Foro Común


Mensajes de No, a las condiciones de ETA enviados por Triana:

La suspensión de condena de otro etarra enfermo deja en evidencia la prisión provisional de Zaplana.

La Audiencia Nacional ha suspendido la condena al etarra Asier Aginako por su enfermedad, mientras Eduardo Zaplana continúa en prisión provisional.

Miguel Ángel Pérez. 2019-02-01.

La Audiencia Nacional ha suspendido la condena al etarra Asier Aginako por su enfermedad. Aginako fue detenido el 17 de junio de 2004 en una vivienda de Coulaines (Francia) en el marco de una operación que permitió desmantelar también otros dos pisos francos de la banda terrorista en Limoges y Angers. En 2012, el juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, ordenaba si ingreso en prisión. El etarra había sido entregado por Francia, y se le imputó un delito de colaboración con ETA y otro de tenencia de explosivos en relación con un coche que intervino la Policía en la carretera que une Bilbao con Galdacano.

El terrorista abandona ayer de la cárcel de Valencia por su "enfermedad", mientras cumplía una condena de 8 años. Aginako debía permanecer en prisión hasta el 2020, ya que ingresó el 23 de febrero de 2012. Los abogados del recluso habían pedido la suspensión de la condena para que Aginako reciba "el tratamiento médico que requiere en las mejores condiciones y con las garantías necesarias".

El caso contrasta con la situación de Eduardo Zaplana, que padece leucemia y que continúa en prisión preventiva. Zaplana fue detenido el 22 de mayo de 2018 en el marco de la Operación Erial y desde entonces se encuentra en prisión provisional. Padece una leucemia muy grave. A pesar de su deteriorado estado de salud y de las sucesivas peticiones de su defensa por sustituir la cárcel por un arresto domiciliario, la titular del Juzgado de Instrucción nº 8 de Valencia, Isabel Rodríguez, mantiene su encarcelamiento.

Hasta el momento, la Fiscalía tampoco ha solicitado modificar su situación de privación de libertad y la Audiencia Provincial de Valencia ha ratificado la decisión de mantener encarcelado a Zaplana en el centro penitenciario de Picassent. Actualmente, es tratado en el Hospital la Fe de Valencia donde fue trasladado debido al empeoramiento de su salud. Ha recuperado algo de peso, sin embargo, en cualquier momento podría ordenarse su vuelta a prisión y su salud volvería a resentirse.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, se refería en su twitter a la suspensión de la pena del etarra y a la situación de Zaplana:"Un asesino juzgado y condenado puede salir de la cárcel por enfermedad grave. Una persona como Zaplana, que no ha sido ni juzgada, todavía sigue en prisión con una enfermedad grave. Por humanidad, Zaplana debería poder ser cuidado y tratado en casa".

El artículo 508 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, Lecrim señala que "el juez o tribunal podrá acordar que la medida de prisión provisional del investigado o encausado se verifique en su domicilio, con las medidas de vigilancia que resulten necesarias, cuando por razón de enfermedad el internamiento entrañe grave peligro para su salud. El juez o tribunal podrá autorizar que el investigado o encausado salga de su domicilio durante las horas necesarias para el tratamiento de su enfermedad, siempre con la vigilancia precisa".

El caso Bolinaga
Al analizar el caso de Eduardo Zaplana, se recuerdan otros casos parecidos en los que se ha sustituido la prisión por un arresto domiciliario o similar. El caso del etarra Bolinaga.

En agosto de 2012, el Ministerio del Interior que dirigía Jorge Fernández Díaz concedía el tercer grado penitenciario a uno de los torturadores del funcionario de prisiones secuestrado José Antonio Ortega Lara. Josu Uribetxeberria Bolinaga quedaba en libertad porque padecía "un cáncer generalizado, terminal y en situación irreversible". El etarra Bolinaga falleció 3 años después, en el 2015, y fue visto por su pueblo Mondragón tomando "chiquitos" (vasos pequeños de vino), lo que provocó la indignación de las víctimas del terrorismo.
Espeluznante relato.
Es tremendo lo que se ha tenido que soportar por culpa de estos asesinos y sus compinches, y lo indecente es que aún hay gentuza que sigue apoyando a estos sicarios.
Los Ulayar: el crimen más 'nazi' de ETA.

CRÓNI. CAREPORTAJE. NOTICIA.

ÁNGELES ESCRIVÁ.

27 ENE. 2019 02:23.

Los terroristas, sus vecinos, no sólo mataron al padre, patearon a uno de sus hijos huérfanos y marcaron la casa familiar con pintadas

Pasó hoy hace 40 años, y el pueblo sigue siendo un nido de odio

Hace exactamente 40 años, el 27 de enero de 1979, Salvador Ulayar tenía 13 años. Miraba en la tele su programa favorito y atendió a la llamada de su padre para que le ayudara con el bidón de gasóleo para la calefacción. Al salir de la casa vio cómo, a unos metros, un hombre con una media en la cabeza le disparaba a su padre primero tres tiros y, después de una pausa, otros dos. Aterrorizado, huyó porque pensó que también a él le iban a matar. Después regresó, pretendió perseguir el coche del asesino y finalmente se dirigió al cuerpo rendido en el suelo, para implorarle en vano que le hablase. Los cuatro terroristas que participaron eran vecinos del pueblo, Etxarri Aranatz, en Navarra. Dos de ellos eran los hermanos Vicente y Juan Nazabal, que fueron ayudados por otros dos, uno de los cuales era familiar del asesinado, Jesús, un hombre discreto y honrado que había sido alcalde de la localidad.

