Foro Común


Mensajes de Escritos "literarios" originales y propios de cada forero enviados por Olimpio:

En mi pueblo reciben el nombre de: PERUCOS.
En el mío perillos
Piso social?
Así es Cabreo-dos. El mundo está lleno de callejones sin salida; unos más cortos que otros.
Yo no creo que decir lo que, pienso y lo que siento de los dirigentes de una formación política sea avivar el fuego mi intención mas bien es poder apagarlo explicando la verdad de esos lideres y de ese movimiento. La gasolina la traen ellos yo quisiera poner agua pura. Saludos cordiales.
Yo tambien digo lo que pienso: En mi opinión, la gasolina empleada en su escrito es de un octanaje muy similar a la empleada por Podemos.

Saludos
JUVENTUD DIVINO TESORO
Por más que lo intento no puedo llegar a comprender que exista ahora en nuestro país tanto odio, tanto rencor, y tanto veneno, entre la gente joven, que procede de familias de clase acomodada, o que sin serlo han obtenido unos estudios universitarios, sin haber tenido que sufrir en su infancia o adolescencia, y que han llegado a nuestros días sin dar un palo al agua.
Son ellos los que han puesto en marcha, aprovechando los problemas de la crisis un movimiento revolucionario ... (ver texto completo)
Con todo respeto: el fuego no se apaga con gasolina.

Saludos
Soy de cualquier lugar de España salvo de ese edén donde dices ponían:

"Por las mañanas buenos torresnos después de las patatas o las sopas de leche o de ajo, y a trabajar con el arado o con la azada. y a las once otra vez pan con jamón o buenísimo el chorizo que se acompañaba con buen vino de Toro
La merienda NI TE CUENTO CON EL JAMON, CHORIZO Y QUESO MANCHEGO;
Se tendía al ganado y después a CENAR, que por su variedad tú lo sabes igual que yo".

Yo no estaba en ese lugar.
OLIMPIO. En todos los pueblos de España allá por los años 40 y 50, aunque no había que comer, la gente se ayudaba unos a otros. Raro era el pobre del pueblo, más que pobre, el que necesitaba algo para comer, siempre alguien llevaba patatas y garbanzos para que pudieran comer. Hambre si, pero se hacían tres comidas al día.
ANGEL.- Hambre sí, tres comidas... Ayudas muchas... las personas que no tenían nada hoy... mañana tampoco tenían... Hasta que los hijos no se hicieron "mayores" dejando la escuela para después y salieron de los pueblos sin indrustria... y con ella, no se comenzó a "vivir"
Ciudadana. En cada zona y en cada pueblo o ciudad aquellos años fueron diferentes. No se trata de defender lo de cada uno, más bien, recordar aquellos -para mí y la zona de mis vivencias nefastos años en todos los sentidos.

Ciudadana, claro que recuerdo la leche en polvo, así la se denominaba en mi zona; tomar ese vaso grande de aquella leche era un lujo para el 30% de aquellos niños, el queso por allí no llegó.

Los huevos los tomaban quienes tenían gallinas, corrales y pienso para alimentarlas. Hablas de la matanza, para ello había que tener mínimo un cerdo y haberle criado antes, ¿con que?, en mi casa un par de veces se hizo el esfuerzo. Los jamones se destinaron a picarlos para tener más chorizos. Quienes tenían fincas podían tener casi de todo, aunque fueran pequeñas cantidades.

Hablas de carne, Ni poca ni mucha, no había, aunque en los garbanzos y las lentejas al estar "acocados" tener pequeños gusanitos... carne era. Huevos y carne... si caía algún conejo o los nidos de palomas, algún erizo, peces y cangrejos... El régimen... En las ciudades nada de eso, yo conocí Madrid en 1949 y no era como hoy; todos han leído "Tiempos de Silencio" o "La Colmena" dijo Camilo José Cela su autor: «esta crónica amarga de un tiempo amargo» en el que el principal protagonista es el «miedo».

Dinero, dices; ni un céntimo, como todo, había quien tenía, la mayoría lo justo para pagar la iguala al médico y el pan de cada día, lo demás "Dios proveerá" si cogías un catarro... los remedios de la abuela o a buscar donde lo había...

Imagino que habría gentes del Estado con buen suelo, no eran los maestros, ni los guardias cibiles, ni los militares... tenían casa...

Hambre no se pasaba, necesidad de todo si había.

