.
Imagen de la luna a finales de Enero
La luna de Enero
[Poema.]

José Zorrilla
El prado está sin verdura,
Y los jardines sin flores,
No cantan los ruiseñores
Amores en la espesura.

No se oye el dulce murmullo
Del viento, que ronco brama,
No brota en la seca rama
Tierno y pintado capullo.

No saltan serenas fuentes
Por entre sutiles bocas,
Que ruedan desde las rocas,
En vez de arroyos, torrentes.

La luz que los aires puebla
Pesada, amarilla y tarda,
Se pierde en la sombra parda
De la perezosa niebla.

Se viste el color del cielo
Color de los funerales,
Y son del alba cristales
Los carámbanos de hielo.

Brota a los rudos estragos
Con que el invierno la abruma,
La tierra nieblas y lagos,
El mar montañas de espuma.

Y hacinados de ancha hoguera
Los hombres en derredor,
Contemplan el resplandor
Que asalta la azul esfera.

Y baja amarillo el río,
Y entre sus ondas pesadas
Trae las ramas desgajadas
Al furor del cierzo impío.

Mas la noche silenciosa
Por el firmamento sube,
Sin que la manche una nube,
Engalanada y vistosa.

Que en vez de sombra importuna
Vienen siguiendo sus huellas
Mil ejércitos de estrellas,
Cortesanas de la luna.

Que la noche, en recompensa,
Callando los vendavales,
Enciende sus mil fanales
Sobre la atmósfera inmensa.

¡Qué bella es la luz de plata
Con que la noche se viste
Después del día más triste
De la estación más ingrata!
POEMA DE ANONIMO DEL SIGLO XVII
(Que podriamos aplicar hoy)
----------------------------

¿En dónde estás, Señor, que tu presencia
no se muestra a la faz del descreído
que, sin temor a Ti, cual forajido,
despoja y viola y mata sin conciencia?...
¿Dónde están tu justicia y providencia
que no amparan al pobre, al oprimido,
y del rey, del magnate y del valido
consientes la feroz concupiscencia?...
¿No somos, ante ti, todos hermanos?
Si lo somos, ¿por qué no ser iguales,
en la vida lo mismo que en la muerte?...
¡Mientras existan siervos y tiranos
y en la Tierra consientas tantos males,
no acabaré, Señor, de comprenderte!...
Aunque la noche esta oscura/y aquí no hay ninguna luz/con tú divina hermosura/ la iluminas toda tú./
Como somos liberales
escribimos poesía
En este espacio común
Imitando cada día
A poetas conocidos
O a quien nos salga del alma
El verso que llevamos dentro
Pero hagámoslo con calma
Por si viene el profesor
A corregirnos las faltas.

Cordialmente.
BUENOS DIAS
Con poesia:

Cuando la poesía se lee
En este Foro Común
Dan mas gana de saber
De los poetas de ayer...
También los contemporáneos
Que podamos aprender
Si la poesía la amamos
que en este taller según
Escriben profesionales
Y también los amateur.

Correcta en Métrica.
A la orilla de un pozo,
Sobre la fresca yerba,
Un incauto Mancebo
Dormía a pierna suelta.
Gritóle la Fortuna:
«Insensato, despierta;
¿No ves que ahogarte puedes,
A poco que te muevas?
Por ti y otros canallas
A veces me motejan, ... (ver texto completo)
^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^
Como recuerda a Samaniego del Catón

Saludos.
la GLORIOSA:
Mi solo Dios verdadero,
cuyo ser es inamovible,
a quien es todo posible,
fáçil e bien fazedero!
Tú que sabes la pureza
de la mi virginidad,
alumbra la çeguedad
de Josep, e su simpleza.

El ÁNGEL a JOSEPE:
¡Oh viejo de muchos días,
en el seso de muy pocos;
el principal de los locos!
¿Tú no sabes que Isaías
dixo: «Virgen parirá»;
lo cual escribió por esta
doncella gentil, honesta,
cuyo par nunca será?