ETA perpetró con este asesinato uno de los crímenes más nazis en su haber de un listado realmente numeroso. Cierto es que el secuestro de Ortega Lara cumplió sobradamente las características de sadismo propias del nazismo pero en el asesinato a Jesús Ulayar hay que añadir la complicidad o cobardía de un pueblo prolífico en la generación de terroristas y que todavía constituye una especie de burbuja proetarra en la que el Estado de Derecho se ve incapacitado para actuar. Aquel niño de 13 años, su madre y sus tres hermanos metieron los papeles de su padre en una carpeta y, con aquel velatorio tristísimo y bastante solitario, iniciaron un calvario que se prolongó durante décadas. Que, en realidad, todavía hoy continúa. Salvador lo contó casi todo hace cuatro años en un libro muy doloroso, Morir para contarlo, que era además una forma de interpelar a los políticos y a la sociedad pero que ninguna editorial importante quiso publicar precisamente porque, una vez ETA dejó de matar, la sociedad y los políticos se dedicaron «a otras cosas». Los Ulayar vivieron desde la muerte del padre como se vive en Etxarri. Sin que nadie les preguntase cómo estaban, mientras a los terroristas se los alababa. «Siendo de allí, siempre hemos sabido que vivíamos en territorio hostil. Para nosotros la vida fue una continuación de lo ocurrido. La gente, tras el asesinato, seguía pensando lo mismo que pensaba y quien nos arropaba lo hacía en privado porque el terror hace estragos», recuerda José Ignacio Ulayar, uno de los hijos de Jesús. Hasta que pasó lo que pasó. Dieciséis años después de ingresar en prisión, el autor material del asesinato salió. «Yo llevaba años explicándole a mi mujer que un día nos lo encontraríamos por la calle. Mi mujer era incrédula. Pero en agosto, en plenas fiestas del pueblo, lo vimos. Había una comida popular en la plaza e íbamos con el crío de dos años. Nos íbamos a cruzar pero me acerqué a él y le dije: asesino. Me pegó una patada en el pecho y sus secuaces me desplazaron 50 o 60 metros. Nadie me ayudó. Significarse allí es buscarse la ruina», apunta. Después se lo encontró de compras en unos grandes almacenes y fue el etarra quien le insultó mientras se tocaba sus partes y le hacía una reverencia.

Etxarri Aranatz nombró al terrorista hijo predilecto y la banda de música pasó por delante de la puerta de los Ulayar. Juan José se fue a vivir a otro lugar con su familia pero tuvo poca suerte. Juan Nazabal, el hermano, que había salido de prisión antes de lo que le correspondía por estudiar la carrera de psicología que regalaba la Universidad del País Vasco (UPV) precisamente para que los etarras disfrutasen de beneficios penitenciarios, fue destinado temporalmente al colegio al que iban sus hijos. Los avisó una profesora. «Fuimos al Departamento de Educación pero nos dijeron que nada podían hacer y él estuvo tres meses allí», relata. También se encaró con el etarra psicólogo. «Eres el asesino de mi padre», le espetó en público. Y, a diferencia de su hermano, él apenas respondió: «Usted se confunde». En el lugar donde fue asesinado Jesús Ulayar, el Ayuntamiento puso dos contenedores de basura y la fachada de la casa familiar suele aparecer marcada con pintadas de ensalzamiento a ETA. Los hijos organizaron un homenaje en 2004 por el 15º aniversario y «fue gratificante». «Pero el pueblo parecía desierto, con las persianas bajadas. Muchos se acercaron sólo a la misa de la tarde». Por miedo. Hoy la alcaldesa de Etxarri Aranatz es de Bildu e hija de una prima del asesinado Ulayar. El Ayuntamiento tiene una partida de 4.000 euros destinada a los familiares de los presos de ETA. En el llamado Mapa del Sufrimiento auspiciado por el Gobierno navarro -formado por Geroa Bai y por Bildu- y elaborado por el Consistorio, el asesino de Jesús Ulayar aparece como una víctima, «detenido y torturado por motivos políticos». Recientemente, en fiestas, fueron invitados al balcón del Ayuntamiento los hijos de los etarras Asier Carrera, Ohian Barandalla, Unai Parot y Juan Ramón Carasatorre, algunos de ellos menores de edad. Uno de los acontecimientos más esperados en las fiestas es el «tiro al facha» o el Dia del Inútil, donde la gente se burla de la Guardia Civil. El pasado día 3, Jokin Urain, un etarra con condenas de 421 años, cuatro asesinatos en su haber y 11 tentativas, presentó un libro con su versión de la historia con cobertura municipal. En el Ayuntamiento de Etxarri Aranatz hay nueve concejales de Bildu y dos del PP. Mejor dicho, uno: Juan Antonio Extremera. Vive en Pamplona pero en 2011, cuando vio que el PP había sacado un concejal en el pueblo pero ninguno de la lista quiso tomar posesión -se presentaron porque pensaron que no saldrían-, lo hizo él. En 2015 duplicó los votos y sacó dos concejalías pero la otra la ocupa una señora de 70 años que vive en Madrid. Ha ido a algunos plenos pero no vota. Así que dos concejales, un voto. «Cuando llegué allí mis votantes me veían y bajaban la cabeza. Con los años, he logrado hablar con ellos pero siempre a escondidas», dice Extremera, que aún lleva escolta para ir al pueblo. «Acabo los plenos con un Viva Navarra y un Viva España y ellos convocan plenos extrordinarios los viernes, coincidiendo con la manifestación a favor de los presos, para llenar la sala y que el público me escupa y me insulte», cuenta. Empapeló Etxarri con sus carteles electorales y se los quemaron y recibió en su trabajo una carta con una bala dibujada de la munición usada por ETA. No es de extrañar que los Ulayar se muestran «desengañados» y piensen que los gobiernos no han cumplido con la obligación de articular las leyes que impidieran todo esto, que evitaran que los proetarras estén en las instituciones sin ni siquiera haber condenado los atentados de la banda; leyes que protegieran y honraran, de verdad, a las víctimas del terrorismo. «Toda aquella buena gente que murió asesinada no se creería lo que está pasando», se lamentan. ETA fue derrotada operativamente pero los Ulayar sienten que los vencidos han sido ellos. «No nos matan, pero, ¿nos dejan vivir?», se preguntan. Este domingo, hartos de sufrir -cierto es que ya han hecho bastante por el Estado y por todos-, han decidido que su homenaje sea privado. En el cementerio y con un ramillete de flores en el lugar en el que Jesús, su padre, fue asesinado.
«Mikel Antza», la buena estrella de un verdugo de ETA.

«Mikel Antza» ha cumplido quince años de cárcel a pesar de ser el cerebro de ETA entre 1992 y 2004 como jefe político.

Es el artífice del giro de la banda terrorista a los asesinatos de concejales del PP y del PSE en los años noventa.

Luis P. Arechederra.

Madrid.

Actualizado:

27/01/2019 03:25h.

El anagrama de la banda terrorista ETA lo conforman una serpiente, que alude a una supuesta astucia al servicio del mal, y un hacha, que representa la fuerza mal ejercida del terrorismo. Si un solo etarra encarnase todo lo que significa esa maldita serpiente sería Mikel Albizu Iriarte, alias «Mikel Antza».

Tras cumplir quince años de prisión en Francia, después de ser arrestado en 2004, Mikel Antza quedó en libertad la semana pasada. Fue expulsado y llegó al aeropuerto de Barajas (Madrid), pero la Policía no pudo colocarle las esposas y parar sus movimientos. Sin cuentas pendientes con la Justicia española, sin una pista concreta que le vincule con un atentado, Mikel Antza es un hombre libre, según las reglas del juego que todos aceptamos. Francia considera que ha cumplido íntegramente su pena, tras ser condenado a 20 años de prisión en 2010.