Saludos ciudadana

Hasta la entrada el final de la década de los 50, nada de nada.
ciudadana. Posiblemente me expresé mal; le dije a Liberal Conde que "conocía lo que el decía sobre la carta que tomaban en su zona. Intentaba recalcar lo que se decía sobre las muchas personas que duermen en la calle, no estaba de acuerdo en sus comidas y decía que aquellos que sin nada no podían "robar" nada más que las patatas que habia en dos puestos necesitando cuatro, no comían.

El mi zona, eso del cocido del desayuno comida y cena, solamente existia para un 30 %. los demás se las arreglaban pasando hambre.
LIBERAL. Me has pasado del TODO A LA NADA. ¡Alto, amigo!

O sea: estoy de acuerdo con lo que dices de los yates y de los robos. Ahí, sí, pero con excepciones debido a que hay gente rica que le ha sonreído la suerte.
Cobrando en B y no pagando impuestos, sobre todo en los momentos de la burbuja
Se pide para poder comer. No para beber un litro de vino.
Cuando se pide se intuye que es porque no se tiene, se necesita. Quien dá, después de hacerlo no debería hacerse preguntas, dejemos que aquello recibido sea gastado en comer, y si llega que se den una alegria

Darte para que compres lo que el dador quiere... es un negocio, sobre todo si compras algo que él fabrica... armas usadas
Hola Liberal: conozco lo que que comentas. Eso en Madrid ciudad, en los pueblos ya ciudades de la misma Comunidad tabién hay muchas personas que viven y duermen donde pueden, si les dejan.

Hombre... tampoco se trata de volver a trabajar por la comida y a dormir al pajar...

Ni tanto ni tan calvo

saludos
Quería decir: no todos tenían esos ricos alimentos
Hola ciudadana

Os entiendo, aunque date cuenta que tu calificas de "normales" lo de ayer y "rutina" lo de hoy siendo las mismas tareas; levantarse, tener para desayunar, trabajo, salud, familia,.

Claro que comenzamos a fallar, comparándonos con ayer aún más; querer ser los mismos es lo que no debemos hacer si se desea vivir con los pies en el suelo y la alegría necesaria.
Nosotros teniendo los mismos nombres, no somos los mismos, hemos dejado por el camino la fortaleza de ayer aplicada a cualquier faceta en las que seguimos participando. Esta etapa de la vida como todas es diferente, con la virtud de que tenemos tiempo para analizarla y enfrentarnos a ella viviéndola con las justas añoranzas.

Tienes mucha razón de que cuando la vida golpea duro el sufrimiento que conlleva nos hace ver y asumir que hay que vivir con toda la intensidad posible todos los días haciendo aquello que nos satisface; siempre hay excepciones.

Totalmente de acuerdo en que globalmente no somos ni vivimos igual. Como la justicia y tantas otras cosas.

Un fuerte saludo
Ciudadana. En fondo diré algo parecido a tí con matizaciones importantes.

Cuando se hacen cosas "importantes" nos olvidamos de las "pequeñas cosas". En la vida no hay cosas importantes y pequeñas cosas, todo es importante o pequeño, nosotros somos quienes lo valoramos, quienes ponemos el calificativo.

Cada individuo es diferente y por ello, los parámetros que le hacen feliz o lo contrario, pueden no ser los mismos.

Sin ninguna duda todo lo que se realiza en un trabajo con un entorno concreto durante un largo tiempo, es rutina, en cualquier etapa de la vida. La diferencia esta en la importancia que nosotros damos a lo que hacemos.
Cuando creemos hacer lo que debemos y podemos, se es feliz, sabiendo que siempre quedan cosas para hacer mañana.

Un saludo
Puedo estar de acuerdo en casi todo.

No se le olvide que EL PP DIJO NO AL REY; ¿en esa parte no había posibles cuestiones partidarias y personales?

Tambien estoy harto, de todos.

Saludos
Liberal. El pasado nunca vuelve.
Juan Pavelo que gran razón tiene usted visite Cataluña en diversas ocasiones siendo tratado maravillosamente una cosa son su clase dirigente y otra sus gentes.
Me gusta su sentido del humor con finos mensajes inteligentes coordinados con otros serios es una forma de hacer muy acertada y divertida para este lugar que incita a leerle todos los días.

Cordialmente.
juan fernandez montes. Hola Juan. También los pescadores y cazadores dicen que exageran. Tienes razón al decir que tus exageraciones eran discretas.
Sí, Juan los catalanes me han tratado bien. No creo que a alguna persona todo le salga mal durante un importante espacio de tiempo. Siempre hay quienes les gusta destacar las vivencias negativas por motivos concretos en tiempos concretos; el pensamiento, disco duro de la memoria, sin pedirlo, suele llevarnos hacia las vivencias positivas, a mí a los pescadores y cazadores y por lo leído, a tí también. Me alegro

Un saludo. Olimpio
OLIMPIO. Dime una cosa que no te haya ocurrido de las que cito. Seguro que hay muchas. La vida es una sucesión de calambrazos, al que le da, le sacude bien.
Cuanto te gusta que te repitan las cosas.