Manrique
JUAN RAMON JIMENEZ

¿Te acuerdas? Fue en el cuarto de los niños. La tarde
de estío alzaba, limpia, por entre la arboleda
suavemente mecida, últimas glorias puras,
tristes en el cristal de la ventana abierta.
El maniquí de mimbre y las telas cortadas,
eran los confidentes de mil cosas secretas,
una majia ideal de deshojadas rosas
que el amor renovaba con audacia perversa...
¡Oh, qué encanto de ojos, de besos, de rubores;
qué desarreglo rápido, qué confianza ciega,
mientras, en la suave soledad, desde el suelo,
miraban, asustadas, nuestro amor las muñecas!
FERNANDO VILLALÓN:

Plaza de piedra de Ronda,
la de toreros machos:
pide tu balconería
una carmen cada palco;
un Romero cada toro,
un Maestrante a caballo
y dos bandidos que pidan
la llave con sus retacos.
Plaza de piedra de Ronda,
la de los toreros machos.
hartos de pisar la tierra.
GARCÍA LORCA:

¡Que no quiero verla!
Dile a la luna que venga,
que no quiero ver la sangre
de Ignacio sobre la arena.
¡Que no quiero verla!
La luna de par en par.
Caballo de nubes quietas,
y la plaza gris del sueño
con sauces en las barreras.
¡Que no quiero verla!
Que mi recuerdo se quema.
¡Avisad a los jazmines
con su blancura pequeña!
¡Que no quiero verla!
La vaca del viejo mundo
pasaba su triste lengua
sobre un hocico de sangres
derramadas en la arena,
y los toros de Guisando,
casi muerte y casi piedra,
mugieron como dos siglos
hartos de pisar la tierra.
Leer >Poemas para animar, alentar y levantar el ánimo en momentos tristes de la vida y de frustración.
BÚSCAME EN MÍ:

Alma, buscarte has en Mí,
Y a Mí buscarme has en ti.

De tal suerte pudo amor,
Alma, en Mí retratar,
Que ningún sabio pintor
Supiera con tal primor
Tal imagen estampar.

Fuiste por amor criada
Hermosa, bella, y así
En mi corazón pintada,
Si te pierdes, mi amada,
Alma, buscarte has en Mí.

Que Yo sé que te hallarás
En mi pecho retratada
Y tan al vivo sacada,
Que si te ves te holgarás
Viéndote tan bien pintada.

Y si acaso no supieres
Donde me hallarás a mí,
No andes de aquí para allí,
Sino, si hallarme quisieres
A mí, buscarme has en ti.

Porque tú eres mi aposento,
Eres mi casa y morada,
Y así llamo en cualquier tiempo,
Si hallo en tu pensamiento
Estar la puerta cerrada.

Fuera de ti no hay buscarme,
Porque para hallarme a mí,
Bastará solo llamarme,
Que a ti iré sin tardarme
Y a mí buscarme has en ti.

Lírica de mi Santa. TERESA
"Poetita azul"

Poeta que considera el portal su segunda casa
------------------------------ ---------------

LA DAMA DE ZAPATOS ROJOS.

Junto a una luz fugaz, sentada,
apareció en mi ventana
Con una dulce sonrisa, una brillante mirada
Las noches sus pasos se sienten, cuando llega;

¡No se; de dónde viene!
¡No se; a dónde va cuando amanece!
Será una alma enamorada, o será un ser viviente
Que quiere llevarme a su palacio para siempre

La noche de luna llena, brillaba
La dama de zapatos rojos suspiraba,
al ver cerrar la cortina de mi ventana
Se pone triste, en su extravagante sala
En el silencio de la noche helada;

Una bella doncella, su voz el viento se lleva
Se perfuma con las flores de primavera
Llora cuando el sol calienta, la tierra
El misterio termina; cuando él despierta.