Miguel Ángel Blanco
Su estancia en la cárcel, sin embargo, no se corresponde con el poderoso rol que el terrorista ejerció en los años noventa, cuando la sociedad española estalló contra el terror de ETA. A Antza, que hoy tiene 58 años, se le sitúa detrás de esa crueldad. Con fama de intelectual en los círculos de la izquierda abertzale, dejó su huella siniestra en la banda. Él era la serpiente, mientras otros etarras empuñaron el hacha.

Un cúmulo de circunstancias desafortunadas han impedido que pise la cárcel española un terrorista con mayúsculas, hijo de uno de los fundadores de ETA. Antza permaneció en la cúpula de la banda terrorista entre 1992 y 2004, y enfocó el rumbo sangriento de las pistolas durante ese tiempo.

En la clandestinidad desde 1985, es uno de los etarras que más tiempo ha permanecido en la cumbre de la organización terrorista. Nada menos que doce años. Dirigió el aparato político de ETA tras la caída de la cúpula de Bidart en 1992 –un golpe demoledor para la banda– y fue el «cerebro» que marcó los calendarios, las estrategias y los nuevos objetivos del hacha y la serpiente. A él se le atribuye gran parte de la responsabilidad de la siniestra decisión de colocar en la diana de ETA a los concejales del PP y el PSOE en los años noventa. La etapa en la que la banda terrorista asesinó a sangre fría a Miguel Ángel Blanco, en 1997, ante el dolor impotente de toda España. Bajo su liderazgo, un pistolero de la banda también tiroteó al juez Francisco Tomás y Valiente, en su despacho de la Universidad Autónoma de Madrid en 1996.

Aun así, a pesar de ese historial, Antza no tiene cuentas pendientes con la Justicia española que justifiquen su arresto e ingreso en prisión tras cumplir condena en el país vecino. ¿Cómo es posible? La acusación más obvia, su integración en organización terrorista en grado de dirigente, no puede llevarse a cabo en España, pues ya ha sido juzgado por ese mismo concepto en Francia, en su equivalente de asociación de malhechores. Y no se puede juzgar a alguien dos veces por los mismos hechos, según un principio del Derecho Penal que funciona como una garantía para los ciudadanos, el conocido como «non bis in idem».

Además, no existen indicios concretos por ahora que permitan demostrar que Mikel Antza ordenó los asesinatos o atentados que se produjeron durante su etapa de dirigente, según informan a ABC fuentes jurídicas. Su cargo en la jefatura de la organización terrorista no basta: es necesaria una prueba específica que vincule al instigador con el hecho concreto, un demostración que ha dificultado tradicionalmente las condenas a los autores intelectuales de los delitos de ETA.

En la causa por delitos de lesa humanidad, un crimen contra la comunidad internacional, Antza se ha librado por los pelos. En este caso, la Audiencia Nacional investiga y juzgará a cuatro dirigentes de ETA como responsables de los asesinatos que se produjeron durante sus respectivos mandatos, al encuadrarse dentro de un ataque sistemático para eliminar a la población que se oponía a su proyecto totalitario. Este delito castiga la grave filosofía que movió a la banda ETA: eliminar físicamente «a quienes aparecen como un obstáculo para la consecución de sus objetivos políticos».

La convulsión del 11-M
En España, sin embargo, este delito sólo es perseguible para los actos que tuvieron lugar desde el 1 de octubre de 2004, el día en el que dicho crimen se incluyó en el Código Penal español. Eso deja fuera, por ejemplo, los asesinatos de ETA del 30 de mayo de 2003 de los policías nacionales Bonifacio Martín Hernado y Julián Embid Luna, con Antza en su dirección. Nuestro país además no ha ratificado la convención de las Naciones Unidas que fija el carácter imprescriptible de los crímenes de guerra y de lesa humanidad, de 1968.

Al ser arrestado el 3 de octubre, la persecución de la lesa humanidad estuvo en vigor dos días durante la actividad de Mikel Antza en la cúpula de ETA. Sin embargo, la necesidad de que el delito de lesa humanidad incluya un resultado de asesinato o secuestro le ha permitido librarse de la acusación. Por casualidad, ETA no cometió ningún atentado mortal esos días, entre el 1 y el 3 de octubre del 2004, en una etapa en la que la banda rebajó su carga asesina tras la convulsión que el 11-M causó en la sociedad española.

Consciente de la reacción que causaron en España los atentados yihadistas del 11 de marzo en Madrid, ETA asumió un perfil bajo y, como estrategia, no asesinó a nadie en todo el año. El fin fue evitar el reproche social. En 2004, ETA no dejó de matar durante un tiempo porque considerase que ninguna vida constituye un medio para un fin político. Solo tuvo miedo.

Ese parón calculado ha beneficiado a la larga a Mikel Antza en una causa en la que están procesados cuatro antiguos dirigentes etarras: Josu Ternera Urruticoechea, «Josu Ternera»; Garikoitz Aspiazu, «Txeroki»; Mikel Carrera Sarobe, «Ata», y Ángel Iriondo, «Barbas». La Audiencia Nacional les otorga un «alto nivel de capacidad decisoria» en la organización terrorista, desde el que ordenaron los atentados, suministraron el material y pudieron haber intervenido para evitar que sucedieran.

La ascensión de Mikel Antza a la cumbre de ETA no está así vinculada a delitos de sangre cometidos por él mismo. Su nombre se dio a conocer cuando preparó y protagonizó en 1985 la fuga de la cárcel de Martutene de los etarras Joseba Sarrionaindia e Ignacio Picabea, escondidos en unos altavoces tras un concierto del cantante Imanol. Mikel Antza se hizo pasar por técnico de sonido y los sacó de allí. Después se fugó a Francia y comenzó a colaborar con el entonces número dos de ETA José Luis Álvarez Santacristina, «Txelis», a quien después sustituyó. Y el mismo se convirtió en la serpiente.

Artífice de las treguas trampa.

Mikel Antza tomó el relevo de la cúpula etarra caída en Bidart (Francia) en 1992. Desde su rol como jefe político, el terrorista diseñó la estrategia de ETA hasta 2004, durante doce años, un periodo en el que la banda asesinó a 120 personas. En la cúpula, Antza guió a los etarras a los asesinatos de concejales del PP y del PSE, y dirigió los periodos de tregua trampa de la banda. Él mismo se reunió con los representantes del Gobierno de Aznar en Ginebra en 1999, cuando ETA intentó chantajear al Ejecutivo con la exigencia de «no más asesinatos a cambio de la independencia». También tuvo un encuentro con el antiguo líder de ERC Josep Lluís Carod Rovira, con quien pactó una tregua acotada a Cataluña. Defensor de la violencia sin fisuras y pareja de la etarra Soledad Iparraguirre «Anboto», fue arrestado en una casa de campo en Francia en 2004. En la última sesión del juicio, en París, gritó: «Gora ETA».
Ana Iríbar: «Por mucha foto que se haga, Otegui seguirá siendo un terrorista»

La presidenta de la Fundación Gregorio Ordóñez afirma que el Estado ha de responder «con justicia» a los presos.