Ni una sola cosa de las que citas me ha ocurrido, salvo la de cobrar algo más de 16000 pesetas
OLIMPIO. Cuento lo sucedido en mi persona. No miento ni exagero nada. " Barruntaba tormenta"... y todo lo demás es cierto. No suelo mentir. Odio la mentira. No te quepa la menor duda, en Barcelona había restaurantes vegetarianos en los años 60. Este que cito yo estaba por Vía Layetana, en Barcelona. Todo, absolutamente todo sin exagerar, me sucedió ese día. Excepto lo del restaurante vegetariano que fue otro día. Las tormentas en Barcelona son muy fuertes. En otra que me tocó estar los granizos eran ... (ver texto completo)
Vamos a ver.- Yo no digo que mientas en ninguna de tus afirmaciones. A mí y a las personas con las que durante 25 años he convivido en momentos alternos, no nos han ocurrido, y repito, "todo es llegar a tiempo".
A nuestro querido, queridisimo, Angel le crecen los enanos. Se fue a Barcelona y desde su entrada hasta su salida no le pudieron ir peor las cosas.
Lo primero el taxista hablándole el catalán, al que Angel, no más subirse, le advierte que no tiene ni puñetera idea del idioma. Yo que llevo 55 años en Barcelona, no puedo decir lo mismo. El catalán, que se da cuenta que no eres nacido en Cataluña es tan educado que de seguida te habla el castellano para que lo entienda todo España, así que, querido ... (ver texto completo)
juan fernández montes. Hombre puede ser que en el escrito de Ängel haya exageraciones. En tu respuesta las apuntas, describes y también exageras.

Conozco un poquitín Cataluña, Barcelona y su entorno un poquitín más.
No le salió todo tan mal. Dice que ganaba mucho dinero, las cantidades que cita, no eran moco de pavo.
Los taxistas. Como en todos los lugares, siempre hay algunos que dan el cante. Lo de hablarte en catalán sabiendo que no le entiendes, no lo he vivido ni conozco a nadie que le haya ocurrido, y lo he utilizado mucho; aunque siempre se puede llegar a tiempo.
Tengo muchas anécdotas que corraboran el respeto, educación y la buena atención hacia los usuarios en hoteles, restaurantes, médicos, ciudadanos en general. Si buscamos excepcicones, las encontramos.
Un restaurante vegetariano en los años sesenta, muy, muy difícil.
Lo demás... No tengo ninguna queja del comportamiento de los catalanes hacia mí en ninguna faceta de la vida en Cataluña y ha sido intensa en lo social, hasta hace cinco años.

Saludos
Manuel Lara Lemus. Pienso que la jubilación tendría que estar en todos los ámbitos de la vida laboral; es decir, cuando te jubilas por la edad, has de estar jubilado y no hacer chapuzas aisladas. Deja estas chapuzas para el neófito que no encuentra trabajo. ¿Por qué razón hay diferencias? Veamos lo ocurrido. El escritor y poeta leonés (aunque nacido en Oviedo) Antonio Gamoneda, jubilado, todavía sigue escribiendo, pues bien, ha recibido una notificación donde se le dice que elija (más o menos), jubilación ... (ver texto completo)
Ángel. Cada día me cuesta más intentar comprender las ideas que expones.

Según tu comentario, los jubilados no pueden escribir, cantar, bailar, tocar la guitarra, tener un huerto, conducir... O sea no pueden hacer nada que no sea lo que los buhos, mirar, tomar pastillas para seguir... y esperar a morirse. Les das la opción de no jubilarse y que sigan como autónomos.
Claro que como ejemplo pones a dos de izquierdas sin saber si están jubilados o no.

Estarán jubilados los que aparecen en los papeles de Panamá? Son secretarios, o apoderados y la mayoría pasan de los setenta.
Si nos damos un repaso a los empresarios jubilados que siguen trabajando y suelen ser potentados económicamente...

Angel, está claro que hay un lunar en la ley, habrá que adaptarla para que todos podamos desarrollar aquello que nos gusta siempre que estemos capacitados y pagar lo que corresponda. Deja que quienes puedan sigan hasta donde lleguen