Adrián Mateos.

San Sebastián.

Actualizado:

19/01/2019 02:33h.

Veinticuatro años no han sido suficientes para que cicatrice del todo la herida de Ana Iríbar, que, arropada por compañeros y amigos, volverá a rendir homenaje este sábado al hombre que «marcó un antes y un después» en su vida. La esposa de Gregorio Ordóñez mantiene viva la memoria del que fuera teniente de alcalde del Ayuntamiento de San Sebastián, asesinado por ETA el 23 de enero de 1995.

Pese al acto de disolución de ETA, su fundación mantiene que la banda no ha sido derrotada todavía.

Por fortuna, la situación es diferente a la que nos encontrábamos hace 24 años. Lógicamente, que ETA haya dejado de matar es positivo, aunque es cierto que hay temas pendientes que deberían haberse solucionado. Homenajes a terroristas, atentados sin autoría intelectual condenada. A nivel político, el proyecto de ETA sigue presente en las instituciones. Es algo inexplicable para una democracia como la española, que sigue sin estar a la altura de las circunstancias.

Mencionaba usted los homenajes a etarras. Concretamente, Covite constató que en 2018 este tipo de manifestaciones creció un 158%.

Lo de los homenajes es algo que no se sostiene en una sociedad democrática. Pero ha pasado siempre: cuando ETA mataba, una parte de la sociedad, de las instituciones y de algunos partidos, como los nacionalistas, miraban para otro lado. Ahora tampoco asumen la responsabilidad de cortar los homenajes de raíz pese a que la legislación así lo exige.

¿Cobra relevancia la memoria de víctimas como Gregorio Ordóñez en un contexto como este?

Nuestro objetivo, como familia y como fundación, es el de seguir reivindicando la memoria de Goyo. Sus valores, sus principios, su madera de político. Su mensaje es de lo más actual, porque en España lo que necesita el ciudadano de a pie es que se solucionen sus problemas. El paro, las pensiones... Goyo ya hablaba de todo esto hace 25 años, y además exigía transparencia y honestidad a la clase política porque de alguna manera preveía o intuía los tiempos tan negativos que se avecinaban.

¿Aprecia esos valores en la política actual?

Yo no los veo. Es algo que me disgusta, porque pienso en el hombre que fue Goyo, en su valentía y arrojo para decir: «Yo tengo que cambiar esto, mejorarlo». Las únicas ambiciones que tenía eran la de ayudar a los demás y la de mejorar la sociedad y la política en su país, en su ciudad. Yo eso no lo veo hoy en día. Por eso digo que le echo de menos como padre de mi hijo, pero también añoro ese perfil político que tanto cuesta encontrar ahora.

¿Corre peligro el llamado «relato» del terrorismo en el País Vasco?

Teniendo en cuenta que al frente de una secretaría como la de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación está un individuo como Jonan Fernández… Detrás de esos nombramientos hay una voluntad del Gobierno vasco de manejar la información y de blanquear de alguna manera no solo lo que ha hecho ETA, sino también la actitud que durante muchos años ha tenido una parte de la sociedad y de los partidos vascos. Eso es algo que hay que seguir denunciando.

Recientemente fue objeto de polémica un reportaje de «El Diario Vasco» en el que Idoia Mendia, secretaria general del PSE, posó en un brindis junto a Arnaldo Otegui. Tanto socialistas como radicales lo describieron como un acto de «normalización» política.

Jonan Fernández habla de «final ordenado de la violencia» y de «convivencia conciliada». De ese pensamiento surge la foto de Idoia Mendia con Arnaldo Otegui, la cual lamento profundamente. Porque por mucha foto que se quiera hacer, Otegui seguirá siendo lo que fue: un terrorista. Un individuo que participó en varios atentados. Veo indignidad en esa foto de Idoia Mendia, que es prácticamente de la generación de Gregorio.

A las víctimas, por el contrario, se les emplaza a perdonar en pos de esa «convivencia conciliada».

¿Pero por qué nos piden a las víctimas que perdonemos? La primera pregunta que me hizo un periodista 24 horas después de que asesinaran a Gregorio fue si perdonaba. Yo me pregunto si ese perdón que tanto se nos pide a las víctimas no es un perdón que necesiten algunos de manera colectiva precisamente porque tienen una mala conciencia por no haber hecho lo que tenían que hacer. El que tiene que perdonar es Gregorio Ordóñez, y por desgracia está muerto. Yo, que soy su mujer, ni perdoné entonces ni perdono ahora.

¿Cree que podrá la sociedad vasca cerrar definitivamente esa etapa?

Cerrarla la van a cerrar, porque no interesa que se hable más de este tema. Es molesto porque revuelve la conciencia de quienes actuaron de mala fe y de manera complaciente con el terrorismo. Los años pasan, los duelos se superan, pero yo sigo sin ver una firmeza por parte del Gobierno de España ni del vasco habiendo como hay una legislación magnífica. La actitud diaria no es la que yo espero de mucha gente.

Los últimos meses se han producido diversos traslados de presos a cárceles del País Vasco. ¿Le preocupa la política penitenciaria que pueda llevar a cabo el Gobierno?

Sobre los presos solo tengo una cosa que decir: que cumplan su condena. Un Estado de Derecho tiene que responder con justicia, con la Ley en la mano.
Bildu pone celdas en Pamplona para sentirse como un etarra y le contestan mostrando sus masacres.

M. A. Ruiz Coll. 29/12/2018.19:45.

La asociación de apoyo a los presos de ETA Sare ha instalado en las calles de Pamplona una caseta acristalada, que recrea el interior de una celda, para que los ciudadanos puedan identificarse con el "sufrimiento" que los terroristas sienten en la cárcel.
Esta iniciativa de apoyo a los etarras ha sido autorizada por el Ayuntamiento de Pamplona, que preside el alcalde Joseba Asiron (Bildu) con el respaldo de Izquierda Unida y los nacionalistas de Geroa Bai.

La asociación Sare pretende que, cada media hora, una persona permanezca encerrada en esta celda ficticia para denunciar la “conculcación de los derechos humanos” que sufren los terroristas condenados a penas de prisión. Los proetarras se proponen llamar la atención así sobre la necesidad de “cerrar las heridas a consecuencia del conflicto”.

La iniciativa está calcada de la puesta en marcha durante los últimos meses por Òmnium, que ha llevado por todos los pueblos de Cataluña una celda portátil para que los ciudadanos puedan encerrarse dentro y sentir el sufrimiento de Oriol Junqueras y el resto de golpistas en prisión.

A petición de Consuelo Ordóñez, hermana del edil del PP asesinado por ETA y presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE), numerosos ciudadanos han respondido a la iniciativa de Sare y Bildu inundando las redes sociales con fotografías de las masacres cometidas por los asesinos de ETA.
EDITORIAL.

Un relato veraz.

Sin consenso previo, no es posible llevar a las aulas lo que fue el terrorismo de ETA.

EL PAÍS

5 NOV 2018 - 00:00.

La paz no puede representar el equivalente de la desmemoria, ni tampoco debe aceptarse cualquier relato con el pretexto de que se cierren las heridas del pasado, porque lo único que se lograría, al final, es mantenerlas abiertas y prolongar el dolor de las víctimas. Por eso resulta muy importante que el proyecto Herenegun (Anteayer) del Gobierno vasco, que busca enseñar a los alumnos de 15 a 18 años la historia reciente de Euskadi (1960-2018), no haga llegar a las aulas un material didáctico que no cuente con el apoyo de los que sufrieron el terror de ETA y que no dé la importancia debida al hecho de que la banda asesinó a quienes creía que impedían su proyecto político de corte totalitario.

La asignatura se apoya en cinco vídeos, de 20 minutos cada uno, basados a su vez en la serie de ETB Las huellas perdidas, que han contado con el asesoramiento de expertos de prestigio. Sin embargo, los vídeos didácticos han suscitado el rechazo frontal de asociaciones de víctimas, del PP y de los socialistas, así como de numerosos historiadores, por considerar que mantienen en algunos aspectos una equidistancia incomprensible. El Gobierno central también ha anunciado que presentará alegaciones, dentro del plazo que se cierra el próximo 16 de noviembre. El Ejecutivo vasco pretende que la asignatura comience a impartirse, de forma experimental, en ocho centros en el último trimestre de este curso, pero sería sensato que el lehendakari Urkullu prescinda de fechas obligadas o cerradas y reabra el proceso hasta examinar todas las alegaciones y enmiendas propuestas y hasta que logre conciliar el consenso que ha prometido buscar por todos los medios.

Muchas de las críticas están justificadas, como el olvido de todos aquellos que no cedieron ante las amenazas de ETA y tuvieron que exiliarse, o la puntualización por parte de importantes historiadores, que argumentan que al insistir en la idea de que la banda terrorista nació bajo el franquismo puede dar la impresión de que fue una consecuencia inevitable de la represión de la dictadura, cuando, en realidad, el 95% de sus asesinatos se cometió durante la democracia.

Desde que ETA dejó de cometer asesinatos —el último se produjo en 2010— se ha producido en el País Vasco lo que se ha llamado una lucha por el relato, en la que cada palabra se considera esencial y en la que aquellos que apoyaron a la banda o minimizaron sus crímenes tratan aún hoy de esconder las amenazas y el terror protagonizados por los etarras debajo de conceptos nada inocentes como “lucha armada” o “conflicto”. Paralelamente, numerosos estudios han resaltado el peligro del desconocimiento que acecha a las nuevas generaciones: según un trabajo de la Universidad de Deusto publicado en 2017, el 47% de los jóvenes vascos desconocía el atentado de Hipercor, perpetrado en 1987 en Barcelona y el más sangriento de la banda, con 21 muertos, y un 40% no sabía quién fue Miguel Ángel Blanco ni qué terrible fin tuvo aquel joven concejal popular.

Es importante que la historia del terror al que ETA sometió a los ciudadanos españoles, y a los vascos en particular, llegue correctamente a las aulas. Un relato en el que las víctimas se sientan reconocidas.
EL SANGUINARIO 'CARNICERO DE MONDRAGÓN' ENTRE LOS RADICALES QUE QUERÍAN REVENTAR EL ACTO DE ALSASUA.

Raquel Tejero.

04/11/2018 18:29.

Jesús María Zabarte, alias ‘El carnicero de Mondragón’ ha asistido este domingo a la concentración promovida para boicotear el acto a favor de los guardias civiles organizado por Ciudadanos en Alsasua.
EL GOBIERNO VASCO TRABAJA EN UN BORRADOR DE POLÍTICA PENITENCIARIA PROPIA CON FAMILIARES DE ETARRAS.

María Jamardo.

22/10/2018 03:00.

El Gobierno vasco trabaja en un borrador de política penitenciaria propia. Los familiares de los presos terroristas participan en los contactos de trabajo para avanzar un documento que tiene en cuenta las históricas reivindicaciones del entorno etarra.
Nueva asignatura en el País Vasco.

Una ex etarra con varios asesinatos y un condenado por colaboración llevarán la historia de ETA a las aulas.

Segundo Sanz. 19/10/2018-03:40.

Los cinco vídeos del programa Herenegun! (Anteayer) que el Gobierno de Íñigo Urkullu (PNV) quiere proyectar en las aulas para enseñar la historia de ETA incluyen el relato de seis exetarras, entre ellos Carmen Guisasola, con varios asesinatos a sus espaldas, y Julen Madariaga, uno de los fundadores de la banda criminal y condenado por colaboración con la organización terrorista.

La que fuera miembro del ‘Comando Vizcaya’ en los años de plomo aparece en la cinta respondiendo a una presentadora de la televisión autonómica vasca EiTB que le formula la pregunta “ ¿Por qué entraste en ETA?”. Guisasola contesta: “En mi juventud era muy normal que un joven entrara en ETA. El ambiente era idóneo para eso. Tras la Guerra Civil, el franquismo metió el miedo hasta la médula en la sociedad. Pero para los jóvenes ETA suponía una revolución”.

Guisasola, que se acogió a la denominada vía Nanclares para etarras arrepentidos, salió de prisión en 2014 con el fin de la doctrina Parot tras haber estado 24 años en la cárcel. Integró varios comandos de ETA entre 1982 y 1989 y fue condenada a decenas de años de cárcel por participar en cuatro asesinatos: un sargento de la Guardia Civil, un policía municipal, un marinero y un comerciante.

En cuanto a Julen Madariaga, cumplió más de tres años de prisión en la cárcel de Bois d’Arcy, en el sur de Francia, al ser condenado en 1988 a cuatro años de prisión por “asociación de malhechores” y colaboración con ETA. La policía gala descubrió documentos relacionados con ETA en su domicilio de localidad francesa de Arbone. El que fuera después dirigente de Aralar tenía una empresa con sede en Biarritz dedicada a la fabricación de grifos. Según la Justicia francesa, Madariaga facilitó a la organización terrorista materiales imantados para elaborar artefactos explosivos.

En la cinta, Madariaga aparece bromeando jocosamente con el peneuvista Federico Bergaretxe sobre el origen del nombre de ETA (la primera opción fue Aberria Ta Askatasuna, es decir, ATA, pero se descartó porque estas letras significan “pato” en euskera vizcaíno). Además, este fundador de la banda llega a decir que era necesario entonces iniciar “otra guerra” contra el “Estado español” como en el 36.
Cake Minuesa al encuentro del terrorista Otegi en la Diada.

“Sería un gesto de hombría que pidieras perdón, pero para eso hay que ser valiente, Arnaldo”

Cake Minuesa.

11/09/2018-13:15.

Cake Minuesa pasa este martes de Diada en Barcelona y allí se ha encontrado con quienes han hecho de la festividad su patrimonio y arma arrojadiza contra los constitucionalistas y también con aliados de lo menos recomendables. Sin ir más lejos, a los actos institucionales ha acudido el terrorista Arnaldo Otegi –viejo ‘amigo’ del reportero de OKDIARIO-, encabezando la delegación de EH Bildu.

Otegi es uno más en las principales movilizaciones del Govern ahora en manos de Quim Torra y sus asociaciones afines y está encantado con la ‘hoja de ruta’ que lidera el fugado Carles Puigdemont desde Waterloo. Viajó incluso a Bruselas, donde se vio con otros ‘célebres’ del golpismo, como el rapero Valtonyc, otro huido incapaz de hacer frente a sus actos.

Como en anteriores ocasiones, Otegi ha sido bien tratado por los independentistas y reclamado para decenas y decenas de selfies, como si de un ejemplo se tratara.

Vic, Hipercor

Cake no teme el ‘currículum’ de Otegi y decide pasear junto a él y su séquito: “Sería un gesto de hombría que pidieras perdón a las víctimas del terrorismo, pero para eso hay que ser valiente, Arnaldo”. Tampoco tiene miedo de la gente que se acerca a fotografiarse “con el representante de una banda de asesinos”, que le dicen que Otegi “es bienvenido” en Cataluña.

Hace exactamente 365 días se dio la misma circunstancia. Entonces, como esta vez, Cake le recordó a Otegi el daño que ETA ha causado en Cataluña, refiriéndose a las matanzas de Vic e Hipercor. El reportero no obtuvo respuesta, sólo el acoso de los ‘gorilas’ del de Bildu. Incluso, varios Mossos d’Esquadra rodearon a Minuesa para que se apartara en el momento en que a la delegación proetarra le tocaba el turno de acercarse al monumento a Rafael Casanova para dejar su corona de flores, impidiéndole trabajar.
MEMORIA HISTÓRICA DE LA LUCHA CONTRA ETA.

Los etarras que no llevaban pistola.

La Comisaría General de Información de la Policía diseñó una estrategia que fue clave para el fin del terrorismo.

Pablo Muñoz.

Cruz Morcillo.

Madrid.

Actualizado:

02/09/2018 02:57h.

«Esa noche -15 de julio de 1998, hace 20 años- había mucha tensión. Un compañero y yo estábamos en un despacho de la Comisaría de San Sebastián para coordinar la operación. Recibíamos las novedades de los compañeros y les transmitíamos las instrucciones que recibíamos de los mandos», relata a ABC una inspectora de la Unidad Central de Inteligencia (UCI) de la Comisaría General de Información.

«En otro despacho permanecían reunidos nuestros jefes con el juez Garzón. Eran cerca de las 11 de la noche, la hora marcada para entrar en la nave de Hernani donde Egin tenía su redacción, administración y talleres... También íbamos a cerrar la emisora de radio Egin Irratia y la editora Orain S. A. Las Unidades de Intervención estaban escondidas cerca del polígono, esperando la orden de entrar»...

Operación muy delicada
La operación de cierre del Egin y del resto de medios de comunicación al servicio de ETA era de una delicadeza extrema. Se trataba de herramientas al servicio de la banda, pero había que sopesar también derechos fundamentales como es el de la información. Por otra parte, la reacción de la sociedad vasca era imprevisible, pues se atacaba uno de los focos que aglutinaba y alimentaba a todo el entramado del llamado Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV).

SIGAN LEYENDO EL ARTÍCULO EN LA WEB ADJUNTA.
Es autor de los atentados más sangrientos de ETA y cuenta con cuarenta asesinatos a sus espaldas.

Las víctimas del sanguinario Santi Potros se resignan ante su excarcelación y que pueda ser tratado como un héroe.

OKDIARIO. 04/08/2018.10:13.

La salida de prisión mañana del histórico etarra Santiago Arrospide Sarasola, Santi Potros, autor de los atentados más sangrientos de ETA y con cuarenta asesinatos a sus espaldas, es recibida con resignación entre sus víctimas, que confían en que no sea homenajeado al llegar a su tierra.

Santi Potros, que se encuentra en la prisión de Topas (Salamanca), será excarcelado tras pasar 31 de sus 70 años en la cárcel -13 en Francia y 18 en España- y superar el cumplimiento máximo de privación de libertad.

Tras la derogación de la doctrina Parot, que obligó a computar los beneficios penitenciarios sobre el límite máximo de cumplimiento de la pena y no sobre el total de las condenas, la AVT puso en marcha un protocolo para llamar a las víctimas afectadas e informarles de posibles excarcelaciones.

Y en el caso de Santi Potros la tarea ha sido ingente, ya que 130 miembros de la asociación son víctimas de su sanguinaria lista de atentados, en la que se incluyen el de Hipercor de Barcelona, con 21 muertos, y el de la plaza de República Dominicana de Madrid, con 12.

Muchos no se lo esperaban, reconoce a Efe la abogada de la AVT Carmen Ladrón de Guevara, y el departamento psicosocial hará seguimiento a partir de mañana a alguna de ellas. Más que indignación, según apunta, han recibido la noticia con “resignación”.“Es legal, el cómputo está bien hecho, pero es una situación totalmente rara. En España matar a dos es igual que matar a cuarenta”, lamenta la abogada, que reivindica la doctrina Parot, tumbada en 2012 por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

El temor de alguna de las víctimas de Santi Potros es a que, como ha ocurrido con otros etarras, sea recibido a su salida como un héroe. Son imágenes que causan un “dolor tremendo”, asegura la abogada, que explica que la AVT denunciará cualquier gesto como un delito de humillación a las víctimas. “Se lo hemos prometido”.

El Gobierno ha asegurado que estará atento: “Si hay un delito que puede ser subsumido en el enaltecimiento del terrorismo o menosprecio de las víctimas, evidentemente para eso están las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado”, ha garantizado el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, en una entrevista con Efe.

Recorrido por la banda terrorista ETA

No hay indicios de que se preparen grandes actos públicos para recibir a Santi Potros, que tras la ruptura del alto el fuego del 30 de diciembre de 2006, con el atentado en la T-4 del aeropuerto madrileño de Barajas, se sumó al sector crítico con la banda terrorista.

Antes de llegar a ese punto había dirigido los comandos más letales de una organización en la que entró en 1968. Detenido en 1987 en Anglet (Francia), pasó 13 años en cárceles francesas y fue extraditado en diciembre de 2000 a España, donde acumuló sentencias que sumaron casi 3.000 años de prisión.

Pasó primero por prisiones de Andalucía hasta ser trasladado en 2009 a Zuera (Zaragoza) y siete años después a Topas.

En 2006 la justicia acordó acumular todas sus condenas en una y fijó en 30 años el máximo de privación de libertad, con lo que su salida de la cárcel quedó fijada para 2030, que luego pasó a 2025 tras derogarse la doctrina Parot.

Esa fecha quedó grabada en la memoria de muchas de sus víctimas que ahora, según comenta la AVT, han recibido con sorpresa que sea mañana el día definitivo, fijado tras la última liquidación de redenciones de su pena en aplicación del Código Penal de 1973.

Lo que ocurrió es que, en aplicación de la normativa europea, la Audiencia Nacional tuvo que tener en cuenta los 13 años de encarcelamiento en Francia. Arrospide Sarasola salió de hecho de prisión en diciembre de 2014, aunque pasó poco más de un mes en libertad.

Fue detenido y en 2015 recibió dos nuevas condenas en la Audiencia Nacional, sumando 111 años, aunque ello no hizo variar el cumplimiento máximo de penas y mañana dejará definitivamente la cárcel.

PD: ESPERO Y QUE CON UN POCO DE SUERTE LE DE UN BUEN GOLPE DE CALOR Y LO MANDE AL OTRO BARRIO.
El exdirigente de ETA, Santi Potros, será excarcelado tras 30 años de cárcel.

El inductor del atentado de Plaza Dominicana de Madrid 1986, y de Hipercor 1987, fue detenido en Francia y permaneció 13 años en cárceles galesas y otros 18 en España.

Madrid.

Actualizado:

27/07/2018 09:27h.

El histórico dirigente de ETA, Santiago Arrospide Sarasola, apodado Santi Potros, será excarcelado el próximo 5 de agosto al cumplir el periodo máximo de 30 años de prisión establecido para el cumplimento de condena.

La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) ha informado que el «licenciamiento definitivo» del recluso se producirá dentro de dos semanas y, por ello, el departamento psicosocial de este colectivo se ha puesto en contacto con cada uno de sus asociados que han sido víctimas de Sarasola para informarles de su próxima puesta en libertad de la cárcel de Topas (Salamanca).

Santi Potros, de 70 años y natural de Lasarte (Gipuzkoa), fue detenido en 1987 en Francia y ha permanecido 13 años en centros penitenciarios galos y otros 18 en cárceles españolas, después de ser extraditado en diciembre del año 2000, informa Ep.

El exjefe del aparato militar de ETA fue el inductor del atentado de Hipercor de 1987 -el más sangriento de la historia de ETA con 21 muertos y 45 heridos, por el que fue condenado a 790 años de cárcel-, y el de la plaza República Dominicana de Madrid -cometido el 14 de julio de 1986, en el que fallecieron 12 agentes de la Guardia Civil y hubo 32 heridos, y que le supuso una pena de 1.920 años de prisión-.

Arrospide pasó a formar parte de la banda en 1968, para ingresar en 1976 en los comandos Bereziak (especiales) de ETA político-militar. Se benefició de la amnistía general de 1977. Desde 1981 hasta 1985 se hizo cargo de los comandos ilegales de ETA.

Cuando estuvo en prisión, «Potros» se fue alejando de la ortodoxia de la banda y expresó sus discrepancias ante el atentado en la T-4 del aeropuerto de Barajas en 2006, que supuso en fin del alto el fuego decretado por ETA.

Detención en Francia
Fue detenido en la localidad francesa de Anglet el 30 de septiembre de 1987, en posesión de gran cantidad de armas y explosivos, además de documentación que propició la detención de numerosas personas relacionadas con ETA.

El Tribunal Correccional de París le condenó por asociación de malhechores y tenencia ilícita de armas. Fue extraditado a España el 21 de diciembre de 2000, sumando a partir de entonces 11 condenas que ascendían a casi 3.000 años de prisión.

El 7 de marzo de 2006, la Audiencia Nacional acordó acumular sus once condenas en una, y fijó en 30 años el cumplimiento máximo de privación de libertad, estableciendo su fecha de excarcelación en 2030, que se vio reducida después a 2025 con la anulación de la «doctrina Parot». Una decisión marco de la UE de 2008 sobre el cómputo de penas en países europeos provocó que se le restaran años de condena, de forma que fue excarcelado el 4 de diciembre de 2014.

Solo estuvo 45 días en libertad, ya que fue condenado por otros dos atentados perpetrados en Madrid y Barcelona, y volvió a ingresar en prisión. Antes de ser trasladado a la cárcel de salmantina de Topas, estuvo en centros penitenciarios de Andalucía y de Zaragoza.
Covite cifra en 99 los actos de enaltecimiento de ETA en País Vasco y Navarra en el primer semestre, un 23% más que en 2017.

Consuelo Ordóñez urge la aplicación "políticas de prevención de la radicalización en el País Vasco y en Navarra".

LD/Agencias. 2018-07-02.

El colectivo de víctimas del terrorismo Covite ha denunciado el incremento, este año con respecto a 2017, en un 23% del número de actos de enaltecimiento del terrorismo de ETA en País Vasco y Navarra con 99 casos registrados en los seis primeros meses de este ejercicio.

En un comunicado, la presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, ha indicado que estos datos se recogen en el 'Observatorio de la Radicalización' de este Colectivo, un espacio en su página web en el que se registran "todos los actos relacionados con la radicalización violenta en el ámbito del terrorismo de ETA".
Potros, el asesino de Hipercor, beneficiado por la política penitenciaria de Sánchez.

Laura L. Caro.

Las víctimas, contra el plan de acercamiento de presos.

Madrid.

Actualizado:

28/06/2018 09:10h.
Tinta en vez de sangre: las viñetas de Madina y Muguruza que no quería ETA.

PEDRO SIMÓN- Madrid.

6 ABR. 2018 03:08.
«Había días que soñaba con mi padre y le veía que me hablaba con el tiro en la garganta»

Marian Romero, y Sandra y Ainara Carrasco, viuda e hijas de Isaías Carrasco, exedil del PSE de Arrasate asesinado por ETA el 7 de marzo de 2008, recuerdan el pasado con dolor.

ARANTZA GONZÁLEZ EGAÑA.

EL DIARIO VASCO.

Actualizado:

25/02/2018 16:14h.
ESPAÑA.

Los etarras que están encarcelados van a decidir la disolución de la banda.

Los «votantes» del documento serían 220 reos de la banda terrorista que cumplen condena en España y 60 en Francia.

CRUZ MORCILLO.
ESPAÑA.

ETA somete a votación un documento que plantea el fin de su ciclo y función.

En este texto, redactado paralelamente a su desarme, la banda terrorista descarta continuar como «organización convencional»

PABLO OJER.
Protesta contra un homenaje a dos soplones de ETA en Andoain.

EL FINAL DE ETA.

Unas doscientas personas reciben en Andoain como héroes a dos soplones de ETA.

EH Bildu no ha impedido el homenaje público a quienes facilitaron la información para asesinar a Joseba Pagazaurtundua.

Andoain 19 FEB 2018 - 07:53.

PEDRO GOROSPE.
Maite Pagazaurtundúa: "Si hay impunidad para ETA nos jugamos el futuro de la nación española"

A quince años del asesinato de su hermano, la eurodiputada analiza la situación en el País Vasco y lo que puede suponer para toda España.

LD/esRadio2018-02-12.

Se cumplen quince años del asesinato de Joseba Pagazaurtundúa y la situación en el País Vasco sigue siendo en muchos casos dramática y muy peligrosa para España, tal y como ha recordado en los micrófonos de Es la Mañana de Federico Maite Pagaza, que ha recordado a "Gregorio Ordóñez, Fernando Buesa, José Luis López de Lacalle y tantas otras personas que como mi hermano fueron los escudos humanos que consiguió que ETA no se hiciera con el poder absoluto en el País Vasco. Personas que antepusieron el deber al miedo", ha dicho.

La eurodiputada ha asegurado que "los que nos enfrentábamos a ETA estábamos aislados del resto, que intentaba vivir lo mejor posible". Además, ha reconocido la inocencia de los que luchaban contra ETA que "de algunos pensamos que eran mejores de lo que eran y de lo que son". Una ceguera voluntaria de parte de la sociedad que era bagaje personal de muchos, pero también era alentada: "Hay líderes que hacen que la gente puedan ser ciegos de conveniencia".

Maite Pagazaurtundúa ha asegurado también que no estamos hablando de una cuestión del pasado, sino que en el País Vasco hay "movimientos de piezas" con los que "se está jugando el futuro de la nación española", ya que "si hay impunidad, si nos tenemos que tragar los argumentos de ETA vamos a tener problemas con la integridad territorial a corto plazo".

En esta línea ha remarcado que "el Gobierno ha mostrado su despiste con respecto al nacionalismo catalán durante muchos años" y ahora mira "con demasiados buenos ojos al nacionalismo vasco". Además ha denunciado que "es tremendamente peligroso que el Gobierno cambie cromos con el PNV".

Al Gobierno le ha pedido que de la batalla de las ideas porque "sólo la solidez de la argumentación a largo plazo es lo que marca quién va a mandar". Una lucha "contra el fanatismo identitario" que no es fácil. Asimismo ha recordado que "ETA estaba derrotada policialmente muchos años antes de que dijera que no mataba", algo que hacían "para acumular fuerzas para poder conseguir la mejor llegada de sus siglas políticas a la legalidad". El problema es que hoy día "gobiernan los amigos de aquellos terroristas".

Por ello ha asegurado que "necesitamos que los españoles sepan que se juega otra batalla tan importante como la de Cataluña, cómo se cierra el terrorismo en el País Vasco". Ha pedido que "no se haga permitiendo un circo y sin una condena total del terror". A los terroristas "no hay que darles nada, hay que exigirles y cuando se hace, evolucionan".

Además de la cuestión política está lo que ha llamado "trauma colectivo" producido durante décadas. Un trauma que "hay que afrontarlo con tranquilidad" al mismo tiempo que "algunos tienen que señalar responsabilidades: la Iglesia, algunos medios culturales vascos… todos los que ahora se ponen medallas son los que no veíamos en aquellos tiempos en los que estábamos bastantes solos resistiendo".

Del espíritu de Ermua ha dicho que queda "muy poco" porque "el PSOE de Zapatero y el grupo Prisa jugaron a otra cosa claramente". En este sentido, "nos debilitaron todo lo que pudieron, tenían miedo que hiciéramos frente al PNV, es el gran tabú en la política española".

Por último se ha mostrado esperanzada y lo mismo que en Cataluña los "chavales han hecho el 2 de mayo con las banderas de España en las calles" hay "muchos jóvenes vascos que no soportan la arcada y el vómito" al ver lo que está ocurriendo. Por ello, ha pedido que alguno de esos chavales se convierta en el "líder que necesitamos, un líder como Fernando Buesa o Gregorio Ordóñez versión siglo XXI".
Del primer al último atentado de ETA, crímenes que hoy podrían resolverse.

FERNANDO LÁZARO.- Madrid.
PAÍS VASCO.

El antiterrorismo francés advierte de que ETA «existe» y esconde armas.

El pasado diciembre se descubrió un zulo con explosivos en un bosque de Las Landas, que se ubica al norte del país galo.

ADRIÁN MATEOS.
20 AÑOS DEL ASESINATO DEL MATRIMONIO JIMÉNEZ-BECERRIL.

ESPAÑA.

«Quisieron arrodillar a dos inocentes y consiguieron levantarnos a todos»

El 30 de enero de 1998 la banda terrorista ETA mató al concejal del Partido Popular y a su mujer en el centro de Sevilla.

ALEXIS ROMERO.
Tu, no?
No, yo no, cuéntame tú.
Es que ante la ley somos todos iguales Agústin
¿Y quién es Agustín?, ¡Espabila, que veo que aún no te has enterado!
ESPAÑA.

Más de un centenar de personas reciben al etarra Díez Usabiaga.

El ex secretario general de LAB ha cumplido seis años y medio de cárcel por pertenencia a ETA. Ha sido recibir al salir de prisión.

ABC. ES.